Cargando, por favor espere...

Arde Francia
Francia y el mundo deberán buscar a sus representantes en el seno de su propia clase obrera. Los franceses, que históricamente representaron lo más despierto de Occidente, han encendido nuevamente la chispa de la insurrección.
Cargando...

Durante décadas, la idea del sueño occidental ha estado presente en la imaginación de cientos de millones de seres en todo el ancho mundo. A las grandes masas de los países llamados eufemísticamente “subdesarrollados”, por no decirles pobres y explotados, se les muestra la felicidad de los países occidentales como un triunfo palpable del sistema. La ilusión del paraíso occidental se sostenía en que la vida de este pueblo, no solo de las élites que controlan la riqueza o que gobiernan el país, era una vida de prosperidad y, sobre todo, de seguridad plena, que es lo más cercano a una definición certera de felicidad. En el imaginario universal se ha grabado la certeza de que si en tres cuartas partes del planeta el capitalismo significa destrucción, caos y miseria, existe una cuarta parte privilegiada en la que todos los seres viven plenos de felicidad. La credibilidad del sistema radica en que el capitalismo es funcional en el “primer mundo”, por lo que la destrucción del tercero es justificable y necesaria. Sin embargo, esta credibilidad comienza a mostrar fisuras cada vez más alarmantes.

El dos y tres de marzo de 2023, el Instituto Francés de Opinión Pública (IFOP), en un sondeo de opinión sobre el clima social del país, «señala que el 48% de los ciudadanos están “indignados” y que “casi uno de cada dos desea (...) un estallido social» (Le Monde diplomatique). La mitad de la población en Francia, cuestionada sobre la reforma a las pensiones que pretende imponer el presidente Emmanuel Macron, prefiere un estallido social antes que permitir que aumente la edad para la jubilación de 62 a 64 años. Los franceses entienden bien lo que significa un “estallido social”. Detonaron con la toma de la bastilla en 1789 toda una oleada de revoluciones en Europa; decapitaron, en 1793, al rey Luis XVI, desterrando a la Monarquía; en 1848, miles de trabajadores bañaron con su sangre las principales calles de París para defender a Francia de la reacción y la contrarrevolución; más aún, en 1871, al frente de decenas de miles de obreros, un grupo de comuneros tomó París e instauró el primer gobierno proletario de la historia. Si algo queda claro es que esta nación tiene conciencia histórica y cuando habla a favor de un estallido social, sabe muy bien de qué habla.

¿Es suficiente el aumento en la edad de jubilación para justificar un “estallido social”? Posiblemente parezca no serlo, pero las revueltas en París y en varias ciudades del país galo por el decreto de Macron sobre la reforma en las pensiones indican lo contrario. El actual presidente de Francia no parece pensar en echar marcha atrás a pesar de que «tres cuartas partes del pueblo francés se oponen a los recortes (…) y dos tercios quieren una huelga general para bloquear la economía e impedir su adopción» (WSWS.org). El impopular impacto del recorte solo pudo hacerse posible mediante la imposición. No hubo una votación parlamentaria para aprobar la reforma; fue impuesta por la primer ministra Elisabeth Borne, gracias a un artículo casi dictatorial de la constitución que permite estas reformas sin estar sujetas a votación. Las consecuencias: más de tres millones y medio de franceses tomando las calles; represión policiaca; cientos de detenidos y un llamado a la “huelga general” para paralizar toda Francia y obligar al gobierno a deponer la reforma. Hoy París tiene más aroma de Bastilla que de capital del amor.

La reforma por sí misma no provocaría en cualquier otra circunstancia una movilización y un despertar político de tal envergadura. Lo que vemos en Francia es el cansancio, el agotamiento de un sistema que, en aras de no sacrificar su esencia, de negarse a planificar la producción y distribuir más equitativamente los ingresos, pretende devorarse el último bocado que ha dejado intacta la privatización, el último resquicio de protección de la clase trabajadora que era, hasta ahora, el control estatal de los servicios públicos. Atentar contra la edad de jubilación es pisar un campo minado, pero al parecer el capitalismo y la grosera y antipopular política neoliberal se están quedando sin opciones. La oligarquía financiera, a la que representa Macron, ha mostrado los dientes; va en Francia, y en Occidente todo, por las conquistas que a los trabajadores les costó siglos obtener. El sueño capitalista se torna pesadilla; y esto apenas comienza.

Una última consideración a modo de advertencia. La tan impopular medida fue censurada por algunos miembros del parlamento entre los que destacan, sobre todo, los partidos de la derecha y la ultraderecha, encabezados por Charles Cousen y Marine Le Pen. Solo un grupo de la izquierda, el Partido Francia Insumisa, al frente del cual está el popular pero poco determinante Jean-Luc Mélenchon, se sumó a la censura. No fue siquiera el encargado de hacerla. Suenan ya las campanas a duelo por la izquierda neoliberal, Francia y el mundo deberán buscar a sus representantes en el seno de su propia clase obrera. Los franceses, que históricamente representaron la parte políticamente más despierta de Occidente han encendido nuevamente la chispa de la insurrección. Posiblemente las manifestaciones se detengan en algún momento; pero la advertencia está hecha para Francia, para Europa y para el capitalismo en su conjunto. El sistema comienza a mostrar fisuras y el descontento social es apenas una muestra de ello.


Escrito por Abentofail Pérez Orona

COLUMNISTA


Notas relacionadas

El mundo está siendo testigo hoy en día de lo que la opinión pública reconoce como una “tragedia política”.

Esta entrevista ha sido ya vista por cientos de millones de personas. EE. UU. y aliados están fracasando en su guerra mediática, mientras vamos conociendo las ideas de aquellos que quieren un mundo más justo para la humanidad.

Según el Inegi, hay 17 millones de mexicanos que no tienen empleo, 48 millones están subempleados o trabajan menos horas de las que tienen disposición; y el 56 por ciento de los mexicanos “empleados” está en el sector de la informalidad.

El diputado Jorge Romero urgió a los gobiernos de Michoacán y al federal, a que garanticen la seguridad de todos los mexicanos.

Hoy estas personas, en su mayoría humildes, se enfrentan a dos graves pandemias: El Covid-19, que se encuentra en su etapa más álgida y los grupos delincuenciales.

¿Qué pensará la sociedad cuando se vea reprimida, golpeada o herida por la GN, integrada no por civiles, sino por militares? No hay duda de que la confianza del pueblo hacia su Ejército podrían desaparecer.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el lunes que su país respondería militarmente si China interviene en Taiwán por la fuerza. “Ese es el compromiso que asumimos”, dijo a periodistas en Tokio.

El General Luis Crescencio Sandoval desprestigia al “Ejército mexicano poniéndolo en brazos del Presidente, ese Ejército que es de todos los mexicanos”, acusó Vicente Fox.

Una vez diseñado el mapa, podrían suscribir convenios con los órganos de seguridad del país a fin de observar las zonas de alto riesgo para los próximos comicios.

¡Imposible! Tal solución no es un asunto de reconciliación; los seres humanos son conscientes de sus diferencias de clase y no pueden fraternizar de un año a otro o de una década a otra.

“Desde que cerraron la L1 hago una hora más para llegar a casa”, revela Don Juve, empleado del Metro, quien desde hace 30 años usa la "línea rosa", y que expertos advierten, el primer tramo se reabrirá en 2024.

Después de que durante 20 años, tres partidos se hayan alternado el poder, la defensa de la autonomía del INE tiene un mérito mayor: evitar que por vía institucional, un Presidente se erija en amo y dueño del país.

Ya se ha instalado, en una agenda cuyos adictos crecen diariamente, la cuestión de la IA. Abordaremos el tema desde el sentido común del pensamiento popular para analizar este fenómeno que nos introduce en un futuro que ya está entre nosotros.

En efecto, el orden capitalista norteamericano lleva décadas aplicando políticas que socavan al orden social.

Por medio de carteles con sus rostros, difundidos en plazas públicas, redes sociales y medios de comunicación, los diputados de oposición, quienes rechazaron la Reforma Eléctrica, son expuestos ante la ciudadanía como “traidores a la patria”.

Edición impresa

Editorial

La salud mexicana al término del sexenio


Dinamarca es el punto de comparación que eligió AMLO desde el principio para prometer una atención médica de primer mundo para todos los mexicanos.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1134