Cargando, por favor espere...

El “humanismo mexicano” y la realidad
Como lo demuestran los hechos, la "4T", ahora, según, “humanismo mexicano”, es una pálida repetición de la misma política en favor de la misma clase, pero ahora apoyada por los medios, difundida mediante una pavorosa agresión ideológica.
Cargando...

El presidente Andrés Manuel López Obrador publicó en sus redes sociales un video en el que explica su modelo de gobierno al que llamó “humanismo mexicano” y del que habló en su discurso de la marcha que encabezó el pasado 27 de noviembre. “Entre otras cosas –-dice en el video–, ayer propuse bautizar nuestra forma de gobierno como Humanismo Mexicano. Brevemente expliqué algunos fundamentos y poco a poco lo iremos definiendo entre todos porque necesitamos heredar una teoría propia”. ¿López Obrador teórico? ¿Su teoría se definirá poco a poco y “entre todos”? ¿Heredará, en efecto, una “teoría propia”?

Desde mi muy modesto punto de vista, que de ninguna manera se propone alcanzar las alturas de constituir una “teoría propia”, sino simplemente allegar a los posibles lectores algunos de los hechos contantes y sonantes, algunas de las manifestaciones de la realidad que ayudan a poner en sus justos términos, tanto la categoría de “teoría propia”, como su capacidad de transformarse en realizaciones en beneficio del pueblo trabajador, el “humanismo mexicano”, por todo lo que tenga de humanismo, ni es un descubrimiento de López Obrador, ni tiene grandes realizaciones que presumir para tener el privilegio de pasar directo a la historia nacional.

El humanismo es una corriente de pensamiento que surgió a fines de la Edad Media, más precisamente, del modo de producción feudal en Europa y que, en diferentes ramas de la actividad espiritual, sintetizaba y defendía los intereses de la nueva clase que estaba surgiendo y haciéndose fuerte en el seno de la vieja sociedad, particularmente, en los novedosos centros urbanos, esto es, la clase burguesa. Se expresó, por ejemplo, en el arte, en la pintura y la escultura, colocando en el centro de sus preocupaciones y temas, en el lugar que antes ocupaban las imágenes religiosas, el cuerpo humano, no pocas veces desafiantemente desnudo. El humanismo, pues, no fue nunca una corriente de pensamiento ni de medidas prácticas en favor de los siervos de la gleba ni, más en general, del pueblo trabajador, siempre fue una expresión teórica y práctica de los intereses de la burguesía.

Como lo demuestran las realizaciones de la llamada “Cuarta Transformación”, ahora, pretendidamente, “humanismo mexicano”, se trata de una pálida repetición de la misma política en favor de la misma clase. Solo que ahora, apoyada en los modernos medios de comunicación, difundida mediante una pavorosa agresión ideológica. ¿Humanismo mexicano? ¿Sí? Cito una parte del reportaje sobre la vida en la Montaña de Guerrero de la periodista Laura Poy Solano, publicado en el periódico La Jornada, el lunes cinco de diciembre de 2022: “En escuelas con muros de adobe o bajo techumbres de lámina, sin infraestructura ni equipamiento, maestros rurales, en su mayoría mujeres, atienden a niños y adolescentes hablantes de la lengua me’phaa. En esos planteles multigrado, afirman los educadores indígenas, muchas veces ni el pizarrón sirve porque, de tan viejo, ya no se puede escribir en él… Los estudiantes de primaria, en su mayoría indígenas, cuidan chivos y cortan leña antes de ir a la escuela. Además, muchos asisten pocos meses al año a clases, pues cada dos de noviembre se van con sus padres a los campos de Sinaloa a pizcar uva o tomate, porque también son migrantes jornaleros, exponen educadores de la región, quienes pidieron el anonimato”.

Esta realidad existe y persiste tercamente aunque el Presidente de la República quiera ganar la discusión diciendo que él tiene otros datos. Mexico entero sabe perfectamente que una de las grandes realizaciones de este régimen que ahora ya considera que le queda pequeño el nombre de “Cuarta Transformación” y quiere ascender a “humanismo mexicano”, ha sido, hasta ahora, la construcción e inauguración de un nuevo aeropuerto que podrá usar (si se decide a cambiarlo por el antiguo) el ocho por ciento de la población mexicana, que es la que tiene la capacidad económica para viajar en avión. El Tren Maya, para ricos también, todavía está en construcción y, por tanto, tampoco sirve para apuntalar el nuevo nombre con el que, con herencia teórica, se beneficiarán los trabajadores mexicanos.

 Bueno, quizá diga alguno de los defensores que tiene López Obrador que cobran en alguna nómina, “pero esa cita de Laura Poy Solano se refiere a una remota zona mexicana muy pequeña y nada representativa de las grandes transformaciones del humanismo mexicano”. Para los que piensen así, hay otra que abarca a muchos mexicanos más, ésta de El Sol de México del 30 de noviembre pasado: “El número de personas que solo gana un salario mínimo en México incrementó en octubre de 2022, cuando en el último año se sumaron 540 mil 53 empleados con un único salario, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del total de la población con empleo, que es de 58.4 millones de personas, 18 millones 732 mil 162 perciben únicamente un salario mínimo, el cual corresponde a 172.87 pesos diarios. Por otro lado, el número de personas que perciben entre dos, tres, cuatro, cinco o más salarios mínimos por su trabajo disminuyó, informó la institución. A octubre de 2022, se perdieron 120 mil 131 empleos en los que las personas percibían entre dos y tres salarios mínimos”.

Los de salario mínimo, cuyo número va en aumento, no alcanzan a comprar la canasta básica, ni la alcanzarán aunque les concedan el aumento que se anuncia y, los que perciben entre dos, tres, cuatro, cinco o más salarios mínimos disminuyeron en cantidad, pero no porque hayan subido de nivel, no porque hayan arribado y se hayan instalado en la clase media, sino, como lo señala la ENOE, porque se perdieron más de 120 mil empleos, porque ahora hay más desocupación.

Finalmente, tomemos en cuenta la marcha más inmensa de todas, más concurrida que la del 13 de noviembre y más que la del 27 de noviembre, una inmensa marea humana que no es ni acarreada, ni recibe bocadillo y jugo, ni la mueven amenazas, una muchedumbre que paga por marchar. Estamos hablando de todos los que, supuestamente beneficiados inmensamente por el “humanismo mexicano”, abandonan a su esposa y a sus hijos tiernos y se van lejos, a trabajar al extranjero, no pocas veces, para siempre. Pongamos atención a lo siguiente:

“México se mantiene como el segundo receptor de remesas en el mundo (¡en el mundo!) al captar 54 mil millones de dólares el año pasado, solo detrás de India, que sentó un precedente al recibir 100 mil millones de dólares en transferencias familiares también en 2021, informó el Banco Mundial (BM)”. La tragedia social, pues, ya existe… y avanza incontenible: “Se proyecta que en 2022 el país latinoamericano registre entradas récord de 60 mil 300 millones de dólares, 11 por ciento más que el año pasado”. Ése, y no las declaraciones de la mañanera, es el llamado “humanismo mexicano” que, fiel a su modelo original, diseñado para combatir a los privilegiados feudales y favorecer a la burguesía, perseguía “la mayor felicidad posible”, pero no para la mayoría, sino para una exigua minoría, por lo demás, sin cesar decreciente. Usted decide si se adhiere.


Escrito por Omar Carreón Abud

Ingeniero Agrónomo por la Universidad Autónoma Chapingo y luchador social. Autor del libro "Reivindicar la verdad".


Notas relacionadas

En 2021 disponibles en la plataforma Compranet, e identificó un uso excesivo de las adjudicaciones directas (8 de cada 10 contratos han sido dados por esta vía).

“La verdad, pensábamos que AMLO iba a transformar a la comunidad de nosotros en una comunidad mejor, pero, pues no: hoy estamos peor que antes", denunció doña Guadalupe, mujer mayo-yoreme de Sinaloa.

Especialistas dudan que Delfina Gómez, "ganadora" por abstencionismo a la gubernatura del Edomex, gobierne para todos en la entidad, ya que pertenece a GAP, con Higinio Martínez y Horacio Duarte, acusados de corrupción.

La UNAM pone a disposición de su comunidad el servicio de diagnóstico molecular para el coronavirus SARS-CoV-2.

Si millones de rocinantes mexicanos encabritados eléctricamente relinchamos al unísono, podremos cambiar el rumbo del país para el bien.

“La mayoría de los campesinos y pequeños productores están sufriendo esta situación, en todas partes, con éste mal gobierno, se fue para abajo la cosecha y el trabajo; hasta el momento sólo hay promesas, han puesto muchas trabas...

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE. UU.), advirtió, el dos de abril, al gobierno de la Cuarta Transformación (4T) que los legisladores demócratas, que tienen mayoría en ese órgano legislativo, no respaldarían el

Este dato representó su nivel más alto desde la primera quincena de marzo de este año, donde se ubicó en 3.71 por ciento.

Es necesario que la oposición partidista se unifique e intente frenar las intenciones autoritarias del Presidente.

Ante el problema de la inseguridad y de la participación de los grupos criminales en las elecciones, el representante del PAN ante el INE, Víctor Hugo Sondón, urgió al Gobierno Federal emitir un “Atlas de Riesgo”.

De acuerdo con Latinus, la grabación se remonta al 2015, cuando Morena participó por primera vez en una elección, como partido político.

En estos días se cumplieron los primeros 100 días tras el proceso electoral del 1º de julio y con ello el del gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador;

El eslogan de que “primero son los pobres”, a estas alturas, representa un tonel vacío que solo sirve para hacer ruido.

El engrosamiento de las fuerzas armadas gracias a la integración de la Guardia Nacional al Ejército servirá para imponer la voluntad del gobierno. El asunto es sobre quién se quiere imponer esa voluntad.

En la Conade hay una profunda corrupción. Es un hecho que el combate de este delito quedó en un discurso de campaña para ganar votos; y la eliminación de los fideicomisos sólo afectó a los que según AMLO iban a beneficiar.