Cargando, por favor espere...

Vietnam ve un futuro compartido con China
El PCV está adoptando las campañas anticorrupción de China y, al parecer, ha solicitado a este país que forme a sus cuadros para llevar a cabo investigaciones anticorrupción.
Cargando...

La dimisión del presidente de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, hace unas semanas, era inevitable. Tiempo atrás los medios de comunicación se llenaron de especulaciones que implicaban a familiares cercanos de Phuc en escándalos de corrupción.

Varias docenas de funcionarios, entre ellos dos viceprimeros ministros, fueron destituidos anteriormente de sus cargos en importantes escándalos de fijación de precios y sobornos por kits de análisis de Covid-19, así como sobornos por plazas en vuelos chárter que devolvían a ciudadanos vietnamitas al país durante la pandemia.

La campaña anticorrupción emprendida hace una década por el secretario general del Partido Comunista Vietnamita (PCV), Nguyen Phu Trong, ha cobrado impulso en los últimos años y parece motivada por preocupaciones sorprendentemente similares a las expresadas por el Partido Comunista Chino (PCCh) y Xi Jinping. Fundamentalmente, el impulso subyacente es la legitimidad del PCV como partido gobernante.

Las prioridades del PCV han cambiado tras décadas de impresionante crecimiento económico. Vietnam solo es superado por Hong Kong y Singapur en dinamismo económico en la región. Al ser una economía muy dependiente del comercio y la inversión extranjera, promover un entorno saludable para las empresas poniendo freno a la corrupción rampante es una necesidad urgente para atraer a los inversores extranjeros en un momento en que los fabricantes mundiales han tratado de diversificar sus cadenas de suministro lejos de China.

Una vez más, los problemas en el desarrollo económico pueden generar insatisfacción entre la población y afectar a la estabilidad social, ralentizar el crecimiento económico y, en última instancia, provocar la pérdida de confianza de la población en la legitimidad del PCV. El Índice de Percepción de la Corrupción 2021 de Transparency International, el think tank con sede en Berlín, situó a China en el puesto 66 de 180 países y a Vietnam en el 87, pero en puntuación, China solo obtuvo 45 puntos sobre 100 y Vietnam, 39.

Curiosamente, la declaración conjunta emitida tras la visita de Trong a Pekín en noviembre –el primer dignatario extranjero que visita China tras el Congreso del PCCh celebrado en octubre– incluía “la prevención y el control de la corrupción y los fenómenos negativos” entre las áreas de cooperación entre Vietnam y China. El PCV está adoptando las campañas anticorrupción de China y, al parecer, ha solicitado a este país que forme a sus cuadros para llevar a cabo investigaciones anticorrupción.

Las prácticas de gobierno al estilo chino también están presentes en Vietnam: creciente control de Internet, fortalecimiento del poder del partido, mayor presencia del Estado en la economía y retroceso de la amplia influencia del sector empresarial. El año pasado, 539 miembros del partido fueron procesados o “disciplinados” por corrupción y “delitos deliberados”, entre ellos ministros, altos funcionarios y diplomáticos, mientras que la policía investigó 453 casos de corrupción, un 50 por ciento más que en 2021.

En sus cartas de Año Nuevo Lunar de hace dos semanas, Xi Jinping escribió a Trong: “China y Vietnam son una comunidad con un futuro compartido que tiene una importancia estratégica”. A su vez, Trong declaró que está “dispuesto a trabajar con el secretario general, camarada Xi Jinping, para (…) llevar a cabo una comunicación estratégica sobre las teorías y prácticas del desarrollo socialista de ambos países, y trazar el curso y hacer planes estratégicos para asegurar que las relaciones entre los dos partidos y los dos países se desarrollen continuamente y alcancen nuevas cotas”.

La motivación de la campaña anticorrupción, tanto en China como en Vietnam, es básicamente garantizar que el partido comunista siga contando con el apoyo del pueblo, y consolidar así la centralidad del partido en la política del país. El PCV busca en su “hermano mayor”, el PCCh, la dirección en la próxima etapa de progreso económico como “potencia socialista moderna y desarrollada” (el objetivo fijado en el congreso del partido de 2021).

No puede ser una coincidencia que los líderes del partido que han sido destituidos representaran principalmente a la facción “occidentalista” o a la llamada ala tecnocrática, lo que sugiere que a Trong también le preocupa la integridad ideológica y moral del partido. Al parecer, Trong siente un gran desagrado por las redes de clientelismo político dentro del partido.

A Phuc, como exprimer ministro (2016-2021), se le atribuye el mérito de haber acelerado las reformas proempresariales. Un comentario de Deutsche Welle describía a Phuc como un “líder orientado hacia Occidente”. Se le considera uno de los principales tecnócratas del partido comunista gobernante y ha desarrollado estrechas relaciones con capitales occidentales durante su mandato. Se espera que la remodelación consolide el poder de la élite de seguridad del país.

Esta opinión es comúnmente compartida por los analistas occidentales. El análisis de Deutsche Welle lamentaba: “Las relaciones comerciales y políticas de Vietnam con los Estados occidentales han mejorado enormemente en los últimos años… Pero los apparatchiks comunistas vietnamitas siguen siendo escépticos respecto a las intenciones occidentales. Muchos de ellos temen que las democracias occidentales persigan un cambio de régimen en el Estado unipartidista y les molesta que las organizaciones extranjeras sermoneen al Gobierno en materia de derechos humanos…”.

“Podría decirse que el ascendente aparato de seguridad pública es el que más recela de las interacciones con las democracias occidentales. Al mismo tiempo, los diplomáticos extranjeros están perdiendo rápidamente sus conductos de mayor confianza dentro del partido, el tipo de funcionarios que informalmente proporcionan información y apoyo”.

Algunos analistas occidentales comparan la afirmación de autoridad de Trong con la consolidación del poder en China bajo Xi Jinping. Bill Hayton, el conocido observador de Vietnam y autor (Vietnam: The Rising Dragon) en Chatham House, señaló con sorna que los líderes de Vietnam consideran al PCCh “como un amigo en su lucha por mantener el control de Vietnam”.

Hayton golpeó duro: “Creo que es una advertencia de que en realidad estas personas no se apresuran a abrazar a Estados Unidos como un aliado o algo así, que son muy cautelosos de su propia autonomía, sus propias formas de hacer las cosas, y que en realidad ven más a China como un socio ideológico que a los EE. UU. Así que China y Vietnam van a intentar equilibrar sus relaciones siempre. No va a precipitarse hacia EE. UU.”.

Es probable que esta paranoia se deba a la frustración de que Vietnam vaya a alejarse de la estrategia indopacífica de Estados Unidos en un momento en que, en la dinámica de poder de la región Asia-Pacífico, podría ser un «Estado basculante» para contener a China. Occidente confiaba en la profundización de sus contactos con facciones de la élite gobernante del país.

Phuc había supervisado un impulso para mejorar las relaciones con EE. UU., se reunía con frecuencia con altos ejecutivos y era una presencia habitual en el Foro Económico Mundial de Davos. Sin embargo, la paradoja es que es poco probable que la política económica de Vietnam cambie fundamentalmente bajo el liderazgo del jefe del partido, Trong. Lo que realmente temen los occidentales es que el equilibrio de poder en el seno del PCV y del gobierno favorezca más a China y Rusia.

Baste decir que la destitución de Phuc puede tener una explicación racional: La dirección del PCV desconfía de los líderes más directamente implicados en los negocios, y la corrupción supone una amenaza existencial para la integridad y la legitimidad del partido.

El comunicado del Comité Central del PCV sobre la salida de Phuc fue muy elogioso con él. Pero insistía en que “él carga con la responsabilidad política del jefe al permitir que muchos funcionarios, incluidos dos viceprimeros ministros y tres ministros, cometieran fechorías y errores, con consecuencias muy graves… Claramente consciente de su responsabilidad ante el Partido y el pueblo, Phuc ha presentado su solicitud para dejar de ocupar los cargos asignados, dejar de trabajar y jubilarse”.

En particular, Radio Free Asia, financiada por el gobierno estadounidense, publicó un comentario crítico en el que concluía que “la remodelación prepara el terreno para más luchas internas de cara a la contienda por el liderazgo del partido de 2026… Phuc era visto como una presencia tranquilizadora para las empresas vietnamitas y los inversores extranjeros, y su destitución revela grietas en la cúpula de la dirección comunista”. La BBC también se pronunció en el mismo sentido: “Phuc era visto como la garantía de las empresas vietnamitas y los inversores extranjeros, y su destitución revela grietas en la cúpula de la dirección comunista. Leer la política vietnamita siempre es difícil: el Partido Comunista toma sus decisiones a puerta cerrada. Pero el secretario general de línea dura, Nguyen Phu Trong, que recibió un tercer mandato sin precedentes en el congreso del partido del año pasado, parece estar consolidando su autoridad expulsando a altos cargos considerados más prooccidentales y favorables a los negocios. Oficialmente, todo esto ocurre en nombre de la lucha contra la corrupción (…) pero es indicativo de una lucha de poder en la cúpula del partido (…) el probable ascenso ahora a la cúpula del partido de funcionarios más centrados en la seguridad será una mala noticia”.

Trong ha dado la vuelta a la relación con Occidente. Es significativo que lo haya hecho tras regresar de una fructífera visita a Pekín en octubre-noviembre, durante la cual Trong y Xi Jinping resolvieron mejorar y profundizar la asociación estratégica integral de cooperación en la nueva era.



Notas relacionadas

Este 9 de mayo se conmemora la victoria final de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi

Las sanciones pueden tener un efecto boomerang contra EE. UU., la UE y el mundo: se abre la puerta para que estrechen más sus relaciones Rusia y China y sean “el contrapeso” que evite al buitre estadounidense mantener su hegemonía imperialista.

El inmenso territorio ruso, sus abundantes recursos naturales y su educada población, son un ambicioso proyecto de dominación de EE. UU., como en su tiempo de Adolfo Hitler. Ahora, usando a Ucrania, la acosa.

La riqueza de los BRICS alcanza los 45 billones de dólares, “más del 45% de la población del mundo y supone casi el 36% del PIB mundial, lo que sobrepasa la cuota del 30% del G7.

En los juicios de Nuremberg, los fiscales abordan el tema del holocausto. Presentan a varios testigos que vivieron en los campos de concentración, quienes señalaron que a diario eran asesinadas de 10 a 12 mil personas en las cámaras de gas.

Moscú suma 14 mil sanciones impuestas solo por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Otras más las han establecido socios norteamericanos en otras partes del mundo.

A diferencia de EE. UU., el pueblo ruso ha obtenido múltiples victorias. Pese a la persistente guerra mediática, espionaje y sabotaje, El Kremlin sigue su plan y ya definió el curso del nuevo orden mundial multipolar.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha convocado este lunes una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad del país para abordar la situación en torno a Ucrania.

Kremlin informó que Vladímir Putin expresó a Angela Merkel su pésame por las víctimas del tiroteo en la ciudad alemana de Hanau.

El Avifavir es el primer medicamento registrado en el mundo que se basa en el fármaco de denominación internacional Favipiravir para combatir el coronavirus.

Por años, el establishment (sistema) occidental ha intentado silenciar a RT porque no podía dejar que sus audiencias decidieran por sí mismas qué creer sobre los acontecimientos en Rusia y el mundo, afirmó en exclusiva, la actual editora en Jefe de RT, Anna Belkina.

Dos días después de la explosión en el puente de Crimea, un atentado terrorista de Ucrania, andanadas de misiles rusos alcanzaron Kiev y distintas ciudades desde el este al oeste del país. 

EEUU aprobó un proyecto de ley que asigna casi 61.000 millones de dólares de activos rusos a Ucrania.

El documento prevé el suministro de un mínimo de 150 mil unidades de Avifavir, y el socio boliviano recibirá la tecnología de la elaboración del medicamento.

Las elecciones presidenciales de Rusia contaron con más de 700 observadores de 106 países en misiones de monitoreo de la Comunidad de Estados Independientes y la Organización de Cooperación de Shanghái.

Edición impresa

Editorial

El poder y el triunfo


Lo más preocupante es que ahora será mucho más fácil para la Presidenta lograr la aprobación de las propuestas de modificación a la Constitución.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1137