Cargando, por favor espere...

To Huu
Uno de sus críticos decía de él: “fue la antorcha de la poesía revolucionaria vietnamita durante la primera mitad del Siglo XX.
Cargando...

Nació el cuatro de octubre de 1920 en la provincia de Quang Nam. Conocido como “el poeta de la revolución” o “poeta del pueblo”, es el más reconocido de los líricos vietnamitas del Siglo XX. Consagró su carrera artística a la revolución y al amor, convirtiéndose en una celebridad de la cultura vietnamita y un poeta del humanismo revolucionario. En 1996, el Estado socialista de Vietnam lo condecoró con el Premio Ho Chi Minh.

Sus primeros poemas fueron publicados en columnas de periódicos cuando tenía dieciocho años; ese mismo año se afilió al Partido Comunista y fue nombrado presidente del comité de resistencia en Hue durante la Revolución de Agosto de 1945. En 1946, publicó su primer poemario titulado De ahora en adelante; más tarde sacó al aire otras obras poéticas: Norte de Vietnam, Viento, Yendo al frente, Sangre y flores y Un sonido de música. Destacó por un estilo propio inspirado en el contexto histórico y el destino de su país, en sus obras destacó el heroísmo, el patriotismo y la camaradería.

Uno de sus críticos, el profesor Le Quang Hung, decía de él: “fue la antorcha de la poesía revolucionaria vietnamita durante la primera mitad del Siglo XX. Vivió los momentos más duros de aquella época, pero también los más gloriosos. La guerra y la revolución fueron los temas predilectos de este ‘poeta de la Historia del país’. Sus obras relatan los principales acontecimientos de la nación y el anhelo de libertad del pueblo vietnamita, siendo el reflejo y resultado de una perfecta sintonía entre el arte y la política, entre el pueblo y la revolución”. Murió el nueve de diciembre de 2002.

 

Mamá

Quién volvería a la aldea a decir a mi vieja

que esta noche su hijo lejano la recuerda.

¿Tienes frío, mamá? El viento de las cimas

no se termina nunca, ni la fría llovizna.

Te vas a cultivar el arroz en el fango,

las briznas de la siembra temblándote en los brazos.

Con cada una de ellas que hundes en la tierra

un pensamiento para tu hijo ya se eleva.

La llovizna ha calado tu sencillo vestido

y con cada gotica mi cariño ha crecido.

Si me quieres, viejita, si es que me oyes,

no te afanes por mí de día ni de noche.

Cientos de montes y arroyos he atravesado

y tú miles de penas has afrontado.

Mis diez años de guerra son muy poca cosa

ante tus sesenta de vida heroica.

Me voy lejos, al frente, para allí defenderos

a ti y a mi patria, las dos madres que tengo.

Por mí no te preocupes, ya que mucho me quieres,

¡que mi madre es madre de un combatiente!

Aunque lejos de ti, muy cerca estaré siempre,

junto a mis compañeros que me protegen.

Estamos unidos de corazón, mamá,

unos con otros, todos los hijos de Viet Nam.

Cada paso que doy tropiezo con la guerra,

pero mientras avanzo nuevas madres me llegan,

madres que me han curado como a sus propios hijos,

dado calor y ropa, un hogar y cariño.

Pero yo estoy curtido, ¡cuánto he crecido ya!

Y sólo me preocupo por ti, mi mamá.

Piensa en tu hijo, pero no te entristezcas;

echado el enemigo, pronto estaré de vuelta.

La madre de cabellos grises escuchaba

esa noche una voz silenciosa y lejana.

 

Avanzamos

Vamos a plena luz

por el camino.

En calma, sin ningún

sobresalto,

por el camino de ocho metros de ancho,

infinito,

que va de Bac Son a Dinh Ca,

de Dinh Ca a Thaí Nguyen,

del Noroeste a Dien Bien

de la Revolución al fin de la batalla.

¡Y que hoy vira hacia la nueva mar

de esta tierra roja, virgen, inmaculada!

¡Hermosa es esta patria amada!

Los bosques de palmas,

el té de las montañas,

las verdes llanuras perfumadas,

el Río Claro con sus mil llamas,

los remeros coreando aah… aaah… aaah…

¡Y la resaca oscilante de las olas

bajo las chalanas de Binh Ca!

Quién pasa por Phu Tho.

Quién baja hacia Trung Ha.

Quién vuelve a Hung Hoa.

Quién llega a la Zona Tres.

Quién vuelve a la Zona Cuatro.

Seguid el torrente de Libertad hacia la patria.

¡Ya el francés arrancó con fortines y postas!

El Río Rojo celebra el triunfo ola tras ola.

¿Va usted para Hanói? Coja puesto en mi barca

¡Así, pues, nueve años han pasado!

Tres mil días de lucha sin tregua.

Van fuertes mis rodillas, firmes mis piernas.

El otoño de agosto iluminado

extiende sobre uno su cielo espléndido,

una nube se escurre blandamente...

¡Qué día tan excelente!

Son nuestras las nubes, el cielo de la patria,

¡nuestra República Democrática!

La sombra enemiga se ha fugado.

Ved los soles de otoño y el agosto: ¡victoria!

¡Hacia la capital, que el Tío nos aguarda!

¡Tras los cabellos blancos, la bandera roja!

¡Madre, seca tus lágrimas!

El enemigo ha huido.

El bambú de la aldea

en el jardín, y el plátano,

renacerán;

volverán nuestros búfalos

por las costas y playas.

Diez veces más que antes de las matanzas

el llano cantará.

¿Hermanitos, ya vais a la escuela?

Nosotros os construiremos aulas nuevas

que no serán quemadas más,

vuestros cantos y juegos por la colina se abrirán

como un enjambre de pájaros en torno a la aldea.

Quién va al Sur del país,

hacia los brazos del Mekong;

quién entra en la ciudad Ho Chi Minh,

nombre glorioso en letras de oro constante;

quién regresa a la indómita Llanura de los Juncos,

nuestro bastión más alto, carne de nuestra carne,

tierra sagrada, enemigo sepulcro.

Quién llega a Phu Yen, Khan Hoa;

quién vuelve a Phan Rang, Phan Thiet;

quién sube al altiplano: Kontum, Darlac,

la extensa Zona Cinco, entraña nuestra, país querido;

quién vuelve a mi tierra natal,

el Río de los Perfumes, el Vado de Hat, la Playa de los Pinos.

 

Quién va con los hermanos, quién va allá

a decir a la otra mitad de Viet Nam:

cada palmo de tierra es suelo de la patria,

¡la patria vietnamita, la República Democrática!

Somos hijos de un mismo padre, hermanos de sangre.

La carne siente cuando los huesos sufren,

el corazón está atado a la mente.

Tenemos tres pies

(¡sí, tres!).

Que el burro rebuzne

a más no poder,

que no nos incumbe.

Que vengan a hacer

fronteras, ¿y qué?

¡Junto a Ho Chi Minh

y siempre de pie

hasta ver el fin!

 

Sí, hemos crecido en medio de la guerra.

Los pies trabajadores de este pueblo de héroes

han perdido por siempre sus cadenas.

Los pies que, saliendo del fango, del carbón,

han andado hacia el Sol de la Revolución.

Los pies de Ba To, Cao Lang, Hoc Mon,

que en Dien Bien hicieron temblar toda la tierra.

¡Los pies que han hundido a los Señores del Imperio

en el negro pantano de los tiempos!

Adelante, adelante, adelante,

firmes como de bronce, duros como de acero.

Somos miles, millares,

avanza nuestro ejército

largo como los ríos, como los montes alto.

Avanza nuestro cuerpo,

avanza como el inmenso Mar de China,

inmenso.

 

Adelante. La patria es de una pieza,

nadie la podrá destrozar.

De la Punta Camau a la Puerta de China

un mismo cielo sobre nuestras cabezas,

de Norte a Sur un solo mar.

No hay paralelo para cada corazón,

en un mismo afecto por nuestro Tío Ho,

en un mismo amor por la misma capital,

en la misma esperanza por un solo Viet Nam. 


Escrito por Redacción


Notas relacionadas

Su obra ha sido interpretada por la crítica como una cartografía de la crisis del individuo árabe y un registro particular de la epopeya moderna palestina; ha cobrado la forma de voluminosas novelas que se reeditan año tras año.

Conocido como el “poeta del pueblo”, consagró su carrera artística a la revolución y al amor, convirtiéndose en una celebridad de la cultura vietnamita y un poeta del humanismo revolucionario.

Los versos agudos reproducen el léxico de los afrodescendientes y de unas cuantas pinceladas plasma una escena del submundo nocturno y decadente del Panamá de principios del Siglo XX.

Ha recibido numerosos premios literarios importantes, incluyendo el Premio de Literatura Contemporánea y el Premio de Poesía Kim Su-young.

Ha publicado más de 30 libros, incluidos 21 de poesía, entre ellos, La espesa arboleda

Actualmente trabaja en la creación de una revista semestral dedicada exclusivamente a la poesía que reúne poetas libaneses.

Se le considera el iniciador del verso libre en Japón, liberando de las reglas tradicionales a la poesía japonesa, también se le llama el “padre de la poesía coloquial moderna en Japón”.

Laureada y aclamada en su país; ganó el premio de poesía Parvin Etesami en 2005.

Maestro y poeta, las hadas no permiten que ni la cárcel ni la persecución lo amarguen; su poesía límpida y cristalina va a los niños, al pueblo; en ella se complacen todos, jóvenes y viejos. Es poesía.

Moderna e inteligente es la lírica de la ecuatoriana Espinel Cedeño; sin estridencias, se rebela ante las trabas impuestas a la mujer para participar en la vida intelectual.

Nacida en 1936, palestina de Nablus exiliada en Irak, donde se licencia. Entre sus obras más destacadas está Canciones palestinas, en cuyos versos se dirige al pueblo palestino y a la humanidad.

Colección de 305 canciones de diferentes lugares y épocas. Se cree que la recopilación la hizo el propio Confucio en el Siglo V manteniendo las versiones originales.

Desempeñó un papel crucial en el desarrollo del movimiento literario conocido como “Shintaishi” o “nuevo Romanticismo”, que buscaba revitalizar la poesía japonesa a principios del Siglo XX.

Nakano tuvo una participación decisiva en la elaboración de la teoría conocida en Japón como “literatura proletaria”. En su obra, logró conciliar el lirismo y lo ideológico, siendo considerado la máxima representación de la poesía marxista en Japón.

Conocido como “el poeta de la revolución”, es el más conocido de los líricos vietnamitas del Siglo XX. Se convirtió en una celebridad de la cultura vietnamita y un poeta del humanismo revolucionario.

Edición impresa

Editorial

El poder y el triunfo


Lo más preocupante es que ahora será mucho más fácil para la Presidenta lograr la aprobación de las propuestas de modificación a la Constitución.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1137