Cargando, por favor espere...

“Es decir que en mi país, la gente viva feliz aunque no tenga permiso”
El país está destrozado, el gobierno se desespera por la caída de su popularidad y esto lo orilla a ser mucho más agresivo contra quienes considera sus adversarios y, sobre todo, contra quienes tienen alguna posibilidad de disputarle espacios de poder en
Cargando...

El Presidente está convencido, o al menos es lo que nos quiere hacer creer, de que ya estamos saliendo de la mala racha y, con un narcisismo desmedido en sus conferencias mañaneras, se echa tantas flores que éstas ya no caben en Palacio Nacional, aunque también utiliza esos espacios para denostar a sus enemigos y fijarlos en la mente del público. Pero estas barbaridades no solo las comete en México, sino que las extiende a la esfera internacional como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) donde hace unos días en una reunión virtual de jefes de Estado, presumió sus fantasiosos logros frente a las crisis sanitaria y económica –¡dijo que aquí no hay tantos muertos como en otros países!– las remesas que los paisanos envían de Estados Unidos (EE. UU.), la rifa del avión presidencial que no se rifó y, ya encarrerado, comparó a Benito Mussolini con el Benemérito de las Américas. Entre sus homólogos, todo esto debió causar estupor y la pregunta: ¿cómo es que un hombre de tan pésimo nivel intelectual y político gobierna México?

Y mientras esto sucede en el mundo de fantasías del Presidente, el gobierno busca en la inmunidad de rebaño, su estrategia maestra contra el Covid-19, el pueblo sigue contagiándose y muriendo. La naturaleza está haciendo lo suyo y matando a quienes fatídicamente deben morir porque el gobierno consideró que le salía más barato regresar a las actividades laborales que destinar los recursos necesarios para enfrentar la pandemia. Hoy, los costos económicos y sociales son mayúsculos.

El desempleo y los pocos ingresos que obtienen los pequeños negocios y los trabajadores han aumentado en por lo menos 15 millones el número de pobres. La caída económica pudo haber sido menor si el gobierno hubiera intervenido para evitar la quiebra de pequeñas y medianas empresas, pero no lo hizo y tenemos 20 por ciento de descenso en el Producto Interno Bruto (PIB) y lo que falta. Hoy, la precaria vida de los hogares mexicanos es una verdadera tragedia, una realidad infernal, porque además de cargar con la falta de ingresos y servicios urbanos más elementales, padecen inseguridad pública, violencia delictiva en las calles y el viacrucis de las clases virtuales o que sus hijos ya no asistan a la escuela.

Porque después del confinamiento, los trabajadores tienen que hacer recorridos más largos para colocar su mano de obra o de plano irse de migrantes. El país está destrozado, el gobierno se desespera por la caída de su popularidad y esto lo orilla a ser mucho más agresivo contra quienes considera sus adversarios y, sobre todo, contra quienes tienen alguna posibilidad de disputarle espacios de poder en las elecciones de 2021. Ya domina los órganos autónomos, entre ellos al Instituto Nacional Electoral (INE); dicta sus propias leyes en el Congreso de la Unión y las aplica a rajatabla en el Poder Judicial, la Guardia Nacional y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

El que se decía el gobierno más democrático y de izquierda, ha mostrado su rostro fascista y amenaza con acabar con todas las libertades: de pensamiento, organización y manifestación, petición y voto libre y secreto. Ejemplos recientes sobran: la represión y menosprecio contra 650 intelectuales que pidieron respeto a la libertad de expresión; la violencia con que trató a los agricultores de Chihuahua; la persecución de líderes y organizaciones sociales y campesinas; la violencia que se ejerce contra los maestros en Michoacán; la falta de atención a los grupos feministas y a los padres de hijos con cáncer, y merece especial atención la agresividad con la que pretende acorralar y desaparecer al Movimiento Antorchista. A este gobierno le estorban las voces críticas; es enemigo de la ciencia y de la democracia y, en lugar de ponerse a trabajar para resolver pendientes tan graves, se encarga de perseguir cualquier foco de disidencia.

El pueblo se da cuenta que su lema de “no mentir, no robar, no traicionar” era solo un cuento más. Tenemos un gobierno mentiroso, corrupto y que traiciona como nunca los avances democráticos que costaron sangre al pueblo mexicano. Está convirtiendo al país en un polvorín que puede estallarle en las manos. 


Escrito por Capitán Nemo

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Cuando el Presidente dice: “tengo otros datos”, contradice los datos de su propio gabinete. Él dice: “tengo otros datos”, pero no dice cuáles son los datos

Los cálculos y las cuentas no le siguen saliendo al señor presidente, pero además no le van a salir porque la misma bolsa de dinero que se tenía en sexenios anteriores es similar a la que se quiere repartir para este nuevo año.

Insiste que su política de combate a la corrupción permitirá eliminar la pobreza y otras problemáticas como la inseguridad

El regreso a clases de manera presencial en México es un fracaso evidente de la 4T y del gobierno morenista. Campeche y Nayarit, cancelaron las clases presenciales.

¿Por qué, pues, protestan los antorchistas en los mítines del Presidente? Porque en ellos se les acusa, insulta y calumnia sin pruebas de ninguna clase, y porque les consta que las aclaraciones respetuosas y racionales no sirven de nada frente a la arroga

Mientras que López Obrador se reúne con la Iniciativa Privada (IP), al presentarse este lunes 18 de febrero el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, y en donde pidió que lo apoyen para crecer el 4 por ciento.

En la recta final de 2019, México tendrá una economía estancada y ésta será la antesala de una recesión mayor en 2020.

“Ojalá no lo hagan, porque eso será signo, la marca de este sexenio, responder a las peticiones populares con la fuerza pública

De los temas internacionales en los que se ha visto envuelta la Cuarta Transformación, el más importante es el problema m

El gobierno mexicano tiene muchos flancos débiles por los que el gobierno gringo seguirá atacando; la falta de visión nacional e internacional del gobierno de Morena hacen más grandes la fragilidad política y económica del país.

La Casa Blanca ha percibido la vulnerabilidad estructural de México y ha escalado la presión para pavimentar la reelección del magnate.

La autonomía de la máxima casa de estudios, la libertad de cátedra y de expresión están en riesgo, ya que AMLO y su partido intentan violar la ley, entrometerse, y convertirla en una de las “universidades del bienestar”.

Es necesario el apoyo del gobierno para repartir insumos alimenticios entre la población para poder prevenir una inestabilidad social en el país.

En suma, el tan cacareado gasto social y la pretendida preferencia por los pobres en el presupuesto de la 4T no es lo que se dice.

Estados Unidos lleva la voz cantante de la política económica y el imperialismo no tiene patria.

Edición impresa

Editorial

Crisis alimentaria, bomba de tiempo


La existencia de esta bomba ha sido detectada y advertida por especialistas.

Las más leídas

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1138