Cargando, por favor espere...

Turbulencia preelectoral en Morena
“Sin el férreo control del caudillo, ocupado ahora en dirigir a un país, los grupos y líderes reconocidos del partido se enfrentan en una lucha feroz por cotos de poder y recursos”.
Cargando...

Ricardo Monreal Ávila, coordinador de los senadores del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y el investigador académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de origen estadounidense John Ackerman Rose, protagonizaron el más reciente enfrentamiento al interior del morenismo debido a la aplicación de la consigna “si no estás conmigo, estás contra mí” del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Emitida el pasado seis de junio para ajustar las medidas de obediencia plena a su mando único dentro de Morena y las bancadas del partido oficial en el Congreso de la Unión, Ackerman exigió la remoción de Monreal como coordinador parlamentario en el Senado porque, desde su perspectiva, no está claramente definido su apoyo al Presidente, ya que el legislador zacatecano ha cuestionado algunas de sus decisiones políticas de gobierno.

La demanda del académico lopezobradorista contra Monreal se debió, aparentemente, a que éste osó dar una entrevista a Carlos Loret de Mola en su medio Latin US, pero la causa de fondo fue otra: un reportaje en el que difundió que Ackerman y su esposa, la titular de la Función Pública (SFP), Eréndira Sandoval, “presuntamente” han acumulado varias propiedades inmobiliarias, cuyo valor comercial corresponde a decenas de millones de pesos.

John Ackerman, uno de los principales intelectuales “orgánicos” del gobierno de AMLO; su esposa ha sido cuestionada en medios y redes sociales por mostrarse omisa al investigar debidamente relevantes acusaciones de corrupción, como el caso de Manuel Bartlett Díaz, actual director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuya denuncia también inició con un reportaje de Carlos Loret.

El analista político y abogado José Luis Espinosa Piña comentó a buzos que existen tres corrientes básicas en Morena, que a su vez integran a otras menores: una socialista-latinoamericanista; otra nacionalista, integrada sobre todo por expriistas, y una ultraderechista, representada por el activismo político evangélico. Las agendas de cada corriente chocan constantemente, generando desorganización interna y confusión externa.

Espinosa afirma que el único factor de unidad en Morena y sus bancadas legislativas es AMLO, sin que ninguna de esas tendencias renuncie a su agenda política e intente cooptar para su tendencia, generando con ello choques internos que en el corto plazo pueden agudizarse. Esta situación se agravará en el contexto de las elecciones federales y estatales de 2021.

El analista abundó: “No hay un operador político a la vista, encargado de la atención a la política interna del país. La titular de Gobernación (Olga Sánchez Cordero) no lo ha hecho, ni parece que lo vaya a hacer. Si hubiera un operador político no habría esta guerra civil en Morena. La discusión en el Congreso es importante, pero está enmarcada por los grupos internos, en un momento muy delicado de la Nación.

Erendira

“Hay confusiones. Una cosa es combatir la corrupción, buscar generar una mayor equidad, combatir la desigualdad, está bien, se vale; solo que todos queremos saber cuál es el plan. Pero en realidad no hay plan, hay improvisación. Queremos saber cuál es el plan de combate al crimen organizado, y no lo hay. Queremos saber cuál es el plan de reactivación económica, no lo hay. Queremos saber cuál es el plan para reducir la desigualdad, no lo vemos”, sostiene Espinosa.

Las tendencias políticas e ideológicas que alberga Morena no solo son diversas, sino también contradictorias, y ahora se hallan en un escenario explosivo, porque en breve deben elegir a un nuevo dirigente formal –actualmente hay uno interino– quien a su vez deberá definir las reglas de selección de las candidaturas de su partido para las elecciones locales y federales de 2021, cuando se renovarán las 500 curules de la Cámara de Diputados.

Consigna presidencial

La consigna presidencial “si no estás conmigo estás contra mí” es en realidad una norma para las bancadas legislativas de Morena, que de cualquier manera han congelado todas las iniciativas que no han estado “a tono” con los dictados políticos de AMLO, independientemente de si son o no correctos.

Esta línea se ha extendido a las bancadas de los partidos Verde Ecologista (PVEM), del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), aliados permanentes de Morena en el Congreso de la Unión, al que acompañan en la mayoría de sus acciones legislativas. Las cuatro fracciones han avalado prácticamente todas las decisiones presidenciales, negando de facto el papel de contrapeso constitucional que tiene el Poder Legislativo.

Algunos miembros de las bancadas de Morena expresaron la necesidad de un plan de recuperación económica enfocado a defender el empleo con apoyos para las pequeñas y medianas empresas (Pymes), mientras durara el confinamiento generado por la pandemia, ya que éstas dan ocupación al 70 por ciento de los trabajadores formales del país y el impacto por la inactividad las afectaría gravemente.

Después de que los morenistas y sus aliados apoyaran el Plan de Emergencia Económica que AMLO presentó el cinco de abril, el 10 de abril, el senador José Narro Céspedes convocó al mandatario para que lo revisara porque no consideró estímulos para las Pymes, el 60 por ciento de las cuales suspendió sus actividades y siguió pagando impuestos y las aportaciones a los fondos para el retiro, derivados de sus operaciones y salarios.

El también presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado, destacó la importancia de apoyar las operaciones de las Pymes cuando recordó que suman el 95 por ciento de las unidades económicas del país, aportan el 52 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y dan trabajo al 72 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA).

Politicos

Pero el plan de AMLO sigue en sus términos originales, sin integrar acciones de respaldo al empleo en el sector productivo. Según el mandatario, su gobierno creará dos millones de nuevos empleos en los próximos nueve meses gracias a la ejecución de sus controvertidos proyectos: el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto Felipe Ángeles en la base aérea de Santa Lucía y el programa Sembrando Vida, que consiste en la siembra de árboles.

Por lo demás, la mayoría de las medidas contempladas en el plan de emergencia estaban ya en marcha desde el inicio del actual sexenio, incluidas las de componente crediticio: no aumentos a los impuestos, ni creación de nuevos; devolución con mayor rapidez del Impuesto al Valor Agregado (IVA); recursos adicionales por 65 mil millones de pesos (mdp) para Petróleos Mexicanos (Pemex); reducción de gastos en publicidad oficial, de viáticos y gastos de operación y sueldos de funcionarios federales de alto nivel.

Tras la presentación de ese plan del cinco de abril, empresarios y analistas lo calificaron como insuficiente ante el enorme reto económico que enfrenta el país. Le reclamaron que en realidad era una reedición de sus políticas en marcha, entre las que destacaron el reparto de dinero mediante programas sociales y que no atendió la demanda fundamental de preservar empleos y evitar la quiebra de Pymes.

Gustavo Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), cuestionó al mandatario con estas palabras: “leyó una pieza de divulgación ideológica, embistiendo contra fantasmas del pasado y abandonando su deber como jefe de Estado para unir a la nación”.

El diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo, quien también ha asumido un papel crítico ante algunas decisiones del Presidente, reconoció la indefinida identidad de Morena, que no ha logrado constituirse como un partido político a pesar de que cuenta con registro como tal. “Hace falta la definición de democracia, no hemos sabido ser un partido, somos un movimiento, no un partido orgánico, hay que corregirlo”, advirtió el 23 de enero de 2020.

La confusión condiciona el trabajo de las bancadas parlamentarias de Morena, de senadores y diputados federales, y en este marco han surgido conflictos internos constantes. Un ejemplo de conflicto derivado de las diferencias ideológicas y políticas lo protagonizó la senadora Lilly Téllez, quien el 14 de abril renunció a la bancada de Morena y se convirtió en legisladora independiente debido a “diferencias de criterio”.

Entre otros aspectos, la sonorense es una abierta activista en contra del aborto, por lo que chocó con la corriente morenista de la “izquierda radical”, que no solo apoya el aborto, sino que en su agenda destacan la defensa de los derechos de género y el feminismo.

Juan José Rodríguez Prats, abogado y varias veces legislador federal, afirmó a este semanario que “el papel que está haciendo esta legislatura es triste, verdaderamente triste. El debate es verdaderamente pobre. El Congreso es un instrumento para racionalizar la política y ser control del Poder Ejecutivo, lo cual no está sucediendo”. Explicó que hay una confusión sobre el trabajo parlamentario, que no es únicamente redactar leyes. Un aspecto central que se ha dejado de lado –comentó– es el análisis y el debate sobre los grandes problemas nacionales.

2021: la prueba de fuego

En los comicios federales de 2021 se renovarán las 500 curules de la Cámara de diputados, cuya mayoría domina hoy Morena junto con sus aliados del Trabajo, Verde Ecologista y Encuentro Social. Morena cuenta con 254 diputados, que representan el 50.8 por ciento y le otorgan mayoría simple. El Partido Acción Nacional (PAN) tiene 78; el Partido Revolucionario Institucional (PRI), 46; el PT, 40; el Movimiento Ciudadano (MC), 27; el PES, 26: el PVEM, 13; el Partido de la Revolución Democrática (PRD), 11; y hay cinco legisladores más que no tienen partido. El 14 de abril se restó a la bancada de Morena en el Senado la diputada Lilly Téllez, quien pasó a ser legisladora independiente.

Tellez

De cara a los comicios federales de 2021, el 18 de marzo, la bancada morenista en la Cámara de Diputados liberó legalmente la figura de la reelección de legisladores, senadores y diputados para que quienes tienen estas representaciones populares no deban pedir licencia mientras realizan actos de campaña.

La mayoría legislativa de Morena en San Lázaro se cuestionará en los comicios federales de 2021 y aparentemente buscará refrendarla con los mismos integrantes por la vía de la reelección; esto, sin embargo, puede generar numerosos conflictos en su interior debido a que dicha decisión inconformará a los que esperaban alcanzar una representación legislativa en la Cámara de Diputados.

“Hay que replantear la metodología que ha de seguir. Morena no tiene organización en el país, en gran medida el presidente Andrés Manuel López Obrador es un gran líder, pero eso no debe impedir que Morena tenga organización”, advirtió Muñoz Ledo el 23 de enero de 2020, cuando también demandó la realización de congresos partidistas para construir una agenda de partido, definir la organización y fijar una metodología interna.

Morena es el partido político mayoritario en el país y en el Congreso. Sin embargo este movimiento no-partido, según definió el diputado Muñoz Ledo, hasta hoy no ha logrado organizar una elección interna para nombrar a su nuevo dirigente nacional y se ve amenazado por un conflicto interno de grandes proporciones, que puede dividirlo aun más y fragmentarlo.

AMLO, su fundador, ha propuesto que la elección del dirigente se haga con base en encuestas, mecanismo de elección indirecta, con la participación de una empresa encuestadora aceptada por los participantes. Sin embargo, ese proyecto fue rechazado en el VI Congreso Extraordinario de Morena del 26 de enero de 2020, aunque por tratarse del Presidente de la República, aún no se ha dicho la última palabra respecto a su suerte final.

Durante el citado congreso extraordinario fue electo presidente interino el diputado federal Alfonso Ramírez Cuéllar para que organice próximamente la elección interna del titular, quien deberá encargarse de distribuir las candidaturas para las elecciones de 2021. Ramírez Cuéllar sustituyó en el cargo a Yeidckol Polevnsky, con quien finalmente chocó, sin duda inconforme por su sustitución en ese cargo.

El 15 de junio, Ramírez Cuéllar presentó una denuncia de hechos ante la Fiscalía General de la República (FGR) por la autorización del pago de 395 mdp a dos empresas que realizarían obras que finalmente no se efectuaron, por lo que existe la presunción de que se asoció para cometer los delitos de daño patrimonial y lavado de dinero. Aunque no se personalizó la denuncia, la encargada de la dirección nacional de Morena y de autorizar este tipo de operaciones financieras era precisamente Polevnsky.

Polesvky

Pero además de este tipo de problemas y los inherentes a la organización de la elección interna del dirigente nacional, Morena tiene el reto de aclarar lo que ocurre en su padrón de militantes. Tras la recepción de diversas denuncias por violación a derechos partidistas, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anuló, el 30 de octubre de 2019, el intento de elección de dirigente nacional de Morena, debido a las inconsistencias en su padrón de militantes, por lo que ordenó una nueva convocatoria en fecha distinta a la programada para el 20 de noviembre de 2019.

El padrón que se utilizaría en la votación interna de 2019 estaba actualizado solo hasta el 20 de noviembre de 2017, de tal forma que hubo militantes que se integraron después de esa fecha que no aparecían en el listado. Se interpusieron 16 juicios de protección de derechos de personas que se inconformaron por no estar en el listado, por lo cual serían despojados de su derecho a votar.

Indalfer Infante González, magistrado del TEPJF, declaró: “El padrón no resulta confiable, ya que las instancias partidistas no han llevado a cabo la depuración y actualización del instrumento registral que ellos mismos se impusieron con la finalidad de garantizar que en el mismo se encuentren incorporadas todas aquellas personas con derecho a ello”.

El 1° de noviembre de 2019, la doctora Ivonne Acuña Murillo, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana (UIA), difundió un análisis en el que sostiene que el principal problema de Morena es que aún no se ha configurado como un partido político.

El reto a la vista –explica– es la elección de dirigente nacional (pendiente aún) y en breve se sumará el de la distribución de las candidaturas a la Cámara de Diputados para los comicios de 2021 y las elecciones locales, en particular las de gobernador en 14 estados de la República.

La analista plantea: “Los llamados de AMLO y la intervención del TEPJF ¿serán suficientes para contener las ambiciones desbordadas de parte de la cúpula partidista y de algunos de sus dirigentes menores? ¿De verdad quienes han violentado el proceso se van a comportar de manera civilizada y democrática?”.

Uno de los aspectos más débiles que observa la académica es el maltrecho padrón de militantes de Morena. En los primeros días de octubre de 2019, Morena publicó un padrón con 313 mil 972 militantes, aunque aparentemente aún no está depurado y actualizado.

La doctora Acuña advierte: “sin el férreo control del caudillo, ocupado ahora en dirigir a un país, los grupos y líderes reconocidos del partido se enfrentan en una lucha feroz por cotos de poder y recursos”.


Escrito por Martín Morales


Notas relacionadas

Apenas el 16.81 por ciento de los programas evaluados entre el ejercicio 2012 y 2018, mostraron un desempeño destacado, es decir como Óptimo y Alto Potencial.

En los establecimientos que dejaron de operar de manera definitiva laboraban casi 3 millones de personas.

El gobierno, que hoy tiene nuestro país, ha buscado ocultar, desde hace un año, su verdadero contenido neoliberal y contrarrevolucionario

Para algunos especialistas, la propuesta presidencial, hoy en manos de los legisladores, es una trampa en la que, de aprobarse, caerá el mismo gobierno de la “Cuarta Transformación”.

En la CDMX, al menos 41 por ciento  de la desigualdad económica se debe a que no todos los citadinos tienen las mismas oportunidades para salir adelante.

México está urgido de verdaderos científicos que pongan la ciencia al servicio de los humildes y no de intereses mezquinos.

La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y la directora del Metro, Florencia Serranía, se dirigen al lugar, informaron en Twitter.

Hoy se cumplieron ocho años del asesinato de los 43 normalistas de Ayotzinapa. El crimen sigue impune, a pesar de documentos que apuntan a José Luis Abarca, ex presidente de Iguala, como el autor intelectual del asesinato de los jóvenes.

La secretaria de Educación Pública (SEP) Delfina Gómez olvido destinar recursos para las escuelas que regresarán a clases presenciales el próximo siete de junio.

Arturo Cornejo Alatorre, admitió que el gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo no tiene presupuesto para dotar de servicio del internet a las escuelas.

El gobernador Barbosa no precisó ni cuándo, ni a qué municipios se dirigió la ayuda; no obstante, las familias poblanas han tenido que arreglárselas para reparar sus viviendas.

Tenemos más de 54 millones de personas en situación de pobreza. Esta desigualdad no distingue género y es una realidad que debe ser cambiada desde la raíz.

El Consejo General del INE resolvió 60 procedimientos en materia de fiscalización en contra de partidos políticos nacionales y locales.

La comisión de maestros, en representación del total de los afectados, denuncian que llevan más de un año sin recibir sus pago.

Francisco Rivas, director del Observatorio señaló que subieron 7 de los 13 delitos que registran.

Edición impresa

Editorial

Nuevo esquema pensionario, despedida de la 4T


Nuestro Reporte Especial ofrece esta semana el resultado de su consulta sobre el esquema pensionario recientemente aprobado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1133