Cargando, por favor espere...

Algunas consecuencias de una mala política cultural
Parecen pocas las consecuencias de que un amplio sector del pueblo ignore y no cultive expresiones artísticas de alta exigencia estética –teatro, danza, literatura, pintura, escultura, etc.– porque se les considera de “élite” o meros adornos intelectuales
Cargando...

México se ha caracterizado por tener un Estado que poco o nada ha apoyado a la cultura y las artes. Problemas de bajo presupuesto, museos ignorados, artistas sin becas, concursos de arte mediocres, etcétera, desde hace muchos años han formado parte de su política cultural cotidiana. Frente a este panorama era de esperarse que un gobierno que se autoproclama distinto de los anteriores –no solo porque proviene de un partido político diferente, sino porque además dice sustentar una política progresista– buscaría la manera de cambiar la situación de abandono en una de las más importantes expresiones de la creatividad de los mexicanos.

Sin embargo, la esperanza que pudo haber existido con respecto a esta posibilidad pronto se desvaneció. Y ello ocurrió porque este año la Secretaría de Cultura (SC) deberá realizar sus funciones de apoyo, divulgación y promoción cultural con un presupuesto anual 3.9 por ciento menor al que tuvo en 2018, que de suyo era muy bajo. Este recorte presupuestal ha provocado que los problemas que la SC arrastraba de administraciones anteriores se hayan agudizado. Aun aceptando la reciente aclaración de que a la fecha no se ha cerrado ningún museo por falta de presupuesto y que todos funcionan normalmente, este hecho no implica que las cosas estén marchando bien en este segmento de la cultura nacional.

Según datos oficiales, en lo que va de 2019, seis museos no han recibido un solo visitante. Este hecho es preocupante; la asistencia de los mexicanos a los museos ha venido a la baja en el pasado reciente y en 2018 hubo 7.4 millones de visitas menos que en 2017.  De acuerdo con una encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el 23 por ciento de la población consultada dijo que no visita museos porque no se les difunde o publicita; el 22.8 contestó que no acude porque le “falta la cultura”’; el 14.5 porque no le interesa visitarlos; el 10.9 porque no tiene tiempo y el 7.3 por ciento porque no le gustan. Con base en estos datos, podemos advertir que el grueso de la gente no va a los museos porque no se entera de lo que sucede en el ámbito cultural del país. Esta situación puede revertirse destinando más recursos a la difusión de la cultura y a los espacios donde se brindan exposiciones y espectáculos artísticos. Pero esto no es posible, por supuesto, si se recorta el presupuesto de la Secretaría de Cultura.

Con respecto al porcentaje de las personas que no acuden a los museos porque no tienen interés, o porque no les gustan, es también posible revertir ambas actitudes con base en un gasto específico destinado a buscar los temas artísticos y culturales susceptibles de atraerlos. Es obvio que una inversión mayor en la divulgación de las artes de calidad no puede tener un efecto inmediato entre la población que no se interesa por éstas, pero el aumento en el presupuesto de las instituciones del Estado trae consigo la posibilidad de elaborar programas que tengan como meta brindar atención a estas personas. En este objetivo, por ejemplo, las secretarías de Educación y Cultura podrían unir esfuerzos para crear talleres de artes en todas las escuelas de nivel básico y medio superior, a fin de generar desde temprana edad el interés de los mexicanos por todo tipo de expresiones culturales y no solo por las tradicionales o populares.

Parecen pocas las consecuencias de que un amplio sector del pueblo ignore y no cultive expresiones artísticas de alta exigencia estética –teatro, danza, literatura, pintura, escultura, etc.– porque se les considera de “élite” o meros adornos intelectuales. Sin embargo, en la creación de estas artes no solo se desarrollan el intelecto y la capacidad manual de los individuos, sino también los conjuntos sociales. Como pueblo aumentaría nuestra capacidad de apreciar y entender el arte y crecerían las destrezas artísticas de nuestros hijos, hermanos y padres.  Además, se desarrollaría un sentido de unidad profundo, pues podríamos ser capaces de observar y comprender el mundo a través de los ojos de los otros y sentirnos identificados con esa perspectiva. El cambio en las políticas culturales no solo es un capricho estadístico, sino una necesidad del pueblo mexicano.


Escrito por Jenny Acosta

filosofa


Noticia anterior
Solo y vulnerable
Noticia siguiente
Manchester junto al mar

Notas relacionadas

En mayo el presidente López Obrador emitió un decreto que permitía el despliegue permanente de las fuerzas armadas en operaciones de seguridad pública.

Cualquier acusación o ataque debe sustentarse con denuncias y pruebas, no solo abusando del poder y amenazando por temor a perderlo por la vía de elecciones limpias. 

Me inclino más por el modelo chino que permite la apertura a la competencia, pero con la habilitación de controles de calidad para que no abusen de la gente.

El lema "soberanía energética" es usado por AMLO para influir en los comicios de 2024, ya que análisis financieros y energéticos no avizoran factores reales que, en el corto plazo, hagan posible la “autosuficiencia energética” de México.

El levantamiento de la declaratoria se da en el marco de la aprobación del PEF 2024, en el que no se destinan recursos para reconstruir Acapulco.

Hoy podemos deducir que en el PEF 2020, se destinaron más recursos en las áreas que garantizan más votos para la elección de 2021.

El Presidente prometió un incremento salarial del 10 por ciento a los maestros del país.

El diputado federal, Brasil Alberto Acosta Peña, denunció que el gobernador del Estado de Hidalgo, el priista, Omar Fayad, ha incumplido con obras y servicios a favor de las familias hidalguenses.

Mauricio Tabe, alcalde de la Miguel Hidalgo, dijo que la seguridad no debe politizarse, ya que se requiere del trabajo conjunto del Gobierno.o.

La votación concluyó con 288 votos a favor y 129 votos en contra.

La estrategia es clara: ganar el Congreso en el 2021. La táctica también es clara: usar el dinero público, las mañaneras y las redes sociales para hacer campaña.

La Secretaría de Salud pidió a los mexicanos evitar agresiones en contra de personal médico y a confiar, es “el primer contacto de atención".

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, no cesa en su idea muy arraigada de que él es el centro del poder, y que puede hacer y deshacer todo lo que le venga en mente, sin detenerse a reflexionar a fondo.

En México el mandatario nacional y todo su gabinete ya perdieron "credibilidad" y la "confianza" que en algún momento tuvieron.

“Estamos en la peor crisis de inseguridad. Está aumentando el número de víctimas reportadas de homicidio intencional, feminicidio, secuestro, extorsión y robo con violencia en los primeros ocho meses de 2019 con respecto al mismo periodo de 2018”

Edición impresa

Editorial

La salud mexicana al término del sexenio


Dinamarca es el punto de comparación que eligió AMLO desde el principio para prometer una atención médica de primer mundo para todos los mexicanos.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1134