Cargando, por favor espere...

Estalla la crisis en Estados Unidos
Más de 44 millones de estadounidenses pasaron hambre en el último año, entre ellos 1 de cada 5 niños, indica un informe del Departamento de Agricultura de los EE.UU.
Cargando...

Exenta de tradiciones que respetar, de ídolos que adorar o de reyes que venerar; la historia de los Estados Unidos es un ejemplo de intensidad histórica, vértigo y drama. La vida de esta nación comienza realmente con los asentamientos en el siglo XVII de colonos españoles, franceses, holandeses e ingleses. Todo lo que existía antes en el norte de América se exterminó o fue cercado en reservas. No hubo mestizaje ni “encuentro” cultural. Se injertó un pedazo del imperio británico en América que se esperaba fuera una colonia al servicio de la metrópoli. La extensión del territorio y la riqueza virgen imposibilitaron el plan de la corona; podían reclamar impuestos durante algún tiempo, pero tarde o temprano tendrían que someterse al furioso ímpetu con el que esta nueva nación abrazó el capital. El año de 1776 fue determinante en la historia de los Estados Unidos; su fundación puede entenderse a partir de dos documentos de igual trascendencia: La Declaración de Independencia, firmada el 4 de julio, y la publicación de la obra de Adam Smith: La riqueza de las naciones, columna vertebral de la economía política clásica. 

A pesar de que la forma más aborrecible de esclavitud fuera consustancial a Norteamérica hasta el triunfo, en 1865, de la Unión sobre las fuerzas confederadas esclavistas del sur, era Estados Unidos verdaderamente “el país de la libertad”. La libertad concebida, entiéndase bien, en términos puramente económicos, la libertad burguesa: libre mercado, libre competencia y libre empresa. El capitalismo en Europa encontraba más trabas que estímulos: religión, tradición, cultura; todos los vestigios del feudalismo conjuraban para frenar el ímpetu que en Inglaterra había dado la revolución industrial al capitalismo. Mientras, la excolonia británica era un oasis de posibilidades: el capital fluía a raudales y a una velocidad vertiginosa; la riqueza emanada de Europa y el mundo, que se veía frenada por un capitalismo en andaderas, al tocar suelo estadounidense cobraba nuevos bríos y se multiplicaba implacablemente. Con el capital arribó también el trabajo. Millones de hombres, expulsados por la miseria de Europa, llegaron a la tierra prometida con sus energías dispuestas a valorizar capitales: italianos, irlandeses, polacos, alemanes, etc., se unieron a los millones de inmigrantes del mundo entero: chinos, africanos, mexicanos, etc., que llegaban por millones cada año al “país de la libertad”. Podemos decir sin ambages que la historia del mundo quedó, a partir del siglo XX, fuertemente sujeta al tren del capitalismo norteamericano.

Pero la velocidad fue excesiva. Como piel de zapa, el campo de acción se encogió en la medida que los deseos se realizaron. Y Norteamérica soñó mucho y muy deprisa. En menos de un siglo agotaron las riquezas naturales de su país y de las colonias militar y económicamente conquistadas. La libre competencia se desarrolló tan vertiginosamente que en poco tiempo había creado los monopolios (acumulación y centralización de capitales) más poderosos del mundo. La enajenación del Estado, ahora al servicio del dinero, y la desaparición de regulaciones que limitaran la voracidad de los grandes empresarios hicieron que en menos de cien años, un periodo insignificante en términos históricos, la vida del imperio estadounidense se consumiera rápidamente.

Su hegemonía estaba supeditada a las leyes inmanentes del capital. El cambio en la composición orgánica y técnica del capital: incremento del capital constante a costa de su parte constitutiva variable, desarrollo de los medios de producción en detrimento de la fuerza de trabajo necesaria, hicieron inevitable el crecimiento de un “ejército industrial de reserva” inconmensurable. En otras palabras: al incrementarse la productividad, la fuerza de trabajo necesaria, con respecto a las necesidades del capital, disminuyó. «Esa disminución relativa de su parte constitutiva variable –escribe Marx en El Capital– acelerada con el crecimiento del capital global y acelerada en proporción mayor que el propio crecimiento de éste, aparece por otra parte, a la inversa, como un incremento absoluto de la población obrera que siempre es más rápido que el capital variable o que el de los medios que permiten ocupar a aquélla. La acumulación capitalista produce de manera constante, antes bien, y precisamente en proporción a su energía y a su volumen, una población obrera relativamente excedentaria, esto es, excesiva para las necesidades medias de valorización del capital y por tanto superflua» (El Capital). La aparición de una inmensa masa de desempleados, de miles y millones de hombres sin ocupación, es propio de la ley de población inherente al modo de producción capitalista.

En términos históricos concretos, ¿cuáles son los efectos de esta ley?: «Más de 44 millones de estadounidenses pasaron hambre en el último año, entre ellos 1 de cada 5 niños, indica un informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos»; «El 51% de las personas de entre 30 y 64 años creen que su nivel de vida es peor que el de sus padres, así como el 39% de las personas de entre 18 y 29 años y el 40% de los mayores de 65 años, revela una encuesta de CBS News y YouGov»; «Según datos de la Coalición de Vivienda de Bajos Ingresos, una persona necesita un salario de 46.967 dólares al año o 23 dólares por hora para poder rentar un departamento de dos habitaciones, cuando el salario mínimo federal está en 7,25 dólares la hora» (Sputnik) Los cientos de miles de indigentes que se ven en las calles de California y que han dejado pasmada a la opinión pública nacional e internacional son solo una de las múltiples cabezas de la hidra de la crisis que asola al imperio. 

La pobreza, el desempleo y la inseguridad alimenticia son el drama de todas las naciones pobres; fue así desde que cayeron “bajo la rueda de Zhaganat del capital”. La vitalidad del sistema radicaba, sin embargo, en que el país hegemónico, mientras lo fuera, estaba exento de los males que causaba a otras naciones. Hoy ya no pueden contar con ello. La crisis es sistémica y ha alcanzado el corazón. Un efecto racional empieza a observarse en medio de la desesperación. El país de la libertad no quiere serlo más; las puertas están cerradas. Los millones de hombres y mujeres que diariamente salen en busca del “sueño americano”, persiguiendo en realidad la riqueza que les fue arrebatada, serán repelidos cada vez con más brutalidad. La crisis interna amenaza con despertar odios viscerales, racismos que se creían olvidados, disputas civiles, etc. Al mismo tiempo, y esto el vecino del sur no puede dejar de verlo, vendrá un rebote migratorio. Los males de México, que en cierta medida se sorteaban al encontrar un sector de la población acomodo en el país del norte, ya no podrán eludirse. 


Escrito por Abentofail Pérez Orona

COLUMNISTA


Notas relacionadas

En los cinco años y cuatro meses del gobierno morenista, niños, niñas y adolescentes del país han padecido mayor pobreza, miseria extrema, falta de acceso a la alimentación, al sistema de salud y a la educación.

Aun con los "históricos" al SM en los años recientes, éste no alcanza todavía el nivel decoroso, digno para que los trabajadores vivan mejor… dichos aumentos no se han visto reflejados en los CCT; al mismo tiempo, se incrementaron la informalidad y la pobreza laboral.

Con la promesa de superar las grandes desigualdades sociales que afectan a México, AMLO logró el voto de más de 30 millones de electores... sin embargo, hasta 2022, el número de mexicanos en pobreza extrema pasó de 8.7 a 9.1 millones.

"No tengo derecho a fallar", "no es mi fuerte la venganza", "van a bajar los sueldos de los de arriba porque van a aumentar los sueldos de los de abajo", "el presidente de México nunca dará la orden de reprimir al pueblo".

En riesgo la vida de miles de familias, así como la producción de alimentos en gran parte del territorio nacional debido a que más del 50% de los ayuntamientos se hallan en crisis hídrica.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos  decidió recomendar que las mujeres de 40 a 74 años se practiquen el examen cada dos años.

La falta de una estrategia de producción agropecuaria y el derroche en tres megaproyectos inútiles, entre otras, han contribuido a que el pueblo de México esté pasando hambre y profundizando sus altos niveles de pobreza.

El concepto de capital humano, formulado inicialmente por el economista norteamericano Theodore Schultz en los años cincuenta, fue más tarde desarrollado por Gary Becker, de la escuela de economía de Chicago, catedral del pensamiento neoclásico.

El imperio quita a sus propios ciudadanos lo poco que antes les daba, perdiendo así apoyo social en su propio país y creando inconformidad.

En lugar de propiciar la creación de empleos dignos y bien remunerados para el pueblo, este gobierno se ha dedicado a “acciones de caridad” que arrebatan a sus beneficiarios todo rastro de dignidad humana.

Las noticias cotidianas denuncian los efectos reales de la pandemia, la poca efectividad del combate contra ésta, las mentiras de la recuperación económica y el hecho de que los gobiernos abandonaron a los ciudadanos a su suerte.

El informe de la Oxfam México da una radiografía de la grave situación económica del país, revela muchas verdades apoyadas con información estadística de fuentes oficiales, sostiene la DNT.

Forbes publicó su lista 2022 de los multimilonarios del mundo; EE.UU. tiene el mayor número, y Elon Musk (principal accionista de Twitter) la encabeza. Así controlan la opinión pública y manipulan a la humanidad, como hoy, con la guerra de Ucrania.

Un estudio identificó a cinco pacientes que desarrollaron la enfermedad de Alzheimer “por contagio”, quienes durante su infancia recibieron un tratamiento hormonal de crecimiento a fin de modificar sus estaturas.

Con todo y programas monetarios del “Bienestar”, la falta de acceso a servicios de salud se incrementó de manera notable, al igual que los perjudicados, que pasaron de 15 a casi 36 millones de personas en solo dos años.

Edición impresa

Editorial

Una “democrática” reforma judicial


La reforma judicial beneficiará en 2025 al partido en el poder, a Morena, al Poder Ejecutivo encabezado por Claudia Sheinbaum.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1142