Cargando, por favor espere...

Acaba el sexenio de AMLO: no apoyó con proyectos vitales a Zacatecas
A menos de un año de concluir su mandato, y a dos del triunfo del gobierno estatal morenista de Zacatecas, los ciudadanos de esta entidad se sienten abandonados por la Federación.
Cargando...

A menos de un año de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) concluya su mandato el 1° de octubre de 2024 y a más de dos años del triunfo del gobierno estatal morenista de Zacatecas, los ciudadanos de esta entidad se sienten abandonados por la Federación.

Los zacatecanos suponen que el olvido del “centro” se sustenta en la idea falsa de que el norte de México está desarrollado y que la región sur requiere mayores inversiones públicas para superar su atraso, como las que realiza en los proyectos “emblemáticos” la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec.

Del seno de la sociedad zacatecana se elevan voces que denuncian la indiferencia de AMLO hacia sus grandes problemas (la inseguridad generada por la delincuencia organizada, los desplazamientos forzados en Jerez, Valparaíso y Fresnillo, la migración voluntaria, la crisis hídrica, etc.), porque su única prioridad son los programas de entrega monetaria, que benefician apenas a 13 millones de personas.

También se sienten olvidados porque, después de que en 2021 los hiciera creer que “les iría muy bien” en el futuro inmediato; hoy, el Presidente no concede la menor importancia a los proyectos vitales de Zacatecas y únicamente parece preocuparle la suerte de sus “corcholatas” en las elecciones generales de 2024.

 

 

En días pasados, Ricardo Olivares Sánchez, Secretario de Finanzas (Sefin) del gobierno del estado, encabezado por David Monreal Ávila, informó que, durante el segundo semestre de este año, la entidad recibió mil 573 millones de pesos (mdp) en participaciones federales, monto 17 por ciento inferior al recibido en el primer semestre.

Olivares explicó que, con esta disminución, el gobierno zacatecano está obligado a reducir gastos de representación, viáticos, comunicación social y gasolina; y no descartó suspender obras públicas no prioritarias en lo que resta de 2023.

A pesar de que varios legisladores han intentado modificar el documento para aumentar el presupuesto de Zacatecas en 2024, el gasto federalizado quedó en poco más de 35 mil mdp, según el proyecto original del Poder Ejecutivo, cifra inferior en cuatro por ciento a la de 2023, según el Centro de Estudios para las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados.

Después de la aprobación del presupuesto, Rodrigo Reyes Mugüerza, Secretario General de Gobierno, reconoció que tal presupuesto “castigado” no era algo nuevo, porque los anteriores ejercicios de la administración de David Monreal “tampoco fueron tan favorables para Zacatecas”.

Reyes justificó esto con el argumento de que la entidad seguirá ajustándose a la política de la “austeridad republicana” exigida por el Presidente para que el dinero no se derroche ni se gaste en prebendas, sino en programas que realmente impacten en el desarrollo de la sociedad.

 

Los proyectos ignorados

Sin embargo, el pasado 13 de septiembre, Monreal Ávila reveló que proyectos vitales de su gobierno, como la ampliación a cuatro carriles de la autopista a Aguascalientes, la federalización de la nómina educativa y la construcción de la presa Milpillas quedaron fuera del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2024 (PEF 2024).

 

 

La desatención presupuestal del Gobierno Federal hacia la presa Milpillas resulta particularmente despreciativo, incluso agresivo, porque Zacatecas enfrenta una sequía extrema; además, el proyecto busca asegurar la provisión futura de agua potable para el corredor Fresnillo-Zacatecas ya que, desde 2017, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) le había destinado tres mil 400 mdp.

Con la falta de financiamiento y los problemas sociales contra ejidatarios de Jiménez del Teúl, el gobierno estatal debió buscar otras opciones para garantizar el vital líquido. David Octavio García Flores, director general de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado, ha puesto interés en la presa El Chique, ubicada en el municipio de Tabasco y que podría garantizar el abasto para los próximos 30 años.

 

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA: 

El 22 de octubre de 2019, un grupo de 40 alcaldes acudió a Palacio Nacional para solicitar audiencia al Presidente y pedirle mayores recursos para sus municipios; pero en lugar de ser recibidos, fueron rociados con gas lacrimógeno y acusados de que habían participado con los partidos de oposición. Este fue el primero de los reclamos contra los recortes que AMLO ha ordenado en cinco años a las aportaciones federales destinadas a estados y municipios.

Los programas sociales de entrega monetaria benefician a alrededor de 13 millones de personas en situación vulnerable, entre ellos adultos mayores, madres solteras, estudiantes y personas con capacidades diferentes; sin embargo, la pensión destinada a los ancianos de 70 años es universal y beneficia también a varios millones de adultos mayores que no requieren ese apoyo, entre quienes figuran el propio AMLO y Carlos Slim…

Las entregas monetarias son la base de la popularidad del Presidente, que se mantiene en un 70 por ciento, y del éxito electoral de Morena en los comicios intermedios de 2021 y las 20 elecciones estatales organizadas en los cinco años pasados, porque sus beneficiarios se mueven de acuerdo con sus exigencias y con el control social de los 19 mil 394 Siervos de la Nación, que reciben un sueldo mensual de 11 mil 294 pesos.

Hasta el momento, esta maquinaria electoral busca favorecer a Claudia Sheinbaum, exJefa del gobierno de la CDMX y precandidata de Morena a la Presidencia de la República en los comicios federales de 2024.

 

Además, circula la versión de que la entidad está impedida para construir presas porque la altitud de su territorio afectaría la captación de agua de entidades como San Luis Potosí, Aguascalientes, Durango y Jalisco; pero este argumento carece de lógica porque su posición arribeña sólo le permite aprovecharse de escurrimientos, embalses naturales y construidos por el gobierno.

La crisis hídrica en Zacatecas es un problema ampliamente conocido y en ninguno de los cinco años pasados AMLO se mostró realmente interesado en resolverlo con un proyecto integral de gran envergadura, quizás debido a que, para ejecutarlo, deberá afectar grandes industrias, como la cervecera Grupo Modelo, que está consumiendo el agua que falta a los zacatecanos.

La escasez de lluvias afecta severamente al campo zacatecano al grado de que los productores de frijol están comprando el grano a 40 pesos por kilogramo, precio muy superior al que se registró en la cuesta de enero de este año.

Rafael Berumen, del municipio de Fresnillo, reportó que, en años pasados, tuvo grano para vender; y que guardó el necesario para su autoconsumo; pero que en lo que va de 2023, por primera vez debió comprar dos bultos del alimento básico en más de cinco mil pesos, monto que lo vuelve inalcanzable para la mayoría de las familias campesinas.

El sector agropecuario enfrenta, desde 2019, cuando desapareció el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), la ausencia de subsidios que servían para resarcir a los campesinos cosechas siniestradas por sequías, inundaciones o granizadas. Ese fondo amparaba hasta 300 mil hectáreas con apoyos de 80 mdp a grupos agrarios.

A decir de Guillermo Guerrero Viramontes, líder campesino en la zona frijolera de Fresnillo, esto permitía que los agricultores pudieran recuperar una parte de su inversión, que se cubriría con mil 200 pesos por hectárea siniestrada; pero el programa fue eliminado por el Presidente.

 

 

Las autoridades de la Secretaría del Campo (Secampo) en Zacatecas están solicitando la declaratoria de emergencia por sequía a las secretarías de Gobernación y Agricultura y Desarrollo Rural (Sader); pero existen pocas posibilidades de que la concedan; porque en el último mes se registraron lluvias sobre la región sureste del estado.

Según Jesús Padilla, titular de la Secampo, sólo se alcanzaron a sembrar 60 mil de las 450 mil hectáreas de la zona frijolera del estado, que comprende municipios como Sombrerete, Fresnillo, Juan Aldama, Miguel Auza y Río Grande; y, por mucho, podrán cosecharse 80 mil de las 400 mil toneladas de años pasados.

 

Reclamos y aplausos 

Los defensores del Gobierno Federal aducen que en 2022 llegaron a la entidad 12 mil mdp de los programas sociales actuales; pero esos aduladores omiten u ocultan que a cambio de ese dinero fueron eliminadas varias acciones gubernamentales que funcionaban bien y brindaban mayores resultados.

El Presidente argumentó que, en su operación, había corrupción y las medidas fueron eliminadas de un plumazo. Fue así como terminó con el llamado Impuesto Minero, que permitía el acopio de unos 700 mdp anuales, monto que en los cinco años de este sexenio habría sumado tres mil 500 mdp, mismo al que debieron renunciar los municipios mineros como Vetagrande, Mazapil, Noria de Ángeles y Fresnillo, por citar algunos.

Al respecto, legisladores federales de los partidos Movimiento Ciudadano (MC), del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM) han exigido la devolución de ese dinero y que con él se financie la rehabilitación de caminos, escuelas, etc.

Pero, como ocurrió el pasado ocho de noviembre, esta propuesta se dejó a un lado, la mayoría morenista se impuso; y el PEF 2024 –cuyo monto asciende a nueve billones 66 mil 45.8 mdp, un incremento de 4.2 por ciento con respecto al de 2023 y un déficit presupuestario de un billón 693 mdp– fue aprobado en la Cámara de Diputados con 266 votos a favor, 204 en contra y una abstención.

Y mientras, en el Congreso de la Unión los morenistas de Zacatecas y todo México se dedican a este tipo de “juegos perversos” contra los mexicanos pobres, cabe preguntar: ¿en qué se encuentra ocupado AMLO?