Cargando, por favor espere...

Sobre el precio del gas
Me inclino más por el modelo chino que permite la apertura a la competencia, pero con la habilitación de controles de calidad para que no abusen de la gente.
Cargando...

Gran polémica ha causado, en los últimos días, el paro de los distribuidores de gas. El anuncio del Gobierno Federal, a principios de agosto, sobre la creación de la empresa estatal Gas Bienestar generó inconformidad entre los pequeños distribuidores (repartidores) de este combustible porque son el último eslabón de esta cadena comercial. La Secretaría de Energía (Sener), encabezada por Rocío Nahle, no reconoce la actividad individual de estos empresarios y afirma que solo hay cinco grandes empresas que acaparan el mercado global en la venta de gas.

Frente a estos hechos vale la pena recordar algunos principios económicos que pueden ayudarnos a entender el problema. En los cursos de microeconomía se estudian los niveles de competencia en el mercado, y en ellos se reconoce que ésta es fundamental para el desarrollo de la economía, que en nuestro caso es una economía capitalista neoliberal. Se dice que en el mercado “el mejor de los mundos posibles” es la llamada “competencia perfecta”, la cual se produce cuando los competidores son de tal tamaño que ninguno tiene la influencia necesaria para determinar el precio de mercado.

Para ello se establece la competencia, que por lo general tiende a reducir los precios, ya que cuando el mercado se concentra en una sola empresa, estamos ante monopolio. Hay monopolios que se denominan naturales porque no existe competencia alguna, y porque solo una empresa abastece el producto al menor costo o con mayor calidad que uno o varios competidores. En general, un monopolio es una empresa que actúa como única oferente y que acapara el mercado, aun habiendo competencia.

En México, por ejemplo, había una sola empresa de telefonía que ofrecía el servicio a nivel nacional, Telmex, que era estatal, en los años 90 fue comprada por Carlos Slim y se conformó un monopolio privado pese a que podía haber competencia. Sin embargo, con la reforma de telecomunicaciones se abrió el mercado, otras compañías ofrecieron el servicio y se redujeron significativamente los precios. El monopolio propicia la elevación de los precios por encima de su valor de mercado y con ello actualmente se adueña del excedente del consumidor. Por ello, el precio monopólico es alto; y para que el amable y paciente lector me entienda, cuando llega a un lugar donde nadie más puede ofrecerle un producto, normalmente el precio de éste es superior al de mercado.

Las empresas que tienen capacidad para comprar un producto y acapararlo, se llaman monopsonios, pues con el acaparamiento se encuentran en condiciones para obtener mayores ganancias porque elevan el precio por encima del costo de su compra.

Ahora bien, para ingresar al mercado de distribución de gas hay altas barreras, pues no es fácil importar y distribuir este combustible y es más difícil aun la obtención de permisos locales. Por eso, el mercado del gas en México está concentrado en solo cinco empresas, aunque su distribución en campo o individualizada, genera a veces una competencia perfecta, porque muchos de los repartidores son pequeños y solo poseen un camión o un par de camionetas. Sin embargo, este último eslabón de la cadena que genera la competencia y baja los precios no es reconocido por la Sener, a él responsabilizan por los precios altos, lo acusa de neoliberal, le pone enfrente una empresa estatal que no vende a precios bajos y, lo peor aun, le impone un precio máximo que no considera que el precio del gas está determinado por factores internacionales que en este momento lo tienen muy elevado y le incrementa sus costos de producción. Este hecho imposibilita a los pequeños distribuidores ajustarse al precio máximo porque si lo hacen pierden y no les resultan las cuentas. A esto se debe su protesta, pues los costos están por encima del precio máximo.

Pues bien, el gobierno del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ha distorsionado el mercado del gas con la creación de la empresa estatal; con la imposición del precio máximo; con la regulación y el no reconocimiento a los pequeños distribuidores; responsabilizando a las empresas distribuidoras de todo el problema y no mirar el comportamiento del precio internacional del gas. Estas actitudes evidencian nuevamente que Morena no sabe gobernar.

Me inclino más por el modelo chino que permite la apertura a la competencia, pero con la habilitación de controles de calidad para que no abusen de la gente, a diferencia de lo que ocurre en México donde el neoliberalismo sigue haciendo de las suyas y generando los conflictos que hoy estamos viviendo. Querer acaparar el mercado como Estado e impedir la inversión tanto en la CFE como en Petróleos Mexicanos (Pemex) representa una ocurrencia, más que tendrá como consecuencia que los impuestos ciudadanos sean destinados a pagar una empresa estatal de gas que vende más caro y que además no ofrece una sana competencia.

El pueblo mexicano debe ver, en esas ocurrencias, el error que cometió, si es que votó por Morena, pues este partido no sabe gobernar y está destruyendo al país con políticas de gobierno negativas, que en lugar de beneficiar a los mexicanos, los están perjudicando cada vez más. Este gobierno, como hemos dicho, es una fábrica de pobres y la elevación del precio del gas está subiendo la canasta básica y deteriorando el poder adquisitivo de los mexicanos. No ha bajado la gasolina, no ha disminuido el precio de la tortilla, no ha reducido el precio del gas; y la nueva reforma energética nos llevará al siglo pasado, pero con más pobreza, más violencia, hambre e ignorancia ¿Es eso lo que queremos?


Escrito por Brasil Acosta Peña

Doctor en Economía por El Colegio de México, con estancia en investigación en la Universidad de Princeton. Fue catedrático en el CIDE.


Notas relacionadas

Para el rescate de la quiebra a Altán Redes se creó un “fideicomiso de garantía”, donde se depositó el 100% de las acciones de la empresa en calidad de prenda. Según el IFT, el Gobierno Federal aportó 161 mdd.

Un gobierno serio y responsable sabe que tomar medidas obligatorias para salvar vidas no es atentar contra la libertad de los ciudadanos, sino un deber elemental.

La perversidad fiscal consiste en quitar a los que menos tienen para fortalecer a quienes los mantienen en la pobreza.

Eduardo Clark precisó que las disminuciones en casos activos de Covid se observan prácticamente en todos los grupos de edad.

Obligación fundamental de todo Estado... garantizar la vida y la seguridad personal de los ciudadanos, junto con el derecho de propiedad y el disfrute irrestricto de la riqueza. Sin tales garantías, el Estado se deslegitima y pierde su razón de ser.

"Será considerablemente justo reducir el impuesto sobre beneficios de las empresas tecnológicas".

Los recortes a las garantías públicas han activado oleadas de protesta. Y el pueblo parece estar cansado de poner la otra mejilla.

En los reyes la Paz la alcaldesa Olga Medina gobierna mal; apenas lleva unos meses de gestión y ya reprime a la población, la violencia e inseguridad se ha incrementado y ya comienza a violar la ley para atacar a los que consideran sus "enemigos" político

La Extinción de Dominio no supone ningún tipo de pago proveniente del Estado.

“Buscamos prepararnos de manera científica para dar el conocimiento no solo al paciente, sino también a los médicos"

La actividad financiera de Antorcha, que no se reduce sólo a expendios de combustible sino que abarca otras actividades

El gobierno del país tomó muy tarde las decisiones para evitar contagios. Jamás implementó medidas y ayudas en serio y de impacto para que los trabajadores se pudieran quedar en casa.

Francisco Domínguez atribuyó que fue involucrado en los videos debido a una cuestión política.

El 25 de enero su cuerpo, afectado por años de pobreza, ya no resistió. Falleció solo y triste; el sistema público de salud no pudo salvarlo.

Es un grave error no aceptar la realidad, negar la pobreza en que viven millones. Que nadie lo olvide: AMLO y Morena engañaron a los mexicanos.

Edición impresa

Editorial

El Gobierno y la clase empresarial


En este país, como en todos aquellos en que existe explotación capitalista, el Estado se halla al servicio de la clase dominante.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1139