Cargando, por favor espere...

PLAN SECTORIAL DE SALUD: OTRO QUE ADEUDA A LOS POBRES
Al eliminar el SP el Gobierno Federal negó el derecho a la protección de la salud a millones de familias mexicanas y desobedeció el mandato del Artículo 4° de nuestra Constitución.
Cargando...

El Plan Sectorial de Salud (PSS) es un documento elaborado por el Secretario de Salud, en el que se detalla la política que se llevará a cabo en esta materia durante el sexenio, se explican los problemas de salud pública más importantes del país y se dice cómo se planea resolverlos.

En el PSS el gobierno remarca la ausencia de un aparato de salud eficiente que ayude a la población a padecer menos enfermedades y anticipa que en su sexenio se enfocará a la Atención Primaria de la Salud (APS). Sin embargo, las causas que enlistan en el plan corrupción y falta de infraestructura no son suficientes para explicar por qué el sistema de salud no responde a las necesidades de los mexicanos.

En la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud Alma Ata, realizada en Kazajistán en 1978, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió a la APS como la asistencia esencial, al alcance de todos los individuos, a un costo que la comunidad y el país puedan soportar con espíritu y autodeterminación todas y cada una de las etapas del desarrollo de los problemas sanitarios.

Según el PSS la única forma de cumplir con los objetivos propuestos por la OMS en México es mediante la cobertura universal en salud. Para alcanzar ésta se plantea volver a centralizar a las instituciones de seguridad social (IMSS, ISSSTE y SS) y dar acceso a toda la población a sus instalaciones sanitarias.

Pareciera que, efectivamente, la solución a todos los problemas de salud depende de garantizar el acceso a estos servicios. Sin embargo, si nos detenemos a analizar la definición de Alma Ata, la APS implica no solo garantizar la atención médica y los medicamentos sino que además propone la erradicación de los problemas sociales –que obviamente muchas veces no dependen de las instituciones de salud– para brindar mejores condiciones de vida y así disminuir los casos de enfermedad.

Pero aun cuando el Secretario de Salud hubiera entendido que el fin último de este llamado consiste en proporcionar un servicio sanitario eficiente y de calidad, sus hechos no respaldan el PSS porque lo único que hasta ahora ha puesto en marcha es la cancelación del Seguro Popular (SP).

El SP, como todo mundo sabe, era un programa que permitía atender algunos problemas de salud a la gente de los estratos socioeconómicos más pobres, ya que su catálogo solo contemplaba 266 acciones; quizás no era perfecto, pero al menos permitía la atención de varias enfermedades sin que las familias de los pacientes tuvieran que gastar de sus bolsillos y empobrecerse más. Al eliminar el SP el Gobierno Federal negó el derecho a la protección de la salud a millones de familias mexicanas y desobedeció el mandato del Artículo 4° de nuestra Constitución.

En conclusión, si queremos mejorar la salud de la población debemos hacer dos cosas: por un lado, mejorar las condiciones de vida de las familias y, por el otro, construir un aparato de salud que sea eficiente, esté bien preparado y que, sobre todo, esté al alcance de todos. Entonces lograremos cumplir el verdadero objetivo de la APS.

Pero lograrlo no depende, por supuesto, de la elaboración de un plan o de la buena actitud de un secretario de Estado. El cuidado de la salud abarca muchísimos más aspectos que el ir a consulta y tomar adecuadamente los medicamentos. Si en realidad queremos lograr un cambio en la atención a los problemas de salud de la población, debemos organizarnos y exigir a las diferentes instancias de gobierno que, en lugar de repartir dinero a diestra y siniestra, invierta en más y mejores obras públicas que provean a los mexicanos de una mejor calidad de vida, libre de enfermedades.


Escrito por Alitzel Donají Gallardo Ramírez

COLUMNISTA


Notas relacionadas

El Reporte Especial expone la problemática del Sistema de Salud y cómo éste ha ido empeorando debido a que la salud no ha sido una prioridad para la Jefa de Gobierno de la CDMX ni para la 4T.

A inicios del milenio, la República Popular China, un país con casi mil 300 millones de habitantes, logró dar acceso a servicios de salud a prácticamente la totalidad de la población rural.

La segunda causa de muerte es la diabetes, tumores malignos y el tercero es el Covid-19, que ha cobrado la vida de más de 75 mil personas en el país.

La Secretaría de Salud informó que México ocupaba el décimo lugar en defunciones acumuladas por cada millón de habitantes.

México comienza el año con un repunte de contagios de Covid-19 mayores al 100 por ciento, en al menos 24 estados del país, propiciado por la expansión de la variante ómicron.

En América Latina, aproximadamente 42,5 millones de personas se encuentran subalimentadas, lo que representa un 6,5 por ciento de la población, mientras que en el Caribe se dispara a un 16,5 por ciento.

La dependencia indicó en conferencia de prensa que Guerrero, Nayarit, Campeche y Tlaxcala son los únicos estados sin casos sospechosos.

Latente el el riesgo de que fallezca gente por la falta de atención médica y hospitalaria.

Consideró que “los próximos meses serán muy difíciles”, puesto que “algunos países se encuentran en una vía peligrosa”.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos decidió recomendar que las mujeres de 40 a 74 años se practiquen el examen cada dos años.

En las últimas décadas, los alimentos ultraprocesados ocupan un porcentaje mayor en las dietas de los habitantes de muchos países

Vive México “dictadura sanitaria”. La aprobación representa un “golpe a la autonomía de los estados”, denuncia el diputado del PAN, Éctor Jaime Ramírez.

En 2022 más de 116 mil personas fallecieron sin recibir atención médica, esto, según las Estadísticas Preliminares de Defunciones Registradas (EDR) dadas a conocer por el Inegi.

Una enfermedad respiratoria derivada de las bajas temperaturas implica un gasto de 500 a 800 pesos: Ibarra Armenta.

Se prevé que para el 2025, los nuevos diagnósticos de cáncer aumenten a 77%, es decir, pasarán de los 20 millones a 35 millones; estimó por su parte la IARC, de la OMS.