Cargando, por favor espere...

Israel no puede ganar mediante la acción militar
La maldición del militarismo nos acecha no sólo en Israel, sino en todo el mundo y bien podría acabar con la civilización, incluso erradicar la vida compleja en el planeta Tierra.
Cargando...

Digámoslo sin rodeos: Israel no puede ganar a Hamás mediante la acción militar y sólo puede resolver la cuestión a través de un acuerdo político. La falacia de pensar que hay soluciones militares para lo que son esencialmente cuestiones políticas tiene un nombre. Se llama militarismo. La maldición del militarismo nos acecha no sólo en Israel, sino en todo el mundo y bien podría acabar con la civilización, incluso erradicar la vida compleja en el planeta Tierra.

Empecemos por la lógica de Gaza. En primer lugar, Israel ha infligido un nivel de daño en Gaza equivalente a algunos de los peores bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Dresde, Hamburgo, Hiroshima, Nagasaki. A estas alturas, bombas equivalentes al menos a dos explosiones de Hiroshima han arrasado gran parte de Gaza. Se calcula que 1.9 millones de personas, el 85 por ciento de la población de Gaza, han sido desplazadas, mientras que el 50 por ciento de las viviendas han quedado destruidas o dañadas, informa la BBC. Decenas de miles de personas han muerto. Hay más decenas de miles de heridos.

Sin embargo, Hamás sigue luchando e infligiendo daños considerables a las fuerzas israelíes. Utiliza los escombros como escudo y sale de sus túneles con uno de los grandes dispositivos de la guerra moderna, el lanzagranadas propulsado por cohetes, para derribar vehículos blindados. Israel se enfrenta a la realidad de la guerra de guerrillas, al igual que hizo Estados Unidos (EE. UU.) en Irak y Vietnam, y tanto EE. UU. como la Unión Soviética en Afganistán. A fuerzas militares enormemente superiores les resulta casi imposible eliminar ejércitos guerrilleros que cuentan con una importante base de apoyo popular, como hace Hamás.