Cargando, por favor espere...

Estación Kievskaya
Kievskaya Stantsia no solo representa el símbolo de amistad entre los pueblos ruso y ucraniano, sino también la unión de dos naciones soviéticas que demostraron al mundo entero que es posible aspirar a una vida digna y decoros.
Cargando...

Los pueblos ucraniano y ruso son países hermanos que, durante muchos años, estrecharon sus vínculos de amistad al más alto grado. Esta relación se inició en el Siglo XVII, cuando Ucrania fue invadida por Polonia y sus habitantes se vieron obligados a pagar impuestos y a realizar tareas humillantes, de acuerdo con su posición social. Los ucranianos acomodados se acercaron al imperio zarista en busca de protección y, durante varios siglos, convivieron y compartieron con los rusos una misma identidad cultural. Fueron leales al imperio zarista y, posteriormente, al régimen de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Sin embargo, cuando la Unión Soviética se desmoronó, la relación política y cultural de ambos pueblos también se rompió.  

Antes de que se enfriara la relación entre Ucrania y Rusia, compartieron un mismo ideal y cuando Nikita Jruschov se convirtió, en 1953, en la máxima autoridad de la URSS, dedicó una estación del metro en Moscú a su bella y amada Ucrania para simbolizar la hermandad de ambos países. Para diseñarla, se efectuó en Kiev un concurso en el que participaron 42 proyectos elaborados por los mejores arquitectos, ingenieros y artistas de Ucrania.

En la decoración de la Kievskaya Stantsia, como se pronuncia en ruso, prevaleció el arte barroco ucraniano. Está adornada con mármol blanco, proveniente de la cantera de Koyelga, de la región de Los Urales, la única fuente de mármol blanco en manos de la Unión Soviética en aquel tiempo, material que también está presente en las estaciones Aleksandrovskii Sad, Ojotni Riad y la impresionante Kropotkinskaya.

En la parte superior de los arcos de la Kievskaya hay 24 medallones con frescos que muestran al pueblo ucraniano en actividades de trabajo y ocio. Están representados estudiantes y dos jovencitas que bordan un retrato del gran poeta ucraniano Tarás Shevchenko; asimismo, están representados pescadores en el mar de Azov, ingenieros, científicos, danzarinas; tres mujeres que tocan un instrumento musical conocido como bandura; segadores, algodoneras, recolectoras de manzanas, trabajadores ferroviarios, productores de acero, constructores de máquinas, mineros, veteranos y estudiantes de la escuela vocacional, campeones olímpicos y un jardín de niños.

En la parte superior de la plataforma, donde pasan los trenes, pueden apreciarse paneles de flores silvestres del campo ucraniano como amapolas, acianos, menuditsas (pulmonarias), cardos, consueldas, primaveras y otras más. Al final del vestíbulo se ubica un panel relativamente grande, que conmemora el tercer centenario de la reunificación entre Rusia y Ucrania. En este panel se aprecian hombres, mujeres y niños vestidos con trajes nacionales ucranianos quienes observan la danza de una joven. El panel es colorido y muy iluminado, debido a que su realización corrió a cargo de maestros de la capital ucraniana que dominaban el arte de los íconos, pinturas propias de la religión ortodoxa rusa. Del techo cuelgan impresionantes candelabros que se asemejan ligeramente a bulbos y que, por su belleza, fueron tomados como modelos para otras estaciones.

El piso está revestido con granito gris de Yanstev, de la región de Zaporoshye de Ucrania; a lo largo del perímetro de los pilones se usó mármol Salieti, de las canteras de Georgia. Las torres están revestidas con mármol blanco y decorado con elegantes motivos ornamentales ucranianos y cerámica de colores.

Por su magnitud, grandeza e importancia, Kievskaya Stantsia no solo representa el símbolo de amistad entre los pueblos ruso y ucraniano, sino también la unión de dos naciones soviéticas que demostraron al mundo entero que es posible aspirar a una vida digna y decorosa; que el deporte, la cultura y la educación son fuente de la transformación plena del hombre.


Escrito por Romeo Pérez Ortiz

Doctor en Fisica y Matematicas por la Universidad Estatal de Lomonosov de Moscu, Rusia


Notas relacionadas

Si alguien puede plantarle cara al imperialismo y al fascismo, nuevamente abrazando la causa de la humanidad entera, es Rusia. Un pueblo “con corazones libres e inteligencias libres”.

"No vamos a interferir en los asuntos internos de Afganistán y mucho menos involucrar a nuestras Fuerzas Armadas en un conflicto de todos contra todos", dijo Putin

En Rusia, el estudio de las ciencias de la computación comienza en el quinto año de primaria e incluye sistemas, lenguajes y programación, computadoras y la historia de la tecnología informática.

A finales de este año, Rusia suministrará en total a los países africanos hasta 200 mil toneladas de cereales de manera gratuita.

La operación militar de Rusia en Ucrania marca el fin de la globalización “que hemos vivido en las últimas tres décadas”, sostiene el director ejecutivo de la gestora de inversiones BlackRock, Larry Fink.

La historia, que no se olvide nunca, la hacen los pueblos y hoy, los pueblos, tienen la palabra.

La historia se repite. EE. UU. y la OTAN atacan a Rusia usando a ¡los nazis ucranianos! como punta de lanza. Arguyen, ayudados por la prensa, que Vladimir Putin anexionó Crimea e invade Ucrania.

La vacuna mostró su efectividad y seguridad, según los resultados de los ensayos clínicos.

El inmenso territorio ruso, sus abundantes recursos naturales y su educada población, son un ambicioso proyecto de dominación de EE. UU., como en su tiempo de Adolfo Hitler. Ahora, usando a Ucrania, la acosa.

Hay más de 40 personas fallecidas y otras 130 resultaron heridas.

Rusia condenó el ataque con armas de fuego ocurrido este jueves en la Embajada de Cuba en Washington.

En su discurso, en el foro del club Valdái, celebrado en la ciudad rusa de Sochi, el mandatario equiparó los valores modernos occidentales con el dogmatismo bolchevique, y en su lugar abogó por el "conservadurismo racional".

Los defensores del libre mercado, que han impuesto el neoliberalismo en muchos países, hoy están perdiendo la batalla en su propio terreno.

El vicecanciller y ministro de Economía de Alemania, Robert Habeck, reconoció que su país apostó por un modelo basado en la compra de gas ruso barato.

Este martes, cinco países se unieron de manera oficial a los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), dado que ya habían hecho la petición desde el 2023.