Cargando, por favor espere...

El poder de la paradoja (II de II)
En numerosas páginas de "El Poder de la paradoja", el expresidente demócrata-cristiano de Chile confía su impresión más íntima y sincera sobre la personalidad política de su homólogo Salvador Allende.
Cargando...

Salvador Allende, según Patricio Aylwin

En numerosas páginas de El Poder de la paradoja, el expresidente demócrata-cristiano de Chile confía su impresión más íntima y sincera sobre la personalidad política de su homólogo Salvador Allende y hace una evaluación objetiva pero crítica de sus actos de gobierno en el periodo 1970-1973. Acerca de éste afirma que fue fallido porque aceleró demasiado el proyecto estatista que le impusieron sus colegas del Partido Socialista, el Movimiento de Insurgencia Revolucionaria (MIR) y el Mapu. A diferencia de estos integrantes de la Unidad Popular, Aylwin dice que el Partido Comunista fue mucho más moderado.

Recuerda que en menos de un trienio Allende nacionalizó al 100 por ciento las minas de cobre (estaban al 51 por ciento); expropió y repartió mil 378 latifundios que acopiaban dos millones 600 mil hectáreas, nacionalizó de facto el 80 por ciento de la banca y quería convertir en empresas mixtas las compañías productoras y comercializadoras de artículos básicos (alimentos, ropa, muebles domésticos). Estas acciones provocaron las huelgas de transportistas y comerciantes, cuyo “cacerolismo” impulsó a otros sectores privados a la rebelión anticomunista, de la que la Junta Militar se valió para el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Aylwin asevera que Allende facilitó el camino de las fuerzas armadas hacia el golpismo porque antes de la emergencia protagónica del general Pinochet las utilizó para reprimir las manifestaciones callejeras de los empresarios, quienes además de la expropiaciones se hallaban muy inconformes porque la crisis económica que se había iniciado con su arribo a la Presidencia de la República propició mayor inflación, emisión de papel moneda sin respaldo financiero y desempleo en las clases trabajadoras las que, sin embargo apoyaron a la Unidad Popular hasta el último momento.

Con respecto a la personalidad política de Allende, Aylwin dice que éste fue un “hombre inteligente y patriota”, que siempre estuvo interesado en llevar a cabo una revolución socialista “por vía pacífica, sin totalitarismo… de esto estaba convencido y creo que de buena fe. Pero algunos de sus socios “no le jugaron limpio”. “Era un gran líder, pero confiaba mucho en sí mismo (...) Yo veía en él una personalidad fuerte y con un idealismo vago, romántico (…) Para algunas personas tenía la imagen de un hipnotizador (…) Creía en su proceso y sus discursos eran didácticos.

“Yo tenía una imagen de Allende formada por sus años de vida política y parlamentaria. Había sido ministro de Salud del presidente Aguirre Cerda y después senador en varios periodos. Me había tocado trabajar con él en el Senado (…) Era un hombre afable, un poco estirado, que tenía sus poses, pero razonable (…) Creo que era democrático, porque tenía una tradición indudablemente democrática y una vida política indiscutida”.


Escrito por Ángel Trejo Raygadas

Periodista cultural


Notas relacionadas

En el marco del Día Mundial de la Radio, el INEGI y el IFT estimaron que 3.5 mexicanos de cada 10 escuchan radio todos los días por al menos 15 minutos, ya sea para mantenerse informados o por entretenimiento.

En la “entrevista” de Vicente Quitarte a don Belisario Domínguez no solo saltan a la palestra histórica sus hechos políticos y profesionales, sino también algunos de los que lo mandaron secuestrar, cortarle la lengua y asesinarlo.

Publicado en Zona Prohibida (1972), "Edú y la muerte" es un verdadero canto al gozo de vivir a pesar del final seguro y no puede sino arrancarnos una sonrisa por la ingenuidad del desenlace.

La cinta ganó el premio Oscar al mejor guion; sin embargo, su realizador Oliver Stone, conocido por criticar al gobierno de EE. UU., se arrepintió del guion porque presenta una visión exagerada y hasta ofensiva para el pueblo turco.

El Popol Vuh, que reúne elementos europeos con otros de las culturas originarias de Mesoamérica, es un fascinante documento

Nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el 25 de marzo de 1926. Murió en la Ciudad de México el 19 de marzo de 1999.

El Meteorito de Allende abrió “una ventana para entender el origen del Sistema Solar” y junto a otro célebre meteorito “mexicano” de hace 66 millones de años en el área submarina de Chicxulub, ha aportado importantes conocimientos científicos sobre la historia de la Tierra.

La historia Atrapado sin salida, integrada al filme, es una metáfora de la sociedad capitalista, cuya clase dominante aplica cualquier método para someter a los que consideran “inadaptados".

Esta semblanza de José María Morelos y Pavón (Morelia, 1765–Ecatepec, 1815) tiene como principal objetivo resaltar su gran habilidad militar y sus aportaciones de mayor trascendencia política.

Nació el 21 de septiembre de 1895 en el aún Imperio ruso. Fue un ávido lector de Pushkin y otros poetas. Perteneció al Grupo de los Imaginistas, nacido a partir de la publicación de su primer poema, Transfiguración, en 1918.

En Del amor y otros demonios, la historia se desarrolla en Cartagena de Indias en el siglo XVII; en ella se narran las trágicas vicisitudes del amor prohibido entre el cura Cayetano Delaura y Escudero (Pablo Derquí) y la joven aristócrata Sierva María.

La sociedad va aprendiendo de lo anterior cada vez más rápido, lo viejo se desarrolla a un nuevo nivel y lo nuevo se posa sobre los hombros de lo ya conocido.

La originalidad de su estilo consistió en unir el rico cromatismo con imágenes modernistas, dándole un sentido optimista de la vida.

Su origen humilde se refleja en su poesía; narra las pericias de la pobreza, la marginación y la discriminación.

Lo cotidiano de Joker es también lo nuestro: metrópolis modernas sostenidas por cinturones de miseria; un Nueva York oculto en Hollywood, pero imprescindible por imponente y verdadero.