Cargando, por favor espere...

La misión “terrestre” de la poesía
En el poema Nosotros en la tierra, el guatemalteco Julio Fausto constataba que algún día el hombre llegaría a la Luna, pero que los beneficiarios, otra vez, tampoco serían las mayorías empobrecidas del mundo capitalista.
Cargando...

A lo largo de la historia, los poetas que han cantado a la Luna son legión; el satélite terrestre, con toda su belleza y misterio, ha sido fuente de incontables mitos y, dada su demostrada influencia en el movimiento de las mareas y en el desenvolvimiento de numerosos ciclos de la naturaleza, objeto de estudio científico; durante los años 60’s del Siglo XX, en plena Guerra Fría, la Luna se convirtió en un codiciado botín para dos grandes potencias. El 20 de julio de 1969, la noticia del alunizaje de una misión tripulada estadounidense daba la vuelta al mundo; cierta o falsa –porque después del primer revuelo nada se ha sabido de su colonización–, aquella noticia daba ventaja al viejo sistema explotador en su carrera para recuperar la hegemonía mundial; Estados Unidos había plantado su bandera en un territorio recién conquistado: la Luna.

Pero hoy pocos recuerdan la discusión –previa al exitoso alunizaje del Apolo 11– de filósofos, científicos y poetas en torno a la viabilidad, pero sobre todo cuestionando la necesidad de colonizar la Luna, habiendo tantos problemas de índole terrestre sin resolver: el hambre, la enfermedad, la falta de vivienda y escuelas para millones de terrícolas. Y los poetas de esta generación rompían con aquel estereotipo del enamorado fijando la mirada en el cielo nocturno para orientar sus plumas hacia asuntos harto terrenales.

El guatemalteco Julio Fausto Aguilera (1928-2018) es autor de más de 20 libros, pero hoy nos ocuparemos de Nosotros en la tierra, publicado en 1967 dentro de Poemas fidedignos. Lejos de incurrir en el error, tan conveniente para las minorías privilegiadas, de considerar al poeta una especie de adivino, de profeta capaz de viajar en el tiempo o de adivinar el futuro, conviene entender el alcance y la profundidad de su reflexión en torno a los problemas urgentes para la humanidad. No es que hubiese profetizado el éxito de Neil Armstrong y sus promotores; simplemente constataba que tarde o temprano el hecho ocurriría, pero que los beneficiarios de tal empresa esta vez tampoco serían las masas empobrecidas del mundo capitalista.

Hoy unos hombres han tocado la Luna con las manos –anuncia el poeta–, pero la humanidad sufriente sigue siendo la misma, porque la misión sigue siendo de este mundo. Y los poetas de hoy, reconoce Fausto Aguilera, se deben al pueblo sufriente, que jamás irá a la Luna.

 

Hay ansias cosmonautas,

ansias galardonadas,

como de buzo que ya toca fondo.

Empínanse unos hombres

hasta alcanzar la Luna;

ella, antes tan lejana,

solamente princesa de cuentos maravillosos;

ella, la Luna, tan solo atrapada

en los espejos de las aguas en calma,

hoy ha sido alcanzada de verdad por las manos

de unos cuantos hombres terrestres

que han colocado una bandera

y otra en sus estepas,

han bautizado sus áridas montañas,

y uno y otro se adjudican la conquista.

En tanto,

aquí en nuestro planeta,

en nuestra vieja Tierra,

hay desconcierto.

Esta Tierra,

ya chica y desdeñada,

es, sin embargo, inmensa;

hay muchos, muchos hombres

que, residiendo en ella,

no han recorrido ni una millonésima parte

de su gran superficie.

 

Y hay miles, cientos de miles,

millones de habitantes

que, siendo así de inmensa

                  [nuestra Tierra,

no tienen una mínima porción

en donde levantar una pequeña casa

a fin de resguardarse

del Sol, que todavía es Sol y quema,

y de la lluvia, que aún es lluvia y moja;

mucho menos disponen

de una parcela en donde sembrar su semilla

que se convierta en pan. Y tienen hambre.

Los cosmonautas,

ambiciosos poetas,

emprenden difíciles vuelos;

sueñan con trascendentales conquistas;

inician, fascinados,

un himno de resonancia universal.

Pero nosotros, los poetas,

dolidos de estos muchos hombres;

nosotros,

carne de su carne doliente,

hemos de quedarnos aquí en la Tierra,

en esta Tierra ya pequeña,

pero a la vez tan grande, tan ancha de dolores;

Tierra tan espaciosa

y tan ajena, herencia de unos pocos.


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Publicado en 1920 y con dedicatoria a otra grande de las letras hispanoamericanas, Gabriela Mistral, el poema Letanías de la tierra muerta, de Alfonsina Storni, es una obra maestra de la lírica universal.

Para establecer un movimiento social exitoso se necesita conocer al sistema, en constante cambio; comprender la dinámica social capitalista requiere, de acuerdo con Lenin, estudiar las contradicciones fundamentales del mismo...

Su obra ha sido traducida a varios idiomas y distinguida con los premios. De su repertorio destacan Las muertes (1951) y Los juegos peligrosos (1962) y Cantos a Berenice (1977) y Con esta boca, en este mundo (1994).

Amal, la marioneta que representa a una niña de 10 años, se reunió en Baja California con niños, jóvenes y adultos migrantes, a quienes compartió un mensaje de solidaridad y tolerancia.

El objetivo del estudio de la historia debía significar una investigación pormenorizada de cada área de la vida que sirviera para explicar a la gente la situación social y económica en que se encontraba.

"Dadnos del agua que hay en la tierra" es un extenso poema épico en siete Cantos en el que Incháustegui narra la proeza de un pueblo acosado por la sequía y decidido a vencer la sed ancestral que lo tortura desviando el cauce de un río.

Nacido en Gaza es una de las denuncias más diáfanas, elocuentes y contundentes del régimen fascista impuesto por el Estado israelí a los palestinos.

Fue un destacado poeta del Romanticismo británico que creció en una familia aristocrática. Con 18 años publicó su primer libro de poemas, "Horas de ocio", pero su sátira "Bardos ingleses y críticos escoceses" lo dio a conocer en el mundo intelectual.

El Siglo XVII fue el gran viraje en la exploración humana: varios reinos se adueñaron de los océanos Atlántico y Pacífico y Oceanía (Australia y Nueva Zelanda) y de buena parte de las regiones de India y China...

En junio de 1893, el escritor francés Emile Zola aceptó una entrevista sobre su obra con el periodista V. R. Monley, en la que abordó varios asuntos y en la que reveló cómo hallaba, ideaba y contaba las historias de sus textos de ficción.

Las causas de los sentimientos depresivos pueden ser combatidas no solo a través de la lucha por mejores condiciones, sino también con el cuidado de los vínculos entre los individuos, como afirma Carl Marx.

Cinemex, Cinépolis, CineDot, y el resto de las cadenas de cine, incluidas las independientes, darán inicio a “La fiesta del cine”, una campaña en que los boletos en taquilla tendrán un precio especial de 29 pesos.

En sus poemas practicó un simbolismo irónico de gran originalidad. Su impacto fue grande entre los surrealistas y entre los poetas ingleses del Siglo XX, con T. S. Eliot a la cabeza.

En El caballero encantado, cuento real e inverosímil, los elementos míticos son simbólicos e invocan entidades físicas, como ocurre en la realidad cotidiana de la mayoría de las personas.

Su origen humilde se refleja en su poesía; narra las pericias de la pobreza, la marginación y la discriminación.

Edición impresa

Editorial

Elecciones 2024: violencia incontenible


Las elecciones de 2024 serán las más violentas de la historia de México; y el crimen organizado jugará un rol importante en estos comicios, especialmente en estados y municipios.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1128