Cargando, por favor espere...

Puebla enfrenta una severa sequía
El 74.7% de los 162 municipios de Puebla padecen niveles de sequía que arriesgan el consumo básico de agua de sus habitantes y la pérdida de cultivos agrícolas.
Cargando...

El 74.7 por ciento de los 162 municipios de Puebla padecen niveles de sequía de moderada a excepcional que arriesgan el consumo básico de agua de sus habitantes y la pérdida de cultivos agrícolas, recursos forestales y hatos ganaderos.

 

Según el Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), los municipios con sequía excepcional son Francisco Z. Mena, Jalpan y Venustiano Carranza; los que sufren sequía severa son 60, entre ellos Tehuacán, Santiago Miahuatlán, Oriental, Palmar de Bravo, Huauchinango, Cuyoaco, Esperanza, Tlachichuca, Libres; 77 padecen sequía moderada (Acatlán, Atlixco, Calpan, Chignahuapan, Huejotzingo, Huaquechula, Quecholac, Tochimilco, Tecamachalco, Teziutlán y Zacatlán, entre otros) y a 25 los agobia la sequía extrema.

En algunas regiones de Puebla, la crisis hídrica empezó a manifestarse hace cuatro décadas cuando, en 1984, una prolongada sequía severa se agudizó en el bienio 1999-2000; y en 2021 dejó sin agua a las lagunas del Parque Ventura de Tehuacán, y Tecuitlapa de San Miguel y en 2023 a la de Ajolotla de Chignahuapan.

De acuerdo con Jerónimo Chavarría Hernández, maestro en edafología por el Colegio de Postgraduados (Colpos) y catedrático del Instituto de Investigación y Medio Ambiente Xabier Gorostiaga S.J. de la Universidad Iberoamericana Puebla, si no se atiende inmediatamente este problema, la crisis en la región sur del estado de Puebla será mayor y pondrá en riesgo a “la subcuenca del Río Mixteco, que sostiene el afluente del mismo nombre”.

Para restaurar este acuífero y preservar los ecosistemas, advirtió el experto, se requieren “tiempo, constancia y voluntad” en la ejecución de varias acciones, entre las que destaca la reforestación de las áreas por las que atraviesa el río Mixteco (Tecomatlán, Acatlán, Piaxtla y Axutla), donde subsisten 56 especies de flora y fauna, de acuerdo con información de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

En Acatlán de Osorio existen 40 especies, entre ellas carpas, ranas, mojarras, guatopotes y juiles; en Tecomatlán, tortugas, bagres y mojarras; en Piaxtla y en Axutla abundan los anfibios como ranas y sapos.

Para el investigador del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Víctor Orlando Magaña Rueda, resultan bajas las probabilidades de que sobrevivan algunas de las especies de fauna que habitaban el río Mixteco, aunque alcanzara el raudal conservado en temporada de lluvias, como se espera en la segunda mitad del año.

“Algunas especies vegetativas se restablecerán con el río Mixteco, no obstante, esto será contrario para la fauna que por años habitó este afluente”, explicó el experto. Agregó que, en esta región poblana al igual que en otras del país, no existe un plan integral para atender las cuencas que satisfaga las necesidades hídricas de la población y las de los ecosistemas; tampoco se cuenta con un programa para atender los problemas generados por las sequías.

Desde su perspectiva, la Conagua ignora que el líquido que administra resulta fundamental para la subsistencia de los ecosistemas, pues se limita a priorizar las concesiones que dotan de agua a las comunidades humanas y se olvidan las del medio ambiente. “La preocupación mayor siempre está en dar agua a las concesiones autorizadas, y el asunto ecológico siempre se ha dejado al final. No le preocupa mucho”, enfatizó.

Otorga concesiones de agua subterránea y superficial por volumen sin evaluar el nivel ni el grado de los acuíferos, cuando lo ideal sería que las extracciones tengan siempre la misma cantidad.

El académico explicó que, desde hace más de una década, no se ha actualizado la norma NMX-AA-159-SCFI-2012, que determina criterios para los caudales ecológicos, por lo que es urgente una reforma a la Ley de Aguas Nacionales (LAN) para que las concesiones sean más acordes con la situación hídrica dominante en el país; y que los mecanismos para repartirla sean transparentes y confiables.

Campesinos, los más afectados

Este año, Crisóforo Rivera Campos, campesino de Tecomatlán, sólo pudo sembrar la mitad de sus tierras, porque no recibió el agua necesaria.

“Desde hace ya algún tiempo utilizamos el sistema de riego por goteo para ahorrar agua, pero en esta ocasión eso no fue suficiente y tuvimos que sacrificar alrededor del 30 por ciento de la sandía que sembramos, lo que evidentemente repercute negativamente en nuestra economía”, lamentó a buzos.

Señaló también que varios de sus vecinos recurrieron a la misma medida porque “como ya hay río y los pozos también comenzaron a secarse, la poca agua que aún queda debe usarse con mucha discreción. Sí, nos está afectando gravemente el que se haya secado el río Mixteco”. Al igual que Crisóforo, sus vecinos tienen ganado vacuno y bovino que anteriormente llevaban al río a beber agua, pero “ahora las pobres vacas no tienen ni qué beber”.

La principal fuente de ingresos de Eustacio Pérez, otro de los campesinos de Tecomatlán, consiste en la crianza de ganado y la siembra de maíz, frijol y cacahuate; pero como “ya no tenemos agua ni para nuestros animales, ahorita los mantenemos con agua potable”.

Desde hace cientos de años, el maíz es el cultivo más relevante de la cultura agrícola, económica y social de la población mexicana. Su consumo anual per cápita es de 196.4 kilogramos y equivale al 20.9 por ciento del gasto familiar.

Por ello, el presidente de la Comisión de la Reforma Agraria del Senado de la República, Ángel García Yáñez, en un punto de acuerdo, propuso que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sedar) y las dependencias de desarrollo agropecuario de las 32 entidades federativas brinden apoyo financiero a los campesinos que han perdido sus cultivos.

Esta medida resulta urgente, agregó el legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), porque además de los siniestros provocados por la sequía, incluidos los incendios forestales, los productores rurales están enfrentando el azote de varias plagas que afectan sus cultivos. Estos apoyos, reconoció, no sólo permitirían resarcir a los campesinos sus pérdidas, sino evitarían que el precio de los productos agropecuarios se elevara; lo que repercutiría en la economía de los consumidores.

 

Urgen medidas de prevención

En Tecomatlán, uno de los municipios de la Mixteca poblana y por el que atraviesa el río Mixteco, la población alertó que éste se ha secado como consecuencia de la represa de San José Zocoteaca de Bravo, comunidad perteneciente al municipio de Santiago Tamazola, Oaxaca.

La falta de agua en el río Mixteco arriesga no solamente su flora y fauna endémicas, sino también las actividades agrícolas, pecuarias, forestales y turísticas, ocasionando pérdidas económicas significativas. Esta situación se genera en Axutla, Piaxtla, Acatlán y Chila de la Sal, municipios ribereños del Mixteco.

El doctor en ciencias atmosféricas por la Universidad de California Víctor Orlando Magaña Rueda aclaró que la falta de previsión gubernamental a las consecuencias de las sequías, ha empeorado el “desastre ecológico” que hoy afecta a la cuenca del río Balsas.

Frente a esta situación, las autoridades municipales organizaron una jornada de rescate de la fauna del río Mixteco, principalmente de peces y tortugas, y la llevaron a los criaderos de las instituciones educativas para evitar su extinción y devolverlas en cuanto el afluente recupere agua.

“En Puebla no existe inversión pública para mantenimiento de los sistemas hídricos; tampoco hay programas gubernamentales dirigidos a impulsar proyectos ambientales como obras de captación, reforestación, conservación de suelos, rescate de especies nativas de flora y fauna”, explicó Gabriel López Salvador, director del Instituto Tecnológico Nacional de México (ITNM), campus Tecomatlán.

Además, los directivos e investigadores del tecnológico –con las autoridades municipales– diagnosticaron la situación del río Mixteco para efectuar un proyecto que rescate sus recursos hídricos.

La alcaldesa de Tecomatlán, Araceli García Carrión, informó que, en días recientes, sostuvo una mesa de trabajo con la directora local de la Conagua en Puebla, Beatriz Torres Trucios, y el gobernador del Estado, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, “para tomar medidas y acciones concretas encaminadas a atender este grave problema”.

Una de las primeras acciones consistirá en que la Conagua reabra la compuerta de la presa Zocoteaca, en Oaxaca, para permitir el flujo normal del agua en el río Mixteco; en tanto que el mandatario estatal y el municipio financiarán la cava de un pozo profundo que garantice el abastecimiento de agua potable para la población.

Sin embargo, la alcaldesa declaró que ante la seriedad del desastre ambiental provocado por la sequía, se requerirá un plan conjunto a corto, mediano y largo plazo desde todos los niveles de gobierno y evitar consecuencias más graves de las que ya se observan.

“Sus mecanismos deberán priorizar en la protección de los ecosistemas y su recuperación. Es imperativo que aprendamos la lección para crear una estrategia considerando épocas lluviosas y secas”, señaló.

La región de Tecomatlán se caracteriza por ser una zona árida ya que, en los cauces de sus arroyos y barrancas, el agua únicamente fluye en la temporada de lluvias; y algunos ríos como el Mixteco, el Atoyac y el Nexapa la distribuyen en los municipios de la región.

El Monitor de Sequía de la Conagua ha determinado que la falta de lluvias y el calentamiento global son los factores más importantes de la escasez que hoy afecta a las redes de agua potable, de las áreas urbanas y los sistemas de irrigación destinados a la agricultura, la ganadería y la industria.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) estima que en la primera quincena de abril, más del 76 por ciento –de los dos mil 472 municipios del país– enfrentarán algún nivel de sequía, desde el anormalmente seco hasta la sequía excepcional.

Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Chihuahua, Querétaro y Sinaloa destacan entre los más afectados; y hasta el momento, entre los menos afectados, se encuentran algunos de los municipios de Baja California, Baja California Sur y Colima.


Escrito por Adrián Salazar

colaborador


Notas relacionadas

Señalan a pistoleros de la candidata del PT Clarissa Reyes Olaya como los responsables

Se recupera en el Hospital General “Dr. José G. Parres” de Cuernavaca, Morelos.

No hay trinchera para el mandatario poblano, ya que, si se trata de evaluar su gestión, también se le reprobaría.

Entre las entidades con mayor número de homicidios en enero y febrero están Guanajuato, con 481 casos; Estado de México, con 418; y Baja California, con 415.

“Son cosas que lamentablemente ocurren”, declaró el gobernador Rubén Rocha Moya.

En su último informe, el Monitor de Sequía en México, de la Conagua, reveló que un sistema anticiclónico en las regiones noroeste, norte, noreste y centro-occidente de la República propició un ambiente de caluroso a muy caluroso, con temperaturas mayores a 35°C.

Tras varias promesas incumplidas de los gobiernos federal y estatal, los habitantes del municipio de Zacualtipán de Ángeles, Hidalgo, ahora enfrentan un grave problema de escasez de agua.

Una eventual disputa entre Tamaulipas y Veracruz por el agua del río Pánuco se debe a que comparten sus riberas, por lo que sus gobiernos están obligados a negociar. A estas circunstancias se agregan la sequía y escasez de agua.

La Ciudad de México es la que ha permanecido 16 meses ininterrumpidos con el 100 por ciento de su territorio afectado por algún grado de sequía.

¿Será posible que, en estos tiempos de campaña electoral, las autoridades morenistas reaccionen con sensibilidad para que los pobladores, universitarios y turistas no corran riesgo de sufrir accidentes en la zona?

En San Luis Potosí, Morena, PVEM y PT) firmaron un convenio de coalición para ir juntos en el proceso electoral de 2024 para renovar la jefatura de Gobierno de la CDMX y tres estados más.

Más de dos mil personas de ocho comunidades de Tatahuicapan resultaron afectadas por el desbordamiento del río Pilapillo.

El panista Julen Rementeria del Puerto se bajó de la contienda por la gubernatura del estado de Veracruz y anunció que cerrará filas con el proyecto de José Francisco Yunes Zorrilla.

Los consumidores de menor poder adquisitivo se ven cada vez más imposibilitados para comprar artículos indispensables de calidad para su sustento.

El sondeo del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal revela que de las 50 ciudades más violentas, 16 se ubican en México, y Colima ocupa por segundo año consecutivo, el primer lugar.