Cargando, por favor espere...

Unidad de Inteligencia Financiera, la Santa Inquisición de la 4T
El triste personaje que representa Lozoya ha pasado de criminal a héroe de la 4T y convertido en un espectáculo circense por la atención que los medios brindan a sus dichos.
Cargando...

El deterioro del Estado de Derecho provocado por las acciones “jurídicas” del gobierno de la Cuarta Transformación (4T) nos remonta a los tiempos de la Santa Inquisición. Si el lector quiere conocer los horrores de esta siniestra institución colonial puede hacerlo mediante la lectura de la novela Monja casada, virgen y mártir, de Vicente Riva Palacio, quien la retrata con singular maestría, o visitando en la Ciudad de México (CDMX) el museo de los aparatos de tortura que utilizaba para hacer hablar a sus víctimas. En su nacimiento, la Inquisición tuvo un objetivo “divino”: castigar a los idólatras, aunque en realidad su finalidad era política. Era un horrible instrumento de control, poder y extermino contra los enemigos políticos, pero también se le usó para confiscar la riqueza de los acusados. Mediante un procedimiento muy sencillo, bastaba con que cualquiera acusara a otra persona de prácticas demoniacas para que fuera capturado por los soldados del Santo Oficio. Infeliz el mortal que caía en sus manos porque una vez apresado, la única salida era la muerte. El único recurso de defensa para la víctima era aceptar su culpa y que la muerte fuera rápida, de no hacerlo así, cada uno de los instrumentos de tortura estaba diseñado para hacerlo morir lentamente. Esta abominable institución desapareció finalmente hace 200 años, pero los pseudo-izquierdistas que hoy están en el poder no han dudado en revivir con placer enfermizo esos monstruos del pasado para retener el poder e instaurar una dictadura moralista y absolutista. La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), es uno de esos instrumentos.

El titular de esta institución, Santiago Nieto, se ha convertido en el Torquemada del Presidente, con el encargo de mantener bajo la lupa a sus adversarios políticos y actuar de manera hipócrita y complaciente con sus correligionarios. Este hombrecillo perverso es su brazo ejecutor y para ello tiene a su disposición a la misma Fiscalía General de la República (FGR). Y, como en la novela de Riva Palacio, es suficiente con que alguien de los inmaculados de la 4T acuse de corrupción a una persona para que descargue sobre la víctima toda clase de imputaciones que, difundidas por los medios de comunicación pagados por la Presidencia de la República, destruyan la reputación del acusado. Se juzga y declara culpable a éste con obediencia a las órdenes del todopoderoso Presidente. ¿Las pruebas? No son necesarias, pues se ponen los testigos a modo. Es decir, primero se acusa y con ello de forma automática el acusado ya es culpable, porque las pruebas son lo de menos y ya habrá tiempo para buscarlas o inventarlas. La Carta Magna nunca había sido tan vejada y prostituida como hoy lo está siendo por cuenta del gobierno de la 4T. El triste personaje que representa Lozoya ha pasado de criminal a héroe de la 4T y convertido en un espectáculo circense por la atención que los medios brindan a sus dichos. Poco importa que se viole la presunción de inocencia de los acusados o que existan instancias jurídicas dónde dirimir los casos. El acuerdo logrado con Lozoya le ha caído como anillo al dedo al titular del Ejecutivo y es éste quien, desde Palacio Nacional, señala quiénes deben ser los acusados para quitar del camino a sus distintos adversarios políticos, además de que crea un gran distractor para la opinión pública. El mismo Nerón envidiaría la estrategia del Presidente, porque hace escarnio de los culpables que necesita mediante inculpaciones de corrupción y no necesita incendiar Roma. El actual gobierno, como lo señaló el prestigiado diario inglés The Economist, es muy bueno para el espectáculo. Con entretenimiento quiere desviar la atención de la peor crisis económica de la historia reciente; de los de miles de muertos causados por la pandemia del Covid-19 y de la muy grave inseguridad pública que prevalece en el país. A estos problemas se agrega el intento del gobierno de la 4T de retener el poder a costa de lo que sea, incluidos los procedimientos ilegales para meter a la cárcel a personas inocentes y luchadores sociales. Y mientras miles de mexicanos elevan las cifras de muertos y contagiados de la pandemia y decenas de millones padecen hambre y empobrecen más cada día que pasa, en el subconsciente de esos pequeños y criminales personajes, solo se escucha una voz: ¡Ganar, ganar, ganar!

Pero nada es para siempre. Si el gobierno de la 4T está conduciendo al país hacia un baño de sangre y a la polarización de la sociedad, las contradicciones llegarán a su límite y nada podrá evitar su caída. Al tiempo.


Escrito por Capitán Nemo

COLUMNISTA


Notas relacionadas

El Senado aprobó en lo general la reforma educativa. Con 95 votos a favor, 25 en contra y dos abstenciones

La actualización de casos por Covid-19 en el país hasta este martes es de 405, además hay ya 5 personas fallecidas.

Manipular con mentiras a un pueblo desinformado y poco habituado a la lectura y al estudio es relativamente sencillo, ya que crear conciencia en el pueblo es una tarea titánica y ardua.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, no cesa en su idea muy arraigada de que él es el centro del poder, y que puede hacer y deshacer todo lo que le venga en mente, sin detenerse a reflexionar a fondo.

El fracaso de Sembrando Vida exhibe una administración en nada comprometida en la solución del problema forestal.

La economía mexicana persiste pese a que entre julio y septiembre de este año logró un ligero crecimiento de 0.1 por ciento respecto al trimestre anterior.

Los trabajos de construcción del Tren Maya en el tramo 1, el cual va de Palenque a Escárcega.

Una madre de familia asistió llorando a la escuela diciendo que su hija no tiene celular para comunicarse con los maestros y que en su casa no tienen televisor y tampoco cuentan con Internet .

Todo el poder del país se halla concentrado en una persona cuya única estrategia para afrontar los problemas es minimizarlos una mañana sí y otra también.

Condenamos la persecución judicial en contra de los productores de Sinaloa y exigimos al presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, la libertad inmediata de Baltasar Valdez Armentía.

La Coparmex consideró preocupante que se dejen de lado temas críticos como la inseguridad, el crecimiento del crimen organizado y el desabasto de agua y medicamentos.

No fue el huracán Otis el causante de la desgracia de Guerrero, sino un conjunto de factores. El principal es el alto número de pobres, que lo ubica entre los estados con mayor pobreza en la República.

El objetivo real de su 4T no es fortalecer la soberanía nacional de nuestro país, ni la libertad, la justicia o la independencia; por el contrario, intenta destruir la economía.

El gatopardismo en la 4T sigue haciendo de las suyas, por eso en el país las cosas están igual y en algunos aspectos las cosas están peor que cualquiera de los últimos sexenios. En la 4T todo pretende cambiar, pero desgraciadamente todo siga igual.

Los jóvenes mexicanos no carecen de imaginación o creatividad, pero el sistema educativo actual los condena a un mundo sin oportunidades.

Edición impresa

Editorial

El poder y el triunfo


Lo más preocupante es que ahora será mucho más fácil para la Presidenta lograr la aprobación de las propuestas de modificación a la Constitución.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1137