Cargando, por favor espere...

¡Ay de los salvadores de Occidente!
Mientras Zelensky, en medio de una crisis de credibilidad por una guerra que no puede ganar, plantea la amenaza de Rusia para obtener más dinero, EE. UU. está gastando los restos de su credibilidad apoyando a Israel en una operación militar que no se puede permitir perder.
Cargando...

No hay revolucionario que, antes de convertirse en héroe nacional, no haya sido considerado terrorista por los regímenes que pretendía derrocar.

Pero es raro que un héroe nacional se convierta en terrorista. En ambos casos todo depende de quién está destinado a ganar o perder. Después de ocho años de guerra civil y dos años de guerra contra Rusia, Ucrania parece destinada a perder. No se trata simplemente de una observación objetiva de la situación sobre el terreno y de los resultados obtenidos por las fuerzas sobre el terreno: las fuerzas ucranianas están en las últimas y después de haber desperdiciado el armamento, el dinero y la ayuda recibidas, no están en condiciones de avanzar o establecer una defensa. Rusia, después de iniciar una guerra de “ahorro”, comprometiendo pocas fuerzas y gastando las inmediatamente disponibles en penetraciones tácticamente separadas y descoordinadas, pasó a la defensa fortificada de la línea del frente contra la cual terminó la irreal contraofensiva ucraniana.

La perspectiva de una guerra larga, ya prevista por Moscú a nivel político e industrial, se consolidó con la movilización de otras fuerzas y la preparación del próximo ataque para conquistar la orilla oriental del Dniéper. Sin ayuda externa o con poco más que ayuda simbólica, Ucrania será incapaz de reaccionar o incluso resistir. La desnazificación que Rusia impone como requisito previo para la conclusión del conflicto no está dirigida a Ucrania, sino a sus actuales dirigentes. El presidente Zelensky lo sabe bien y por eso su activismo casi histérico hacia Estados Unidos (EE. UU.) y otros patrocinadores occidentales es en realidad la admisión explícita de su desesperación. Sin embargo, pide sin conceder nada, elevando la amenaza global rusa y reivindicando para sí el papel de salvador del Occidente liberal y democrático.

Un Occidente que (quizás) era así antes de su aventura y que ya no lo es. Una amenaza que sólo la propaganda más vulgar puede considerar realista. Zelensky sigue pidiendo sin mostrar gratitud por lo que ha recibido hasta ahora (un pecado grave para un vasallo), aunque en realidad tiene muy poco que agradecer. Los estadounidenses dicen que los ucranianos querían decidir qué hacer y por eso fracasaron en la contraofensiva. Crearon un falso mito de invencibilidad al atribuir a los ucranianos todas las operaciones de sabotaje, la destrucción de gasoductos, represas y barcos rusos, como si las armas, las instrucciones, el personal y la información necesarios para tales operaciones vinieran del Padre Eterno.

En realidad, mientras que sobre el terreno la guerra está destinada a durar mucho tiempo y desgastar a Ucrania mucho más de lo que desgasta a Rusia, Zelensky comienza a ver los grandes méritos que se le atribuyen como el comienzo de la descarga de la responsabilidad por la guerra. Probablemente ve acercarse el día en que, de ser un héroe y célebre favorito de todas las mujeres de la política occidental, pasará de los besos a la frialdad y el aislamiento y terminará siendo criminalizado como terrorista de Estado. De hecho, sobre él se cierne la perspectiva de ser acusado de todos los crímenes de guerra cometidos en Ucrania por sus adversarios. Y aquí sí sus aliados que lo incitaron a la corrupción y a la autodestrucción tienen poco qué decir, en lugar de apoyarlo, el pueblo ucraniano tiene mucho qué decir, con sus muertes, refugiados, destrucción, tres generaciones perdidas –desde jóvenes enviados al matadero hasta los de setenta años reclutados para el suicidio colectivo– y pocas esperanzas de autonomía y reconstrucción. Zelensky sabe bien que corre este riesgo y sabe que una simple disminución de la voluntad estadounidense de seguir suministrando armas y equipos es suficiente para provocar la retirada de la OTAN y de Europa. Y entonces serán los ucranianos, los americanos y los europeos quienes exigirán cuentas de los miles de millones de dólares que acabaron en los bolsillos de sus dirigentes, de sus aventuras políticas y de sus desgracias militares, de su obstinada presunción de rechazar cualquier diálogo y compromiso honorable y de la criminal arrogancia de no poner límites a la guerra y al sacrificio de todos.

Mientras Zelensky, en medio de una crisis de credibilidad por una guerra que no puede ganar, plantea la amenaza de Rusia para obtener más dinero, EE. UU. está gastando los restos de su credibilidad apoyando a Israel en una operación militar que no se puede permitir perder. Hay combates en Gaza, pero no es una guerra. Habría sido una guerra si Hamás hubiera sido reconocido como un enemigo legítimo y su acción brutal se hubiera considerado una incursión militar, un golpe de Estado o un ataque preventivo. Los directamente responsables de las atrocidades habrían sido criminales de guerra y habrían sido tratados en consecuencia. Habría sido una insurrección armada, también prevista y regulada por el derecho internacional, si Israel hubiera reconocido, como hizo la ONU, su condición de potencia ocupante de la Franja. Pero no es así; EE. UU., Israel y sus clientes y amigos han optado por considerar a Hamás una organización terrorista y a la población de Gaza enteramente culpable. Por lo tanto, la operación de las llamadas Fuerzas de Defensa de Israel es una represalia, un castigo indiscriminado y desproporcionado contra toda una población, una masacre deliberada, una violación persistente del derecho internacional y un crimen contra la humanidad como no se ha visto en décadas. La represalia equivalente por un ataque terrorista llevado a cabo por EE. UU. contra Al Qaeda en Afganistán resultó en la retirada incondicional de EE. UU. después de veinte años de ocupación militar. Al Qaeda y sus sucesores siguen presentes en todo el mundo como ideología y militancia. En este caso es Israel el que no conoce límites y está claro que las advertencias verbales del presidente Biden al apoyar a Netanyahu, rápidamente desmentidas por los hechos y la alimentación de las fuerzas israelíes, no se refieren al respeto de la ley ni a las víctimas inocentes, sino al tiempo para llevar a cabo la masacre. Debe completarse antes de que el asunto interfiera directamente con la campaña electoral estadounidense que culminará el próximo verano antes de las elecciones de noviembre. Entonces, unos seis meses. Sin embargo, el objetivo que se ha marcado Israel con la eliminación completa de Hamás y la destrucción de las estructuras en Gaza “cueste lo que cueste” no podrá alcanzarse en el tiempo que necesita la actual presidencia estadounidense. Hamás será eliminado de Gaza, pero palestinos y no palestinos que no pertenecen a Hamás ya se encuentran entre los combatientes. A este ritmo, en seis meses la movilización islámica podría ser importante, las víctimas serían 50 mil, de los cuales 30 mil serían mujeres y niños.

La amenaza rusa evocada por Zelensky tiene cero probabilidades de hacerse realidad, mientras que la de un conflicto en Oriente Medio y el Mediterráneo con Israel y EE. UU. en el centro es casi una certeza. En el conflicto de Ucrania, Rusia se abstuvo de utilizar bombardeos tácticos incendiarios y nucleares contra la población a pesar de poseer los medios. En Gaza, esos bombardeos israelíes están a la orden del día y la amenaza nuclear acecha precisamente porque Israel no reconoce ningún límite, incluso si lo impone EE. UU. o el derecho internacional. Las experiencias iraquí, libia, siria y afgana deberían haber enseñado a EE. UU. y a sus aliados occidentales que no todo se puede solucionar con las armas y que es necesario poner límites a la guerra antes de que se pierda o que la victoria de las armas conlleve una derrota política y civilizatoria. Ucrania y Gaza dicen que no se ha aprendido nada y que todos somos responsables de sus conflictos.


Escrito por Fabio Mini .

Comentarista de cuestiones geopolíticas y estrategia militar. Escribe para diversos medios y es miembro del comité científico de la revista "Geopolítica".


Notas relacionadas

El Lago de Pátzcuaro agoniza a la vista de todo el mundo. Hay quienes se atreven a asegurar que sólo le quedan 30 años de vida.

La historia del color azul en el arte es curiosa. No sólo ha ocupado un lugar central en la música o la poesía, sino también en la pintura. En la cotidianeidad es tal vez el color que más vemos.

Ante la ola de violencia contra los rusos habría que recordarle al mundo cuánto le debemos a Rusia. En este artículo recomiendo dos libros imprescindibles para entender la Rusia de hoy.

El mundo avanza hacia una reconfiguración del sistema económico, social y político con mayor sentido humanitario. Los intentos de someter a Rusia y China han fracasado; y no hay posibilidades de que prosperen en el futuro.

El gobierno de la 4T se parece más al fascismo que otros Estados autoritarios, por lo que su análisis es crucial. En este artículo describo cómo surgió el fascismo y sus características como forma de gobierno.

La construcción de un mundo multipolar que trabaje en armonía y se desarrolle integralmente, con una visión de futuro compartido, como promueve la iniciativa del presidente de China Xi Jinping, es fundamental para garantizar la paz y el desarrollo integral de todos los países del mundo.

Si, como pregona López Obrador, hoy hay menos pobreza y ya derrotó al neoliberalismo, ¿cómo explicar, entonces, la emigración masiva de mexicanos en busca de mejor vida en otra parte, arriesgando incluso la vida para cruzar la frontera?

Nos enfrentamos ahora a un “nuevo” estado de excepción. Ante el desplome inminente de un sistema, no tardaron en limpiar la “pizarra mágica” en la que antes escribieran “nazismo” para poner en su lugar “Moscú”.

Colaboro a informar a mis posibles lectores del genocidio que se lleva a cabo en la Franja de Gaza, mientras, Joseph Biden, fiel a sus intereses y prioridades, exige más dinero para matar a inocentes de Gaza y el Donbás.

Por fin, la geopolítica se mueve en el sentido de Corea del Norte, un país que hace 7 años ya soñaba con hundir un portaaviones de propulsión nuclear estadounidense “de un solo golpe”. La cuestión es que esa fantasía sigue sin ponerse a prueba.

Lo que respalda al dólar reside en la creencia de la fortaleza económica de EE. UU., su crecimiento continuo y la posibilidad de pagar sus deudas, respaldo que se erosiona cada día más.

La violencia en Texcaltitlán preocupa a todos los habitantes del Edomex porque se preguntan si la pasividad y lentitud con que Delfina Gómez reaccionó en este municipio será la tendencia habitual de su gobierno.

El 27 de enero de 1944 terminó uno de los episodios más trágicos de la Gran Guerra Patria. La memoria del Bloqueo de Leningrado es nuestra conciencia y nuestra responsabilidad. Hoy vemos cómo en varios Estados distorsionan deliberadamente los eventos de la guerra.

Aquí plasmo algunas manifestaciones recientes de cómo miente la prensa occidental, por eso hay que aprender a informarse. “Nuestro vino es amargo, pero es el nuestro” dijo José Martí. Debemos aprender a tomar nuestro vino por amargo que sea.

En Tecomatlán, Puebla, miles destacan el legado del joven fotógrafo y destacado productor audiovisual.

Edición impresa

Editorial

Guerrero, entidad fuera de control


La rabia y la indignación, así como la exigencia de justicia y acción rápida de las autoridades correspondientes son resultado de la actitud omisa del gobierno del estado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1129