Cargando, por favor espere...

El internacionalismo proletario en la poesía de Mirta Aguirre
Su poema Palabras por los niños de Kerch, aborda uno de los aspectos más escalofriantes de la Segunda Guerra Mundial: el asesinato en masa de niños (lo más preciado de una sociedad) en los territorios soviéticos ocupados por las tropas de Hitler.
Cargando...

Si yo volviera a nacer,

quisiera en la mar vivir.

Velas quisiera zurcir,

redes quisiera tejer.

Barca quisiera tener,

remos para ir y venir.

El alba, para salir;

la tarde, para volver.

Y Cuba, para morir.

Y Cuba, para nacer.

 

Así canta a su patria cubana, por la que luchó toda la vida, la escritora, crítica literaria y poetisa revolucionaria Mirta Aguirre Carreras (18 de octubre de 1912-ocho de agosto de 1980). Comenzó muy joven una deslumbrante trayectoria política e intelectual: en 1932 ingresó en el Partido Comunista de Cuba. Se exilió en México durante la dictadura de Antonio Machado. Su participación fue determinante en diversos organismos antiimperialistas, juveniles, obreros, feministas y de vocación cultural; fue colaboradora de numerosas publicaciones periódicas. En 1947 le fue otorgado el premio periodístico Justo de Lara y ganó el concurso convocado por el Lyceum Lawn Tennis Club por su ensayo Un hombre a través de su obra: Miguel de Cervantes Saavedra.

Un espíritu tan brillante, forjado en los ideales más elevados de la humanidad, no podía sino adherirse a la Revolución Cubana, siempre en la primera línea de la batalla cultural e intelectual de su pueblo. A su muerte, dirigía el Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba y estaba propuesta para recibir el título de Doctora en Ciencias Filológicas.

El internacionalismo proletario, ese al que aludía El Ché como la capacidad de sentir “en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo” ha sido uno de los ejes de la Revolución iniciada por Fidel Castro y un puñado de héroes el 26 de julio de 1953 y al que Mirta Aguirre se adhiere con pasión. Esta solidaridad con los pueblos sufrientes de la tierra la hace escribir Palabras por los niños de Kerch, poema en el que aborda uno de los aspectos más escalofriantes de la Segunda Guerra Mundial: el asesinato en masa de niños en edad escolar en los territorios soviéticos ocupados por las tropas de Hitler; no se trata de la muerte de elementos de tropa, sino del aniquilamiento de lo más preciado para una sociedad: sus hijos. Mirta Aguirre llama a no olvidar estas masacres, que aún hoy horrorizan al mundo.

 

                               Cuando los nazis invasores de la URSS

                               ocuparon Kerch, ordenaron que todos

                               los niños fueran a la escuela…

 

Escuchadme, sonrientes mujeres, descuidados hombres,

amas de casa que discutís la calidad del pan y diariamente

repasáis los botones a la ropa blanca;

escuchadme, vosotros que vais a la oficina o a la fábrica,

grávidas esposas,

campesinos que habláis del precio injusto del tomate,

muchachos deportistas,

directores de orquesta.

Escuchadme vosotros,

los que sois los normales ciudadanos de pacíficas tierras,

los cotidianos seres,

vosotros que coméis a vuestras horas y coméis en vuestra mesa conocida,

donde el salero tiene un sitio fijo a la izquierda del padre.

Allá es otro planeta. Un desbordado,

negro planeta de terror y angustia.

Y yo no podría hoy hablaros de otra cosa

sino de niños. De doscientos

cuarenta y cinco niños.

Alguien, en Kerch, mandó que fueran a la escuela.

Aún entre la sangre y el rencor y el odio y la venganza,

las madres supieron encontrar pan fresco,

suaves hogazas rubias,

redondeadas manzanas,

un poco de almíbar rezagado, alguna

alegre, dorada, joven, mágica ciruela.

Porque aun cuando hay guerra y sombra y odio,

los niños tienen hambre en la escuela a mediodía.

Salieron con sus libros, con sus plumas, sospechosas

de suciedad las hojas del cuaderno.

Y a las seis de la tarde no volvieron, ni a las siete.

Y no volvieron a las nueve de la noche.

Ni al otro día, ni al otro, ni el domingo.

Después los encontraron.

Amasijo de fango y plomo y muerte.

Y manzanas pudriéndose.

Y dulces panes tiernos empapados de sangre.

Y lápices y libros empapados de sangre.

Y en torno, ese universo extraño de cuchillas,

de cuerdas y pedazos,

de motas de algodón y esfera de cristal y cosas,

que habita sin cesar las ropas de los niños,

empapado de sangre.

¡Y ahora, decid vosotros, contestadme vosotros

si es posible vacilar un instante!


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Del 22 al 25 de noviembre se realizará la quinta edición de “El Tianguis de Pueblos Mágicos”, en Pachuca, Hidalgo, en la que participarán 174 de las 177 comunidades de todo el país.

En su corta vida fundó la Sociedad Literaria Nezahualcóyotl junto a Agustín F. Cuenca y colaboró en El Federalista, El Domingo y El Renacimiento.

El reportaje de la televisora alemana DW "La guerra sucia en Yemen", de los periodistas franceses Guillaume Desquié y Nicolas Jaillard, revela que en Yemen ha existido una agresión sistemática de EE. UU. y algunos de sus gobiernos títeres.

La Ciudad de México y Corea del Sur son los invitados en esta ocasión. En la capital del país, la sede por demás emblemático será el  Salón Los Ángeles de la colonia Guerrero en la alcaldía Cuauhtémoc.

Sus ideas políticas fueron muy polémicas, por lo que se cree que se conspiró en contra de que obtuviese el Premio Nobel de Literatura.

¿Es real la superioridad de la música clásica? Su buena reputación reside en dos elementos: Beethoven y todo el romanticismo alemán; y la evidencia que nos ha proporcionado la neurología durante los últimos años y su relación con la música en general.

La cinta presenta la vida del primogénito del rey Enrique IV, Enrique V (Timothée Chalamet), quien vive en la vagancia cuando es informado por su padre que no será el sucesor a la corona de Inglaterra.

De familia humilde con pretensiones de nobleza, fue un niño precocísimo

Hay obras cinematográficas que reivindican la esencia justiciera genuinamente libertaria del mítico héroe, la más famosa y la que plantea de forma clara y profunda el hondo significado de la epopeya de este héroe, es Espartaco (1960), de Stanley Kubrick.

Basada en hechos reales, la cinta se desarrolla en E.U., en la época en que el crack, más barata que la cocaína pura y más adictiva, se había convertido en la droga más consumida y generaba más ganancias para los narcotraficantes.

Poeta originalísimo, poseedor de un estilo propio. Sorprende su manejo de arcaísmos, cultismos y neologismos ante los que el lector no puede quedar indiferente.

Con el tema “Nuestra huella en el planeta”, la agencia de fotoperiodismo Cuartoscuro lanzó su convocatoria para su 22° Concurso Latinoamericano de Fotografía 2022.

"Libre y cautiva", poemario considerado la obra más lograda de la panameña, "Canción en elegía (A una perra fiel)", homenaje a su mascota, y "Casi diálogo con mi perro viejo", son algunos de sus poemas.

En la tercera parte de "Manuel Fernández y el itinerario de la muerte", denuncia la miseria y la desesperanza de los mineros.

El Concurso de Declamación está hecha por niños y dedicada a los niños, a través de la melodía de bellas poesías como “El violín de Yanko”, “Tu risa”, “Del trópico”, “Vera violeta”, entre otras.