Cargando, por favor espere...

Sobre la huella ucraniana en el atentado del Crocus
Si la huella ucraniana se confirma, la guerra escalará aún más, pues el gobierno ruso prometió castigar a todos los implicados en la masacre.
Cargando...

El viernes 22 de marzo de 2024 hubo un horrible atentado en la sala de conciertos Crocus City Hall, de Moscú. Las imágenes que circularon muestran el terror que se vivió cuando un grupo de hombres con armas largas disparó a quemarropa contra personas inocentes, civiles, que asistían a un evento. Del ataque resultaron más de 140 muertos, varias decenas de heridos y la destrucción del Crocus City Hall. El mismo día, después de que los medios dieron a conocer el horror, se difundió que el Estado Islámico asumía la autoría del atentado. Por su lado, el gobierno ucraniano se desmarcó y los norteamericanos reforzaron este deslinde, diciendo que no existían indicios que permitieran implicar al gobierno de Volodímir Zelensky.

Desde luego, el Estado Islámico tiene razones para perpetrar un ataque contra el Estado ruso. Y es que, entre otras cosas, el de Vladimir Putin es prácticamente el único gobierno que los combatió efectivamente (con la extirpación del Estado Islámico de territorio de Siria, por ejemplo). Pero, en el marco de las relaciones internacionales actuales, se antoja muy probable que el ataque viniera de Ucrania, donde las fuerzas armadas rusas mantienen su Operación Especial.

Durante ya más de una década, la popularidad de Putin, su grupo político y su gobierno ha sido constante en Rusia. Esta vigorosa posición política del mandatario ha resistido todas las tentativas antirrusas de 2008, 2014, de la guerra actual, y de los esfuerzos económicos y mediáticos de Occidente para ahogar a ese país. De ahí que el grupo en el poder de la Federación Rusa haya mantenido su dirección desde inicios del siglo; de ahí que el presidente haya arrasado en las elecciones del pasado 17 de marzo de este año, con más de 76 millones de votos que se tradujeron en más del 87 por ciento de los votantes. En pocas palabras, todas las políticas del gobierno ruso, incluidas las de carácter militar, tienen una amplia y sólida base de respaldo popular.

Precisamente por lo anterior, y por sus limitados recursos bélicos, el gobierno de Zelensky ha empleado como medio estratégico recurrente el terror. Ha pretendido desmoralizar al enemigo en su retaguardia a través de atentados que desmoronen aquel fundamento popular, necesario para sostener la guerra con recursos humanos, fiscales, etc. Recordemos como muestra los repetidos ataques ucranianos sobre poblaciones del Donbás, sobre las áreas de Moscú, Crimea y Belgorod, así como las incursiones de fuerzas armadas por detrás de las fronteras enemigas. Una gran parte de estos golpes han sido dirigidos sobre objetivos civiles, de manera que existen condiciones para presumir que los atacantes del Crocus City Hall actuaron en favor del Estado ucraniano.

Pero a tales condiciones se suman otras circunstancias que robustecen la tesis de la culpabilidad de Ucrania-Occidente. A inicios de marzo, las autoridades norteamericanas alertaron a sus conciudadanos sobre un posible ataque en algún centro concurrido de Moscú. El Departamento de Estado norteamericano señaló también que había compartido alguna inteligencia con las autoridades rusas. Sin embargo, la embajada de Rusia en Estados Unidos no tardó en desmentir esa declaración, indicando que tal información nunca pasó a manos del gobierno ruso (Abc news, 24 de marzo de 2024). Poco tiempo después del atentado, varios terroristas fueron interceptados en Briansk, huyendo hacia Ucrania, según indicaron las autoridades rusas (Reuters, 24 de marzo de 2024). Desde entonces, los indicios de la investigación sobre el atentado apuntan cada vez más sobre la pista ucraniana. Así lo declaran abiertamente autoridades como el Ministro de Exteriores Serguei Lavrov (Embajada de Rusia en México, seis de abril de 2024).

Si la huella ucraniana se confirma, la guerra escalará aún más, pues el gobierno ruso prometió castigar a todos los implicados en la masacre. En ese caso ocurrirá un efecto radicalmente contrario al que esperarían los perpetradores del terror. La desmoralización de los rusos no ocurrirá; el grupo en el poder reforzará su prestigio, su posición política y su popularidad. En pocas palabras, si llegan a ofrecerse al público pruebas concretas de una participación, aunque sea mínima, del gobierno de Zelensky o de Occidente en la planificación, asistencia o verificación del atentado, esto vigorizará el compromiso del pueblo con la Operación Especial de Putin.


Escrito por Anaximandro Pérez

Columnista


Notas relacionadas

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha convocado este lunes una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad del país para abordar la situación en torno a Ucrania.

Este jueves se difunde la entrevista que el periodista Tucker Carlson entrevistará a Vladimir Putin.

En el supuesto de que la maniobra de EE. UU. tuviera éxito, ¿qué ocurriría? Hay quienes piensan que habría un baño de sangre cuya primera víctima sería el propio presidente Putin.

Moscú decide enviarle insumos médicos como parte del acuerdo que el presidente ruso, Vladímir Putin, le hizo a su homólogo estadounidense, Donald Trump en la conversación telefónica que mantuvieron el pasado lunes.

El actual atentado terrorista revela el papel criminal del "Occidente colectivo", encabezado por EE.UU., que sigue abasteciendo armas letales al régimen fascista en Ucrania.

Los antorchistas exigieron que las autoridades judiciales actúen al respecto

El boicot que Occidente ha emprendido en contra del Gobierno de Vladímir Putin ha trascendido ya las fronteras comerciales y económicas para posicionarse en uno de los espacios más simbólicos de la civilización: el deporte.

Entre esos objetivos estaban el surgimiento de regiones, ciudades y asentamientos, la creación de nuevos puestos de trabajo, el bienestar y la prosperidad de las familias rusas.

Kievskaya Stantsia no solo representa el símbolo de amistad entre los pueblos ruso y ucraniano, sino también la unión de dos naciones soviéticas que demostraron al mundo entero que es posible aspirar a una vida digna y decoros.

Entre las casas siniestradas se encuentran las del director de la policía municipal y la del comisariado ejidal.

El director de la Agencia de información rusa Rossiya Segodnya (Rusia hoy), Dmitri Kiseliov, alertó que la crisis de misiles de Cuba puede repetirse en Ucrania.

Autoridades cubanas aseguraron que ninguno de los navíos es portador de armas nucleares

El 27 de septiembre estallaron nuevos enfrentamientos entre Azerbaiyán y Armenia, con intensas batallas en la disputada región de Nagorno-Karabaj.

El Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi V. Lavrov, anunció una visita para los próximos días por países de América Latina para afianzar la cooperación ruso-latinoamericana.

El metro de Moscú fue construido en la época de José Stalin y es un sistema de transporte que se creó con el objetivo de acercar la cultura al pueblo soviético para que tomara conciencia de que sus manos y cerebro podían crear verdaderas obras de arte.

Edición impresa

Editorial

Crisis alimentaria, bomba de tiempo


La existencia de esta bomba ha sido detectada y advertida por especialistas.

Las más leídas

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1138