Cargando, por favor espere...

15 de septiembre: los vivas y los mueras de AMLO
Todos los mexicanos deben estar plenamente conscientes de que, aunque la Independencia les emocione y llene de orgullo, nuestra patria no es independiente. Es dependiente, muy dependiente y no solo eso, es oprimida.
Cargando...

Uno de los actos más destacados de la celebración del aniversario de la Independencia que se organiza cada año en nuestro país es el Grito de la Independencia que se lleva a cabo durante la noche del 15 de septiembre por parte del Presidente de la República en turno, quien ondea la bandera nacional y toca la que supuestamente es la campana que tañó Don Miguel Hidalgo, en Dolores, cuando convocó a los mexicanos a luchar por su independencia de España. En este año, como en muchos años anteriores otros presidentes, Andrés Manuel López Obrador le quiso dar su sello personal, arengando a los mexicanos convocados y trasladados al Zócalo con algunos de los temas y personajes que le son más cercanos y relevantes. Comparto ahora algunas reflexiones personales acerca de los vivas y los mueras que le importaron al Presidente.

Después del consabido llamado de atención “¡Mexicanas, mexicanos!”, vino “¡Viva la Independencia!”. Todos los mexicanos, pero sobre todo las clases trabajadoras del país, deben estar plenamente conscientes de que, aunque la Independencia les emocione y llene de orgullo, nuestra patria no es independiente. Es dependiente, muy dependiente y no solo eso, es oprimida. Los hechos que convalidan tal afirmación son miles, pero solo pensemos ahora en que millones de familias están destrozadas y sus miembros más jóvenes viven para siempre sin el jefe de la familia porque aquí no hay empleos bien pagados y se tienen que marchar al extranjero para no volver ni en un mes ni en un año, no volver jamás. Nuestro país será independiente, el día soñado por muchas criaturas y jóvenes, cuando se reunifique para siempre la familia mexicana.

“¡Viva Miguel Hidalgo y Costilla!”. Don Miguel Hidalgo tuvo el gran mérito de haber sido el primer mexicano que tuvo éxito al convocar a los mexicanos a luchar para sacudirse el yugo español. Importa saber y registrar el hecho de que lo siguió el pueblo más pobre y oprimido del centro del país, sobre todo, que fue el pueblo unido y combatiente quien tomó y ocupó la Alhóndiga de Granaditas –una fortaleza impresionante en donde se refugiaron los españoles más ricos de la ciudad más rica después de la gran Ciudad de México–, que fue ese pueblo pobre, harto de injusticias, el que volvió a vencer al ejército español en el Monte de las Cruces. Con Hidalgo al frente, el pueblo se hizo protagonista de su destino.

“¡Viva José María Morelos y Pavón!”. Sí, viva. Viva el Morelos que nació en la caballeriza de una casa rica en el centro de Morelia en donde trabajaba su madre; el Morelos de Cuautla y otras victorias seguido del pueblo; viva el Morelos de la Constitución de Apatzingán, en la que ya se rebasaba la simple independencia y se preconizaba la República, la división de poderes y la democracia; conquistas sociales que están seriamente amenazadas en los días que corren en los que todo se quiere hacer depender de un hombre supuestamente excepcional.

“¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!”. Pero porque no solo fue conspiradora en 1810, también fue enemiga de la dictadura personificada en el Primer Imperio por Agustín de Iturbide, como lo demostró cuando la esposa, Ana María Huarte, la invitó a ser dama de su corte y Doña Josefa Ortiz la rechazó tajantemente. Como el pueblo de México, no soportaba el absolutismo y las cabezas coronadas y la de Agustín de Iturbide solo duró ocho meses.

“¡Viva Ignacio Allende!”. Es decir, el intrépido militar que instó a Don Miguel Hidalgo a marchar sobre la Ciudad de México al frente del pueblo victorioso después de la batalla del Monte de las Cruces. Muy seguramente la capital de la Nueva España habría caído.

“¡Viva Leona Vicario!”. Fue una heroína de la Independencia con muchas cualidades: fue una intelectual, fue periodista, contribuyó al financiamiento de la guerra con su fortuna, fue mensajera y espía, fue víctima de la represión, estuvo presa. Mujer audaz, valiente, comprometida. Creo que fue un modelo de mujer de su época y de la nuestra. No veo congruencia en gritarle vivas y no atender y respaldar a las feministas de ahora que pugnan por mayor respeto y derechos para la mujer.

“¡Viva Vicente Guerrero!”. Después de la muerte de José María Morelos, mantuvo durante años viva la llama de la rebelión de Independencia en el sur del país con sus pintos alzados. Tampoco encuentro congruencia en que se le haga homenaje y el estado que lleva su apellido se encuentre entre los más pobres, sufridos y violentos del país y en el que, con el peso del poder presidencial y costosa propaganda, se le haya impuesto un gobernante para pagar compromisos políticos.

“¡Vivan los héroes anónimos!”. No dijo que solo los de la Guerra de Independencia. Y hay muchos. Todos del pueblo. Pienso ahora en los millones que han trabajado y luchado durante muchos años, haciendo uso de su derecho constitucional para organizarse y han contribuido poderosamente al progreso de miles de comunidades urbanas y rurales de las que nadie se ocupaba, conquistando obras y servicios que las transformaron para siempre (mismas que ahora niega la autoridad) y que soportan a pie firme, enteros y valientes, una intensa guerra represiva de insultos y calumnias desde las más altas esferas del poder.

“¡Viva la libertad!”. ¿Libertad de qué? Si vivimos en plena época de la esclavitud asalariada en la que los millones de mexicanos que no tienen medios de producción están obligados bajo pena de muerte a vender a un precio irrisorio su fuerza de trabajo que es lo único que poseen y, en los hechos, su defensa, está penada.

“¡Viva la igualdad!”. Sí, que viva, pero no hay. “Los siete principales grupos financieros sumaron ganancias por 106 mil millones de pesos por sus operaciones en la primera mitad del año, de acuerdo con sus resultados financieros publicados la semana pasada”, informó el diario La Jornada el pasado dos de agosto. En el otro lado de la “igualdad”, según datos de la investigadora Valeria Moy, “en 2020 se encontraba en pobreza multidimensional 43.9% de la población, 55.7 millones de personas, y en extrema 8.5 por ciento, equivalente a 10.9 millones de personas”, escribió el 22 de febrero de este año.

“¡Viva la justicia!”. Pero si es sabido que las cárceles están llenas de pobres, que la pavorosa cantidad de homicidios a los que ya llega el país, no se compara ni de lejos con los procesados y menos aún con los sentenciados. Y todavía, después de ocho años, los padres de los 43 estudiantes asesinados de Ayotzinapa, siguen caminado por las calles de México clamando justicia. ¿Cuál justicia, pues?

“¡Viva la democracia!”. Este grito está muy cerca de la demagogia cuando el propio Presidente de la República se encarga personalmente de afamar a tres posibles candidatos a sucederlo y éstos recorren el país usando los recursos públicos.

“¡Viva nuestra soberanía!”. Pero ya van varias veces que se sabe que con visitas aquí o con entrevistas allá, Estados Unidos logra que se cambien decisiones supuestamente soberanas. Hablando solo del sexenio que corre.

“¡Viva la fraternidad universal!” y “¡Viva la paz!”. Rindámonos a las evidencias, nuestro país no tiene el peso económico ni militar para contribuir ni a la fraternidad universal ni a la paz del mundo. Ahora, si se habla de la paz en el país, estamos ante una burla a los mexicanos.

“¡Muera la corrupción!”. La lista de hechos es muy larga, el pasado 19 de septiembre, Carlos Loret de Mola enlistó casos y ocupó toda su columna en El Universal. Solo añado dos preguntas, ¿si ya no hubiera corrupción en México, los militantes de Morena pelearían como pelearon hace unos días los puestos en su Consejo Nacional? ¿Estaríamos ante un asombroso caso de fiebre por servir?

“¡Muera el clasismo!” y “¡Muera el racismo!”. Nada se hace para que se mueran, ni siquiera para que se debiliten. La división de la sociedad en clases sociales sigue incólume y el racismo, su consecuencia obligada, sigue tan campante. Las pequeñas ayudas en efectivo no combaten estas desgracias, las fortalecen.

“¡Vivan los pueblos indígenas!”. Se trata de los grupos sociales más pobres y oprimidos del país. Como los de la Montaña de Guerrero y la Meseta purépecha. Se terminará el sexenio en el que se les dijo que iban primero y estarán peor.

“¡Viva la grandeza cultural de México!”. Como no se trate de algún caso excepcional, de algún influyente, los creadores de México no tienen ningún apoyo oficial y no se realizan encuentros ni concursos ni ninguna labor sistemática y efectiva para que el pueblo conozca y disfrute “la grandeza cultural de México”. Lo poco que existe no lo impulsa el Estado, lo realizan asociaciones civiles con sus propios recursos y esfuerzo. Destaca entre ellas, la intensa y constante labor cultural que realiza en todo el país, el Movimiento Antorchista.

¿Qué nos queda entonces?: “¡Viva México!” “¡Viva México!”.


Escrito por Omar Carreón Abud

Ingeniero Agrónomo por la Universidad Autónoma Chapingo y luchador social. Autor del libro "Reivindicar la verdad".


Notas relacionadas

Y añado que un periodista de verdad no puede ni debe dejarse arrastrar por sus fobias personales cuando escribe sobre alguien a quién reprueba de antemano.

En Morelos las cosas con el gobierno de Cuauhtémoc Blanco no están nada bien; primero, porque es un gobierno que ha querido ver a la entidad como si fuera una cancha de futbol y no un estado al que se debe gobernar con inteligencia.

Cabe señalar que el cumplimiento de estas condiciones tendrá una duración de 30 meses, las cuales fueron aceptadas por la imputada y su defensa.

¡El Tren Maya va!, aunque los directamente afectados protesten; aunque se demuestre que los pueblos mayas no saldrán beneficiados, sino las empresas constructoras, comerciales y turísticas; aunque los habitantes del territorio maya opinen lo contrario.

En un video difundido en sus redes sociales reiteró que "que no sueñen con que me voy a dejar. Conmigo se van a topar con pared".

Ha pasado más de un año y los trabajadores del campo siguen en su lucha. Piden siete mil pesos por tonelada de maíz para solventar costos de producción y obtener alguna ganancia.

“Sebastián ha tachado a nuestras mujeres políticas de corruptas y las ha denostado en medios de comunicación", señalaron diputadas del PAN.

Es necesario que de cara a la “nueva normalidad”, se diseñe urgentemente un plan dotado con los recursos indispensables para crear empleos.

Si hombres y mujeres se ven como trabajadores, se darán cuenta de inmediato que tienen muchos problemas en común y que deben unirse en un solo frente de lucha.

El objetivo real de su 4T no es fortalecer la soberanía nacional de nuestro país, ni la libertad, la justicia o la independencia; por el contrario, intenta destruir la economía.

A decir de analistas políticos, académicos, investigadores, universitarios y de organizaciones civiles, la política general de la 4T y el incumplimiento de las promesas presidenciales han conducido al empeoramiento de la situación general del país.

En esa zona del Istmo, por la indiferencia, prepotencia y abandono gubernamentales, la gente entierra a sus muertos y no sabe por qué mueren.

De acuerdo con el Nacional Anti AMLO, las movilizaciones se llevarán acabo en vehículos, enfatizaron que se trata de una protesta pacífica como la que se llevó acabo el pasado 30 de mayo.

La FGR informó que recibió información del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre presuntas operaciones ilícitas del mandatario estatal.

Lilia Vianey Gómez, madre del normalista asesinado Yanqui Kothan, llamó a las organizaciones sociales a exigir la desmilitarización de las instituciones de impartición de seguridad y justicia en Guerrero.

Edición impresa

Editorial

Una “democrática” reforma judicial


La reforma judicial beneficiará en 2025 al partido en el poder, a Morena, al Poder Ejecutivo encabezado por Claudia Sheinbaum.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1142