Cargando, por favor espere...

La derecha de la derecha
Nadie debe extrañarse que ahora la clase explotadora de EE. UU., vanguardia y modelo de todas las clases explotadoras del mundo, esté adoptando drásticas medidas que parecía, habían sido abolidas definitivamente.
Cargando...

Imagen principal: Guillermo Arias / AFP / Getty Images

“En un taller de laminación en que la jornada nominal de trabajo comenzaba a las seis de la mañana y terminaba a las cinco y media de la tarde, había un muchacho que trabajaba cuatro noches cada semana hasta las ocho y media, por lo menos, del día siguiente, haciéndolo así durante seis meses”. “Otro, de edad de nueve años, trabajaba a veces durante tres turnos de 12 horas seguidas y, otro, de 10 años, dos días y dos noches sin interrupción”. Quien quiera adentrarse en El Capital, de Carlos Marx, encontrará que entre las increíblemente meticulosas investigaciones que llevó a cabo el autor, se encuentran los escalofriantes testimonios de unos agentes que comisionó el Parlamento inglés a indagar e informar, de manera absolutamente verídica, la situación de la clase obrera en Inglaterra. Los ya famosos Libros azules. Ahí aparecen reportes espeluznantes de las condiciones en las que era explotada la fuerza de trabajo de los hombres, de las mujeres y hasta de los niños; ahí quedó plasmada, para memoria eterna, la crueldad de los empresarios capitalistas, la realidad de las criaturas ocultas en la oscuridad y el calor infernal de las fábricas. Se creía que ese periodo terrible ya había sido superado para siempre.

Pero no pasemos por alto que el gran interés de los diputados del Parlamento, por allá por los años treinta y cuarenta del Siglo XIX, se explica porque se trataba de contribuir a lanzar y consolidar un nuevo modo de producción que se generalizaba en Europa después de las revoluciones inglesa y francesa y que imponía la explotación “racional” de la clase obrera. El capital estaba entonces joven, saludable y vigoroso. Así de que, entre las diferentes formas de lucha de la clase obrera en Inglaterra que se hacían cada vez más enérgicas y frecuentes y la preocupación del Estado de la clase capitalista por “administrar racionalmente” el aprovechamiento de la fuerza de trabajo, se decidió indagar la situación real de la clase trabajadora y se envió a inspectores preocupados, incorruptibles y veraces. Ésos son los hombres a los que Carlos Marx hizo justicia ante la humanidad, destacadamente, al señor Leonard Horner. En consecuencia, la realidad se conoció y se promulgaron algunas leyes que mejoraron la situación de la clase obrera y posibilitaron su explotación productiva durante más tiempo.

Eran otras circunstancias. Ahora, el capital ya no está ni tan joven ni tan vigoroso. Cada vez le cuesta más dinero, más armamento e imponer más sacrificios y mortíferas guerras a su pueblo para sobrevivir. La extracción gratuita de materias primas por todo el mundo se le ha vuelto mucho muy complicada, la venta de sus mercancías cede cada vez más terreno a la competencia, su clase obrera está cada vez debilitada por la ausencia de servicios médicos y por el avasallamiento del alcoholismo y la drogadicción y hasta sus sectores intelectuales se han encogido en calidad y en cantidad como consecuencia de la privatización de la educación. Disminuye inexorablemente la tasa de ganancia. Nadie debe extrañarse, por tanto, que, en las nuevas condiciones, la clase explotadora de Estados Unidos, vanguardia y modelo de todas las clases explotadoras del mundo, esté adoptando drásticas medidas que parecía, solo parecía, que ya habían sido abolidas definitivamente.

Los más importantes diarios de la Unión Americana, han estado informando que, en varios estados de la Unión, se están aprobando leyes que vuelven legal lo que hasta hace poco era ilegal y perseguido: la explotación laboral de los niños. La campaña conservadora para reescribir las leyes sobre el trabajo infantil, tituló en su primera plana del pasado 23 de abril, el influyente diario The Washington Post. Ahí se escribió lo siguiente: “Cuando los legisladores de Iowa votaron la semana pasada para revertir ciertas protecciones de trabajo infantil, se involucraron con un movimiento creciente impulsado en gran medida por un grupo de defensa conservador”. Más adelante, el diario, explicó lo siguiente: “A las 4:52 a.m. del 18 de abril, el Senado del estado aprobó un proyecto de ley para permitir que niños de hasta 14 años trabajen turnos nocturnos y los de 15 años en líneas de montaje. La medida, que aún debe ser aprobada por la Cámara de Representantes de Iowa, es una de varias que la Fundación para la Responsabilidad Gubernamental está instrumentando a través de las legislaturas estatales”. Más claro no canta el agua, los pequeños a trabajar en fábricas y talleres, ahora ya en actividades de riesgo. El American way of life.

No se impaciente, amigo lector, todavía hay más de qué enterarse y registrar sobre las acciones de la derecha en Estados Unidos, que es la derecha más importante del mundo entero. Durante los últimos meses, los jueces y las legislaturas de varios estados de la Unión Americana se han aplicado a prohibir o a revertir leyes que permitían el aborto. Hay, pues, toda una corriente contraria al aborto en Estados Unidos. Llama la atención que una potencia militar que, solo hablando de bombardeos y solo tomando en cuenta los efectuados después de la Segunda Guerra Mundial y se cebó sobre 35 países supuestamente libres y soberanos, se muestre ahora tan interesada y protectora de un conjunto celular cuya aceptación como ser humano formado se encuentra sujeta a numerosas y muy respetables opiniones. ¿El matón del mundo, mortificado por la vida? Ahí hay gato encerrado. Me permito pensar, y el tiempo lo descubre todo, que se trata de aumentar la elegilibidad y la vulnerablidad laboral de cientos de miles, quizá de millones de madres que optan por el aborto no por razones de criminalidad o deshumanización, sino porque sus capacidades económicas, ésas a las que ya las ha sumergido en la miseria la explotación capitalista y sus aterradoras consecuencias, no les permiten mantener a un nuevo ser; son, pues, en una gran mayoría, razones estrictamente económicas. En estas condiciones, obligarlas a tener hijos, o más hijos, es arrojarlas a una explotación más brutal y despiadada. Sí señores, son las exigencias de la disminución constante de la tasa de ganancia.

Item más. La derecha norteamericana esconde y prohíbe libros. El pasado 23 de abril, el diario Animal político, publicó lo siguiente: “La Asociación de Bibliotecas de EE. UU. (ALA, por sus siglas en inglés) informó en marzo que las solicitudes para la retirada de libros de las bibliotecas escolares y públicas en 2022 alcanzaron su mayor número desde que comenzaron los registros hace 20 años. En su informe más reciente, que cubre el año escolar 2021-2022 en EE. UU., PEN America, una ONG con sede en Nueva York que rastrea la censura literaria, informó que más de dos mil 500 prohibiciones de libros fueron emitidas por distritos escolares en 32 estados”. Impactante.

Pero nada raro si tenemos presente que el 10 de mayo de 1933 –se van a cumplir 90 años–, en la Bebelplatz de Berlín, entonces conocida como Opernplatz, tuvo lugar la quema de libros, hasta ahora, más famosa de la historia, el símbolo de la opresión totalitaria, la barbarie cultural y la despiadada guerra ideológica librada por los nazis. Nada raro si recordamos que Estados Unidos recogió y escondió a centenares de miles de nazis y que crió, adiestró y empujó a los de Ucrania y que Adolfo Hitler dijo: “Henry Ford es mi inspiración”. Nada raro, pues, si entendemos que el capital es un ente valetudinario que se sostiene en pie cada vez con más dificultades y se vuelve, por eso precisamente, cada vez más agresivo y sanguinario.


Escrito por Omar Carreón Abud

Ingeniero Agrónomo por la Universidad Autónoma Chapingo y luchador social. Autor del libro "Reivindicar la verdad".


Noticia anterior
¿Diferentes?

Notas relacionadas

En el primer minuto del día 1 de abril arrancan las campañas para alcaldes y diputaciones locales.

Pacientes del ISSSTE "Centro médico 20 de noviembre" anunciaron protestarán mañana para solicitar la reinstalación de tratamiento para enfermedades huérfanas.

De los grandes acontecimientos de la historia universal, la Revolución Rusa representa una etapa de los trabajadores sin importar nacionalidad u origen, donde actúan la irrefrenable voluntad de las masas y la teoría revolucionaria.

El alto grado de inestabilidad y fragmentación que padecemos nos debería hacer entender de que cualquier imprudencia puede decidir a los estadounidenses a “estabilizar” nuestro país con una guerra.

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, sufrió este jueves un intento de asesinato cuando un hombre armado trató de dispararle.

Por sus 74 años de trayectoria artística, la Cámara de Diputados homenajeó a Víctor Zamarripa, quien tiene reconocimiento mundial por ser el único que maneja la técnica de la papiropoda.

Durante su campaña, los candidatos venden hasta el alma al diablo por un voto, pero después vuelven la espalda

Hoy estas personas, en su mayoría humildes, se enfrentan a dos graves pandemias: El Covid-19, que se encuentra en su etapa más álgida y los grupos delincuenciales.

La Comuna significa entender su vitalidad, saber que es posible un nuevo mundo si los trabajadores se disponen, organizados, a recuperar lo que por derecho les corresponde.

La devastación ambiental es manifestación del sistema, que, consecuentemente, ocurrirá, y se agravará, en tanto éste impere. “El capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: la naturaleza y los seres humanos”, planteaba Marx.

Vecinos cerraron la Av. Vallejo exigieron a los funcionarios de la demarcación y del gobierno central la clausura de este tipo de negocios que operan fuera de la ley.

La oposición ha dedunciado la falta de presencia de la CNDH ante los feminicidios o el asesinato de periodistas, entre otros, ¿qué le espera a los mexicanos cuando otros organismos autónomos caigan bajo el poder de Palacio Nacional?

El arsenal ideológico que vemos ha sido paciente y cuidadosamente urdido por todas las clases dominantes de la historia para preservar su dominio y convencer a los pueblos de la inutilidad de todo intento de cambio.

En su comparecencia, el secretario de Gobierno, Ricardo Ruiz, afirmó que de diciembre 2018 a julio 2023 hubo 16 mil 431 manifestaciones en la CDMX, en las que participaron más de 7 millones de ciudadanos.

Si no se pone atención en estas variables, el actual panorama pinta para que 2023 sea el preludio de una crisis similar a la de 1994 o aún de mayores proporciones.