Cargando, por favor espere...

Educación y salud, sólo quimeras en pueblos de Cochoapa el Grande.
Los pobladores mixtecos de las 52 localidades de Cochoapa el Grande, viven entre bosques de coníferas y aire limpio; pero también dentro de una lacerante pobreza y exclusión, sin médicos ni maestros.
Cargando...

Los pobladores nasavi o mixtecos de las 52 localidades de Cochoapa el Grande, Guerrero, viven entre majestuosos bosques de coníferas y aire limpio; pero también dentro de una lacerante pobreza y un área de exclusión donde no hay médicos en los centros de salud, ni maestros en las escuelas.

Tampoco hay infraestructura urbana básica, energía eléctrica, las carreteras están en muy malas condiciones; y, en pleno 2023, las mujeres de esta parte de la región de La Montaña aún paren en sus hogares porque no hay personal en los servicios médicos, denuncian los comisarios y delegados del municipio.

En sus discursos, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habla con frecuencia y entusiasmo de los pueblos indígenas; incluso, en su arenga del pasado 15 de septiembre gritó con júbilo “¡Que vivan los pueblos indígenas!”; pero se le olvidó decir que en los cinco años que lleva viviendo en el Palacio Virreinal no ha hecho nada por sacarlos de la desigualdad extrema.

 

 

En la misma omisión incurren las autoridades estatales encabezadas por la gobernadora morenista Evelyn Cecia Salgado Pineda; y los humildes representantes de La Montaña se quejan de que los morenistas “piensan que Guerrero sólo es Acapulco, Zihuatanejo, Taxco y Chilpancingo; y cuando se les recuerda que ellos también son guerrerenses, entonces argumentan que no hay dinero”.

Por ello, reveló uno de los comisarios, si a los gobiernos de Morena “no les alcanzó el dinero para el pueblo, ¡entonces hay que cambiarlos porque no saben gobernar!”.

La comunidad de Calpanapa el Viejo está ubicada a cuatro horas de la cabecera municipal; pero en la temporada de lluvias el viaje dura ocho horas porque los derrumbes bloquean totalmente la carretera que conduce a Cochoapa el Grande. Este problema provoca accidentes, muertes y partos sin atención médica, razón por la que es urgente su rehabilitación integral.

La situación de los caminos artesanales es aún más riesgosa porque además de no llegar a las comunidades más apartadas, en sus orillas es común observar a los tripulantes de vehículos grandes remolcando autos volcados o atascados.

 

Calpanapa el Viejo sin servicio médico

En Calpanapa el Viejo hay un Centro de Salud que, durante años, ha carecido de médico. Hace unos meses llegó una enfermera, pero sus servicios son insuficientes para atender a toda la población.

Desde el inicio del ciclo escolar 2023-2024, el centro de educación preescolar está cerrado por falta de maestros; la escuela primaria Julio de la Fuente tiene sólo tres docentes, incluida la directora, que atienden a los estudiantes de los seis grados; y la telesecundaria, aprobada el año pasado y acondicionada por los pobladores, no ha iniciado clases por falta de profesores.

Alfredo Regino Rodríguez, vecino de esta localidad integrada por unas mil 200 personas que se dedican al campo, informó que hay muchos estudiantes de ambos sexos esperando el inicio de clases en la telesecundaria, ya que carecen de los recursos económicos necesarios para estudiar en otra ciudad.

 

 

Además de esta opción, los infantes y adolescentes que egresan de primaria únicamente tienen las opciones de casarse o migrar hacia Michoacán, Jalisco, Sinaloa, a los estados del norte del país o Estados Unidos (EE. UU.) para trabajar como jornaleros agrícolas.

La falta de opciones educativas es precisamente lo que obliga a los jóvenes a migrar o a casarse entre los 13 y 14 años. Por esta causa, sus familiares insisten en que los niños y jóvenes de La Montaña deben tener acceso a servicios médicos y educativos de calidad.

En condiciones similares se encuentra Dos Ríos, donde no hay calles pavimentadas; el camino está en situación deplorable; también tiene un centro de salud que es atendido por una sola enfermera que, en ocasiones, entrega algún medicamento del cuadro básico; y sólo hay un plantel preescolar y una escuela primaria sin los suficientes maestros para atender a los alumnos.

La localidad se encuentra a tres horas de la cabecera municipal; pero la mayoría de sus hogares no tienen electricidad, lamentó el delegado Emiliano Lorenzo Álvarez, quien coincidió en la demanda de que todos los pueblos de Cochoapa el Grande y los municipios de la región de La Montaña –célebre nacionalmente por su atraso en educación, salud y pobreza– cuente con las mejores opciones para alcanzar su desarrollo integral.

Los pueblos más alejados y marginados de Cochoapa el Grande son, entre otros, Ithia Thiehe, El Naranjo, Rancho San Marcos, Monte los Pinos, Itiatio, Rollo Olor, Río Encantador Chiquito, Cruz Verde, Río Hamaca, Agua Azul, Barranca Pobre, Cerro Perico, Nu’u Yaa, Ndii Yoo, Itu y Valle Verde. Todos solicitan urgentemente a los gobiernos municipal y estatal la rehabilitación de sus caminos, ya que están totalmente destrozados; y en la temporada de lluvias, pueblos enteros quedan cerrados e incomunicados.

Los comisarios, delegados y principales de los 52 pueblos originarios de Cochoapa el Grande han solicitado a la gobernadora que atienda sus necesidades y piden al Gobierno Federal su intervención para ser atendidos.

Elvira García Rodríguez, indígena mixteca de La Montaña Alta, quien representa a las comunidades, lamentó que permanezacan ignorados por los gobiernos Federal y estatal de Guerrero, ambos de Morena, como si los pueblos indígenas no existieran o no tuvieran derecho de exigir.

Advirtió que desde 2022, cuando inició su lucha, se ha logrado la construcción de dos kilómetros de caminos artesanales y dos kilómetros más de una carretera gracias a la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (CICAEG); pero falta mucho más, porque aún hay muchos pueblos incomunicados y grandes deficiencias en los servicios de educación y salud.