Cargando, por favor espere...

Cambio climático incrementa la incidencia de Dendroctonus en los bosques
Si la incidencia de plagas y enfermedades no acaba con los bosques, sí reduce significativamente su actividad fotosintética. En los tiempos que corren esto contribuye al calentamiento global.
Cargando...

Si la incidencia de plagas y enfermedades no acaba con los bosques, sí reduce significativamente su actividad fotosintética. En los tiempos que corren esto contribuye al calentamiento global, pues precisamente mediante la fotosíntesis las plantas captan el carbón atmosférico.

Entre las distintas plagas que afectan nuestros bosques, según el Sistema Nacional de Gestión Forestal, los descortezadores ocupan el 17 por ciento de la superficie perturbada. Los Dendroctonus, del orden Coleóptera (escarabajos), son un género de insectos conocidos como descortezadores porque se reproducen bajo la corteza de los árboles. Se encuentran de manera natural en los bosques, pero en determinadas circunstancias superan cierta densidad poblacional y causan graves daños a la vegetación. Las especies susceptibles son principalmente los pinos, plantas con problemas en las raíces, con muérdago, afectadas por incendios, rayos, el ocoteo, por sequía o años con altas temperaturas.

Para entender el proceso de ataque de estos insectos es necesario comprender algunos conceptos de la semioquímica, ciencia que estudia la transmisión de información entre organismos a través de compuestos químicos. Entre los semioquímicos se encuentran las feromonas, que inciden sobre miembros de la misma especie; también existen los llamados aleloquímicos, que actúan entre miembros de especies diferentes, los insectos encuentran a sus hospederos por sus emisiones o secreciones. Los aleloquímicos que benefician al organismo que lo “envía” son llamados “alomonas”. Por ejemplo, los árboles saludables emiten altos niveles de 4-alilanisol, y para los descortezadores eso significa que no es un hospedero apropiado. Los aleloquímicos que benefician al organismo que lo “recibe” son llamados “kairomonas” (del griego, “oportunista”). Por ejemplo, muchos barrenadores usan el etanol como una señal para localizar a los árboles hospederos en estado de estrés o en agonía.

Los árboles debilitados o decrépitos producen una mayor cantidad de alfa-pineno (kairomona), que atrae a los descortezadores y les indica que es un huésped potencial. El insecto perfora la corteza y se aloja en la zona del cambium, entre la corteza y la madera; paralelo a esto, las hembras liberan una feromona llamada frontalina y los machos trans-verbenol, sustancias que atraen a otros individuos. Posteriormente, cuando el huésped ya está lleno, tanto hembras como machos liberan la feromona endo-brevicomina, que indica que el huésped está a su máxima capacidad. La especie se reproduce y desova ahí, las larvas se desarrollan y emergen en su etapa adulta para buscar otro hospedero y reproducirse.

Durante el proceso, la mayor parte de los árboles muere, pues es precisamente el cambium un tejido cuya función es transportar nutrientes y agua al resto de la planta, los descortezadores se alimentan de los carbohidratos ahí presentes y rompen este flujo. Pero no solo eso, especies de insectos han desarrollado simbiosis con hongos que hacen más palatables las sustancias del cambium, el hongo se desarrolla fácilmente y su estructura micelar termina por obstruir por completo el paso de la resina producida por el hospedante, su único medio de defensa, tras esto, el árbol fallece.Últimamente, el comportamiento reproductivo de estos insectos está cambiando y muchos investigadores lo relacionan con el aumento de la temperatura ambiental; la especie en donde esto es más visible es Dendroctonus mexicanus en donde algunas poblaciones han aumentado de tres a cinco generaciones por año, su ciclo biológico se puede completar en solo 42 en lugar de 125 días. Además, han estado incrementando la altitud en la que se desarrollan, tal es el caso de Dendroctonus adjunctus, que se ha encontrado hasta los cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Esto incide sobre sus métodos de control, ya que es más difícil el monitoreo y la plaga debe tratarse en cuanto se vislumbren los primeros signos.

Las investigaciones del M.C. Rodolfo Campos Bolaños, profesor e investigador en la Universidad Autónoma Chapingo, indican que la superficie afectada por descortezadores crece año con año, siendo muy evidente el incremento de 2011 a 2012, pues se registraron 108 mil hectáreas más que en el año anterior. Además, si nos fijamos únicamente en los bosques de coníferas, estos insectos representan el 38 por ciento de la superficie afectada por plagas. “Los daños por este tipo de plaga se han incrementado debido a factores climáticos como la sequía, que disminuye el vigor de los árboles y facilita el ataque de los descortezadores. (…) Desde el punto de vista ambiental, la muerte masiva de árboles genera pérdida de hábitat para diversas especies y afecta la biodiversidad”.

Una vez más se hace evidente que es el ser humano, con su producción y consumo errados, quien ha generado un desequilibrio ecológico que no solo enferma a los bosques, si no al mundo entero y nos tiene al borde de la catástrofe ecológica. 


Escrito por Perseo Mendoza Moreno

Colaborador


Notas relacionadas

Criticó al racionalismo al afirmar que la razón humana debe seguir las razones del corazón por medio de la gracia divina en la fe cristiana, convirtiéndose en un apologista del cristianismo, dando inicio a la corriente filosófica del existencialismo.

Este miércoles, la Ciudad de México fue reconocida como la ciudad con más puntos conectados a internet en el mundo, superando incluso a Moscú, Rusia. En contraste, también ostenta el primer lugar en mayor desigualdad.

El pueblo demanda salud, obra de 1951, es una de las pinturas que Diego Rivera plasmó que, además de centrarse en temas sociales y políticos, también se hizo alusión a la ciencia.

Investigadores del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM atribuyen la generación de microsismos en la CDMX a la falla sísmica denominada Plateros-Mixcoac localizada en la alcaldía Álvaro Obregón.

El movimiento pedagógico “matemática moderna”, de los años 50-60 del s. XX, trajo consecuencias funestas en la educación; por ello, en los años 70, matemáticos como Morris Kline, escribieron este libro que a nuestro juicio tiene actual vigencia.

El matemático que opera y crea los objetos que la matemática estudia, si puede tener compromiso con la realidad, éste lo conduce a un proceso de establecer isovalencias entre los problemas reales y los objetos matemáticos.

Los fractales son estructuras cuyo patrón se repite a diferentes escalas y casi de manera infinita. Están presentes prácticamente en todos los aspectos de nuestro entorno, casi ocultos a simple vista.

No es raro encontrar bosques enfermos: aquéllos con hojas amarillas o cafés, troncos llenos de grumos resinosos, follaje manchado y, en los casos más graves, la presencia masiva de plantas o insectos parásitos.

A través de milenios hemos inventado más símbolos, creado más conceptos y conexiones conceptuales; pero en esencia el lenguaje matemático es parcial, no puede describir sentimientos, emociones, alegrías ni la poesía.

No dormir provoca que el cerebro elimine una cantidad significativa de neuronas, así como una perdida significativa de conexiones sinápticas; lo peor, la recuperación del sueño sería incapaz de revertir el daño.

El medio chino People's Daily dio a conocer al nuevo miembro de su equipo de noticias: Ren Xiaorong, una presentadora digital impulsada por inteligencia artificial (IA).

Con una longitud de 11 kilómetros de largo y siete metros de alto, China tiene la autopista submarina más larga del mundo, denominada Taihu.

El famoso Axioma de elección juega un poco con la intuición humana, ya que demuestra que todo conjunto puede ser bien ordenado, aunque no se muestra cuál es ese orden.

Durante más de dos mil años el postulado de las paralelas, que formaba parte del cimiento de la geometría euclidiana, se mantuvo firme.

La intención es lograr un lente de material blando que logre un acercamiento, en un primer prototipo, de 32 por ciento con respecto a la visualización normal.