Cargando, por favor espere...

El verdadero cártel inmobiliario es el de Morena
Los hermanos Rodrigo, Guadalupe y Esperanza Chávez Contreras –director del Invi; diputada local y dirigente de ACMU, respectivamente– conformaron un “verdadero cártel inmobiliario” en la CDMX, con el que se han enriquecido y están promoviendo a Morena.
Cargando...

Recientemente, la diputada Daniela Gicela Álvarez Camacho se solidarizó con los reclamos ciudadanos y denunció a los hermanos Rodrigo, Guadalupe y Esperanza Chávez Contreras –director del Instituto Nacional de Vivienda (Invi), diputada local y dirigente de la Asociación Civil Movimiento Urbano (ACMU), respectivamente– porque conformaron un verdadero cártel inmobiliario en la Ciudad de México (CDMX), con el que se han enriquecido y están promoviendo al partido Morena.

Un ejemplo de la operabilidad “maestra” del cártel de los tres hermanos consiste en el crédito de 40 millones de pesos (mdp) que el Invi concedió a la ACMU, y que fue solicitado con el apoyo de la diputada Lupita para construir una unidad habitacional de 116 viviendas en el predio de Tejuajoloco 33, en el distrito electoral 19 de la CDMX.

De acuerdo con el contrato suscrito con el Invi, el padrón de beneficiarios del proyecto será definido por Esperanza Chávez Contreras; y ésta y sus hermanos venderán en un millón 63 mil pesos cada departamento de la unidad, que dispondrá todo el tiempo de agua potable, a diferencia del resto de los pobladores de San Andrés.

La diputada Álvarez Camacho afirmó que la ACMU se dedica expresamente a conseguir predios para el Invi; que Esperanza, Lupita y Rodrigo los reparten a cambio de “entres”; y que su “cártel inmobiliario” es encubierto por “todas y todos” los diputados de Morena en el Congreso de la Ciudad de México.

 

 

La legisladora se comprometió a difundir todos y cada uno de los contratos con los que han hecho del Invi un negocio familiar. “Sé a lo que me expongo al denunciar a este nido de ratas, porque este gobierno ha resultado hostigador opresor y hasta homicida con los que le resultan incómodos. Por ello, a partir de hoy, hago responsable a la diputada Guadalupe Chávez Contreras y al director del Invi, Rodrigo Chávez Contreras, por lo que pudiera pasarme a mí o a mi familia. Sépalo, nada ni nadie me detendrá. Para verlos pagar por servirse de la necesidad de la gente para enriquecerse. Lupita, Rodrigo y Esperanza”, advirtió la diputada.

 

Damnificados del sismo de 2017

A seis años del sismo de 2017, que dejara sin hogar a miles de personas, sólo 27 por ciento de los damnificados en la CDMX han regresado a sus casas, el resto aún se encuentra con familiares o se halla en la absoluta incertidumbre. 

El Jefe de Gobierno, Martí Batres Guadarrama, presume que en su administración se han entregado 20 mil de 22 mil viviendas que resultaron dañadas por el sismo; pero, además de que las cifras monetarias no cuadran, el gobierno capitalino argumenta con frecuencia que no cuenta con recursos para recuperar las que aún no se restauran. 

Cabe recordar que, en 2017, Morena recabó 78.8 mdp a través de un fideicomiso, recursos que nunca entregó a los damnificados y que utilizó para sus campañas política; por este delito, el Instituto Nacional Electoral multó a este partido con 197 mdp.

Muchos capitalinos se encuentran en la lista de espera del Invi; esto se debe a que no a todos se les mide con la misma vara; en la CDMX hay lugares donde repentinamente se construyen edificios de más de tres pisos, de 10, 20 pisos o sin los permisos correspondientes.

 

 

Por lo anterior, Daniela Gicela clausuró simbólicamente las obras que se realizaban en el número 81 de la calle Guerrero 81, donde habían sido desalojadas ilegalmente 50 familias; en ese sitio, Banca Mifel construía un edificio de departamentos destinados a la venta con apoyo de funcionarios del Invi.

Construcciones irregulares surgen también en la colonia Lindavista, alcaldía Gustavo A. Madero, dirigida por el morenista Francisco Chíguil Figueroa. En esa área, donde no se había registrado este tipo de anomalías, ahora se amplía el “boom inmobiliario” impulsado por Morena. 

Diputados de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) apoyaron a los vecinos que protestaron cerrando la avenida Montevideo, quienes denunciaron que uno de los edificios en construcción en la colonia Lindavista es de ocho pisos, 56 departamentos y sólo dispondrá de 14 o 16 lugares de estacionamiento.

“Hemos acudido al gobierno central, al Invi, a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) para establecer mesas de trabajo y diálogo y para pedir información de los dictámenes de uso de suelo, impacto ambiental y los permisos que se están ofreciendo. No hay nada de información y no nos quieren atender”, denunció uno de los afectados.

“Se trata de una obra del verdadero cártel de Morena, el cártel de la vivienda desde el Invi, que hace proyectos sin consulta y viola de manera descarada el uso de suelo de las zonas”, demandó el diputado Diego Garrido.

Los que participaron en el bloqueo solicitaron a la alcaldía Gustavo A. Madero que se concreten las verificaciones respectivas y que, en su caso, se declare la suspensión de la obra e impongan los sellos de clausura, que tampoco quieren efectuar los responsables de la demarcación.

En la colonia Lindavista se construyen varios edificios sin estacionamientos; y los vecinos se quejan de que, con la multiplicación de este tipo de construcción, aumentarán los problemas de movilidad, falta de agua, drenaje, basura y otros servicios urbanos.

Garrido comentó: “me uno a la lucha de quienes viven en Lindavista para frenar la construcción, que no tiene satisfechos a los vecinos de la zona por varias razones, como son los temas de agua, movilidad y servicios básicos que se verán afectados por el nuevo edificio, que es solapado también por el alcalde Francisco Chíguil”.

 

 

Los vecinos encontraron otra obra parecida en la calle Oroya, sobre cuyo predio las láminas de madera no muestran la licencia de construcción ni letreros de prevención; se mantienen cerradas durante el día para ocultar el movimiento de albañiles y sólo se abren en las noches para recibir los materiales de construcción.

 

Invi, otra sucursal de Morena

Es tal el descaro de este “cártel inmobiliario” que la representante legal de los empleados del Invi-CDMX, Silvia Epifanio, denunció: “el Instituto ha perdido su esencia, dejó de ser ese ente que apoyaría y brindaría apoyo a las clases marginadas para obtener un patrimonio familiar para convertirse en una sucursal de las agrupaciones afines a Morena, como los que lideran Dolores Padierna Luna, Esperanza Chávez Contreras, hermana del Coordinador Ejecutivo de Seguimiento Institucional de ese instituto; Rodrigo, del mismo apellido; además que cuenta con el manto protector desde el Congreso de la CDMX de la diputada Guadalupe Chávez Contreras”.

Epifanio reveló que en esta lista de beneficiarios están agrupaciones como Patria Nueva, UPREZ, Benita Galeana y Asamblea de Barrios entre otras, cuyos dirigentes se despachan con “la cuchara grande” el presupuesto destinado para este año, que asciende a tres mil 718 mdp.

Calificó de corruptos al director del Invi-nacional, Anselmo Collazo; a Rodrigo Chávez Contreras, del Invi-CDMX y a Julieta Cortés Fragoso, directora Ejecutiva de Asuntos Jurídicos e Inmobiliarios; a Iván Gutiérrez Flores, coordinador de Asuntos Jurídicos y Contenciosos; Iván Rafael Arellano Chirinos, jefe de Unidad Departamental de Contactos; Javier Melchor González, subdirector de Asuntos Inmobiliarios; Nayeli Marisol Amador Cortés, jefa de Unidad Departamental de Comercialización Inmobiliaria, y a Raphael Torralva Silva, jefe de Unidad Departamental de Normatividad.

“El Invi vive sus peores momentos; hay compadrazgo, amiguismo, malversación de recursos, amenazas de muerte, despidos injustificados, formación de grupos corporativos para Morena y acosos laboral y sexual”, denunció Silvia Epifanio.