Cargando, por favor espere...

Virus (II de II)
También distingue con claridad la diferencia que hay entre los gobernantes humanistas y los representantes rapaces e inhumanos que sobran en la superpotencia.
Cargando...

En el distrito surcoreano de Bundang-gu, ubicado a 15 kilómetros de Seúl, capital de Corea del Sur, se desata una epidemia de la influenza H5N1, la cual es tan peligrosa que se transmite, con mucha facilidad, y mata a cualquier contagiado con una rapidez terrorífica y, sin distingos de edad, estado de salud o condición socioeconómica. La epidemia es llevada por unos migrantes vietnamitas que mueren dentro de un contenedor que fue abandonado por “polleros”. Un par de maleantes –que son hermanos– se meten al contenedor donde están los muertos y, sorpresivamente, se levanta un “cadáver”: el vietnamita Monssai, quien abandona el lugar no sin antes contagiar con su tos a uno de los malandros. Se trata de una variedad del virus que pronto se extenderá a toda la ciudad. El rescatista profesional Kang-yi-goo (Jang-Hyuk) salva a la hermosa epidemióloga Kim-im-Hae (Soo-Ae) cuando ésta se halla en su auto, que cayó en un profundo hoyo (una mina). Kim se porta cortante y ni siquiera agradece a Kang el rescate. Pero esta relación, que en un principio parece muy tirante, gracias al interés del joven rescatista vierte primero a amistad y después se vuelve entrañable. Kang regresa a la mina para rescatar el bolso de Kim, el cual había quedado en el auto, y se lo entrega a la pequeña hija de ésta, llamada Mi-Reu.

La epidemia se extiende con gran velocidad porque el maleante contagiado por Monssai trasmite el virus a médicos y enfermeras del hospital. En solo 36 horas, hay miles de infectados y miles están muriendo, debido a que la letalidad del virus es muy alta. La pequeña hija de Kim conoce a Monssai porque éste la salva de ser atropellada mientras anda sola en la calle y su madre está atendiendo a los miles de enfermos de la epidemia. Mi-Reu le da de comer a Monssai y éste la contagia. El gobierno de Corea del Sur analiza las medidas que debe tomar para contener las infecciones, cuyo indicio es hallado en el teléfono celular del primer contagiado; este hecho propicia que Monssai sea ubicado como el responsable, que se sepa que escapó y que anda recorriendo las calles de Bundang-Gu. Los epidemiólogos determinan también que el virus que infectó a Monssai es producto de una mutación, lo cual lo hace mucho más peligroso, pues contra él no hay vacuna. Miles de habitantes de Bundang-gu son confinados en un estadio y el gobierno concluye que no tienen salvación; pero advierten que si se desplazan a Seúl, causarán una pandemia tan intensa, que la seguridad sanitaria mundial estará en peligro. Kim descubre que Monssai está en la zona de confinamiento, pero sabe que este primer portador del virus ha creado anticuerpos y que está en franca recuperación, por lo que decide –violando las normas impuestas por el gobierno– extraer sangre del vietnamita para transfundirla a su hija que está grave, cuya enfermedad ha ocultado a sus jefes. Kim aplica varias dosis a Mi-Reu y ésta reacciona positivamente y comienza a recuperarse. Pero los confinados, al ver que el gobierno solo los tiene aislados para dejarlos morir, deciden rebelarse y miles de ellos se dirigen hacia Seúl. Los gobiernos de Corea del Sur y de Estados Unidos, que tienen acuerdos en materia de seguridad nacional, discuten si deben frenar a los enfermos asesinándolos mediante la utilización del ejército surcoreano. La posición del presidente de Corea del Sur es de no reprimir e intenta negociar con los enfermos. La posición del representante estadounidense es aplastar la rebelión en cuanto los inconformes traspasen una línea amarilla establecida en la carretera. Este diplomático, incluso, le recuerda al jefe de Estado de Corea que él puede ordenar, sobrepasando la máxima autoridad local, esa acción militar. Finalmene, la represión se conjura cuando el presidente de Corea del Sur se entera que existe una persona que se ha curado (Mi-Reu) y que en su cuerpo se halla la solución a la enfermedad. Es decir, se impone al representante gringo y ordena que el ejército no dispare.

Me he detenido a reseñar esta cinta porque, de una u otra manera refleja lo que puede ocurrir en una sociedad en casos de extrema gravedad. También distingue con claridad la diferencia que hay entre los gobernantes humanistas y los representantes rapaces e inhumanos que sobran en la superpotencia.


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Notas relacionadas

La Secretaría de Salud confirmó hasta hoy 194 muertes por coronavirus COVID-19, mientras que la cifra de casos infectados suma un total de 3 mil 441.

A nivel mundial se han registrado un total de 16 millones 540 mil 137 casos confirmado y 655 mil 300 decesos, según los datos actualizados de la Universidad Johns Hopkins.

Hace falta un proyecto de país sólido, un pueblo organizado, movilizado, consciente y líderes probados que, en las tempestades, sean capaces de llevar adelante esta empresa. Lo demás es demagogia barata, como la de la 4T.

En Cuba, hasta el momento hay un total de 766 infectados por el Covid-19, de acuerdo con los últimos datos registrados por el Instituto Johns Hopkins.

El Gobierno minimiza el problema porque, en su obsesión por la austeridad (eufemismo atractivo para enmascarar al neoliberalismo), no quiere gastar.

La FDA aprobó el uso de emergencia de las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech contra la Covid-19 a partir de los seis meses de edad.

Ghebreyesus explicó que, “la pandemia de covid-19 eventualmente retrocederá, pero no puede haber una vuelta atrás a los negocios como siempre

El pueblo tiene más elementos y más conciencia para levantar la cabeza y poner un alto definitivo a sus desgracias históricas.

La ineficiencia y mala actuación del subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, en el manejo de la emergencia sanitaria por Covid-19, lo ponen como el principal responsable de haber incurrido en varios delitos.

La sexta ola de Covid-19 ya está en México, aunque los casos graves o decesos siguen en niveles bajos, los contagios sí repuntaron de manera acelerada en los últimos meses.

Bolsonaro hizo oídos sordos de la alerta emitida por dicha organización ante el riesgo, asumido por varios Gobiernos latinoamericanos, de poner fin a la cuarentena sin haber frenado los contagios.

La suspensión de la vacuna AstraZeneca tanto para Noruega como Dinamarca, fue decidida después de uno informe.

Más de un millón de muertos en la CDMX debido al mal manejo de la pandemia por parte de Sheinbaum, por lo que el GCDMX 'borró' toda información del ritmo de los contagios y fallecimientos.

El Gobierno de la Ciudad de México también anunció en la conferencia un convenio con centros comerciales, farmacias y tiendas para que puedan realizar pruebas de Covid-19.

El aumento de casos positivos, la saturación de hospitales y la falta de medicamentos, son indicios de una nueva ola de contagios de Covid-19 en México, advierten los expertos, mientras el Gobierno Federal repite el discurso triunfalista de siempre.

Edición impresa

Editorial

El Gobierno y la clase empresarial


En este país, como en todos aquellos en que existe explotación capitalista, el Estado se halla al servicio de la clase dominante.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1139