Cargando, por favor espere...

Ya no estoy aquí
El llamado cine “independiente” es una variante de esta industria en México porque la realización de sus filmes no puede clasificarse como “comercial”, “convencional” u “oficial”.
Cargando...

El llamado cine “independiente” es una variante de esta industria en México porque la realización de sus filmes no puede clasificarse como “comercial”, “convencional” u “oficial”. Además, sus propuestas se apartan de lo trillado y de la cinematografía que solo busca la obtención de ganancias monetarias. A pesar de que muchos de estos filmes no alcanzan altos niveles de calidad debido a que sus bajos presupuestos les impiden acceder a condiciones actorales y escenográficas óptimas, los temas que abordan, la lozanía de sus tramas y la espontaneidad de las actuaciones suplen con creces tales carencias.  Un filme que está llamando mucho la atención del público es Ya no estoy aquí (2019), de Fernando Frías de la Parra, quien nos cuenta la historia de un joven adolescente de 17 años, Ulises (Juan Daniel García), quien nació en Monterrey y cuya vida –narrada en tono documental y representada por actores no profesionales– es similar a la de los millones de adolescentes y jóvenes que habitan en las grandes ciudades de México. Ulises tiene su propia pandilla llamada Los Terkos; sus integrantes son asiduos aficionados a escuchar y bailar la música que se conoce como “cumbia rebajada”, subgénero surgido en Monterrey a mediados del Siglo XX y que es una versión mexicana de la cumbia colombiana, pero que se toca con menos pulsaciones por minuto. 

Pero la “cumbia rebajada” y los bailes de los actores en sus reuniones marginales solo son el escenario para narrar una historia que refleja la cruel realidad de millones de jóvenes mexicanos que viven en los barrios populares y carecen de estudios, empleo y de cualquier oportunidad para alcanzar un nivel económico y cultural digno. Un mundo que orilla a esa juventud a enfrentar los vicios, el hacinamiento y el peligro de ser ejecutados por Los Zetas u otros grupos delincuenciales. Después de estar a punto de morir, con tres de sus compañeros, a manos de sicarios que llegan en motocicletas y les disparan con sus armas letales, Ulises sale de México y migra a Nueva York, Estados Unidos (EE. UU.); ahí padece la explotación laboral y la terrible soledad que implica vivir en un lugar donde no puede hablar su idioma ni hacer lo que siempre le ha gustado. Intenta bailar en el metro y en otros sitios la música “Colombia”, pero una y otra vez es expulsado, ya sea por vagabundos o por policías. Ulises trabaja para un comerciante chino, que le encarga las tareas de limpieza del negocio. Conoce ahí a la hija del comerciante chino (Angeline Chen)  con quien entabla amistad. Ulises le muestra, a través de videos y fotografías –vía Internet– la forma en que vivía en Monterrey, pero no puede adaptarse a la vida de la gran urbe estadounidense. La hija del comerciante chino lo invita a una fiesta de adolecentes neoyorquinos, donde sufre su más fuerte choque cultural con los jóvenes gringos, porque los bailes y flirteos de éstos lo asquean y lo obligan a marcharse y buscar refugio en la casa de una prostituta colombiana, a la que conoció en un bar cuando recién llegó a Nueva York. Finalmente, Ulises regresa a Monterrey, a pesar de que su madre le había dicho: “si regresas ya no tendrás ni madre ni familia, pues si regresas te van a matar”. Lejos de ser una apología de la música de los “cholos” regiomontanos, Ya no estoy aquí es una historia cuya atmósfera es opresiva porque reseña con objetividad la vida de millones de adolescentes y jóvenes en el mundo sin mañana, que la sociedad capitalista ha construido en México.


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Contemporáneo de Juan Álvarez Gato, es célebre la discusión literaria sostenida por ambos en forma de coplas, en la que se critica la sociedad de su tiempo y los vicios de todos los estamentos feudales, a cuya decadencia ninguno escapa.

El poeta se muestra escéptico acerca de si los muertos vuelven o no cada año, aprovecha para condenar la decadencia artística de su época.

Aletean desde la primera estrofa las mariposas del Duque Job; la sensación de alado movimiento primaveral llena todo el ambiente… hasta que el vuelo se interrumpe, pues llega la sombra.

Las revoluciones solo tienen éxito cuando los de abajo ya no quieren seguir viviendo como antes y los de arriba ya no pueden seguir gobernando igual. Así se entiende el triunfo de los comunistas en la guerra civil china.

Conservan todavía una fuerte influencia en la producción cultural contemporánea y cumplen con la finalidad de quitar a la URSS el mérito que le corresponde por derrotar al nazismo, con el que siguen comparándolo.

Muchas cosas en común tuvieron los pueblos de la antigüedad, entre ellas el afán de eternizarse en la memoria de las generaciones futuras.

Para sobrevivir al hambre, el desempleo, el alza de tributos y epidemias, los más pobres de la segunda mitad del S. XVII de los países más desarrollados de Europa tuvieron que buscar otros medios de vida, afirma el historiador británico.

Del realizador Joseph Kosinski, es una cinta muy taquillera, dado que es la película con más recaudación en los cines de todo el mundo, con cerca de mil 500 mdd en 2022. Hace un empleo sistemático de los “efectos especiales” elaborados por computadora.

En la tercera parte de "Manuel Fernández y el itinerario de la muerte", denuncia la miseria y la desesperanza de los mineros.

Novelista español, autor de La Regenta (1884-1885), una de las máximas creaciones de la narrativa decimonónica. Junto con Benito Pérez Galdós, es el principal representante en España del realismo y el naturalismo del Siglo XIX.

Si el arte en nuestros días está en crisis, no es peregrino buscar las causas en las crisis económicas del capitalismo, primero, y después, en la crisis existencial y desesperanza que sufre la humanidad.

En 2020 se cumplieron 100 años del nacimiento del Ruiseñor del Catuche, que con su obra demuestra que el hombre sencillo es capaz de entender el hondo mensaje de la poesía. Enemigo del autoritarismo, el lugar común y la hipocresía.

En voz de un socialista ruso exiliado en París, Blasco Ibáñez afirma que el emperador de Alemania Guillermo II consideraba a la guerra como “la primera función de un pueblo y la más noble de las ocupaciones”.

Nació en Mérida, Yucatán, el 22 de agosto de 1880

A los jóvenes les falta un modelo de ser humano diferente, noble y rebelde, que les sirva de ejemplo para la construcción de una patria justa.