Cargando, por favor espere...

Orgullo Mundial
¿Qué podemos presumir de la mayor mundialización del capitalismo? Ya va siendo hora de que hagamos algún corte de caja, y nada mejor que el último trimestre de un año para sacar unas cuantas cuentas.
Cargando...

¿Qué nos va dejando la más libre circulación de las mercancías y los capitales que se ha enseñoreado en el mundo en los últimos años? ¿Qué podemos presumir de la mayor mundialización del capitalismo? Ya va siendo hora de que hagamos algún corte de caja, y nada mejor que el último trimestre de un año para sacar unas cuantas cuentas. Una gran conquista de la globalización es, sin duda alguna, la masificación de las migraciones de trabajadores. En el centro de las tesis de los defensores de la globalización está precisamente la de que el progreso se globaliza, todos los países participantes aumentan su producción y se benefician del comercio mundial. Muy bien. Sólo que resulta que son cada vez más los trabajadores que no encuentran trabajo en sus países de origen y se lanzan a afrontar modernas odiseas para entrar a los países avanzados en busca de un empleo para ser sobreexplotados de cualquier forma; son “ilegales”, viven en guetos, son discriminados y sufren agresiones racistas. Llegan a Estados Unidos, a Europa Occidental, a Japón y, aunque menos últimamente, también a los llamados tigres asiáticos. Salen de casi todos los países pobres pero el nuestro ocupa uno de los primeros lugares mundiales en expulsión de su mano de obra. Nosotros ni datos necesitamos para entender este gran logro de la mundialización del capital. La estela de la globalización en México corre a lomos de “la bestia”, ese horrible método de transportar mano de obra barata en una penosa migración, una afrenta para la humanidad de la que puede enorgullecerse el capitalismo salvaje mundial.

Otro orgullo de la globalización consiste en que han aumentado las guerras. Parecía que con el fracaso del experimento socialista –por lo menos tal como la practicaron la Unión Soviética y quienes siguieron su modelo– y con el establecimiento de un mundo unipolar, los conflictos bélicos, si no se terminarían, sí quedarían reducidos a su mínima expresión. Pero nada, que Estados Unidos ha desperdiciado la oportunidad histórica de hacer uso de su poderío para promover y hasta imponer paz entre las naciones, para ser una especie de patriarca monumental, histórico, que –sin abandonar sus intereses y en abono de ellos– condujera a todos los seres humanos a una era de progreso y de paz jamás vivida. Todo lo contrario, ahora ha habido guerras terribles en las naciones de la antigua Yugoslavia, en Georgia, en Chechenia, en Irak, en Palestina, en Afganistán, Irak –al que nunca le encontraron armas de destrucción masiva– y se han continuado en las monstruosas agresiones a Libia, Siria y Ucrania y nuevamente a Palestina.

Y, como consecuencia más general y abarcadora de la globalización, tenemos que se han acentuado pavorosamente las diferencias de clase, la distancia entre la vida de los ricos y la –¿qué decir?– de los pobres. En este 2014, los multimillonarios –que conforman sólo el 0.000033 por ciento de la población del orbe– poseen y administran 4.5 veces la riqueza total que gestiona la mitad más pobre del planeta, conformada por unas tres mil 500 millones de personas. Ya en 1994, había en el mundo 358 multimillonarios (con más de mil millones de dólares cada uno) cuyas fortunas reunidas equivalían al Producto Interno Bruto de países en los que habitan dos mil 300 millones de personas, es decir, el 45 por ciento de la población mundial. Escandaloso ¿no? Pero espérese y lea: sólo tres años después, en 1997, ya sólo se necesitaban 225 multimillonarios para reunir más riqueza de la que se produce en países en donde habitan dos mil 500 millones de personas. Y para rematar este punto, sepa usted que se necesita la producción de los 48 países más pobres para igualar la fortuna de los tres hombres más ricos del mundo. Una insólita, insultante concentración de la riqueza social.

En fin, los resultados no son nada alentadores. Es cierto que no hay que ser agoreros del desastre, pero tampoco se deben cerrar los ojos ante la realidad porque, ya se sabe, uno puede ignorar a la realidad, pero ella nunca se olvida de uno. En efecto, en nuestra patria, como saldo del nuevo orden económico mundial globalizado, que algunos amargados llaman capitalismo salvaje, se espera crecimiento cero, o casi, inflación galopante, más desempleo, más emigración todavía, sobre todo de campesinos; se espera, pues, más pobreza, más sufrimiento humano. ¿Qué hacer? Tomar en cuenta las palabras de Pericles en aquel Elogio fúnebre que rescató para nosotros Tucídides: “La felicidad es dada por la libertad y la libertad por el coraje”.


Escrito por Omar Carreón Abud

Ingeniero Agrónomo por la Universidad Autónoma Chapingo y luchador social. Autor del libro "Reivindicar la verdad".


Notas relacionadas

Los resabios de nuestro capitalismo subdesarrollado y dependiente del capital trasnacional han originado los 90 millones de pobres, en un país con una población de 130 millones de habitantes.

Este documental presenta la historia “delictiva” de cuatro adolescentes palestinos que fueron sometidos a interrogatorios y sentenciados por juzgados militares israelíes por el “delito” de arrojar piedras a miembros del ejército hebreo.

Luego de reservarse el derecho al expansionismo, la anexión de Texas y la guerra con México, a través del Destino Manifiesto, el siglo de dominio estadounidense ha llegado a su fin, señaló el internacionalista Alfredo Jalife-Rahme.

¿Será que el ejército israelí busca venganza por lo que los alemanes hicieron contra los judíos (en la SGM), generando un nuevo holocausto del que hoy es víctima el pueblo palestino? La realidad apunta en esa dirección.

“Cuando Occidente habla de legitimidad lo hace desde una mirada imperial. Si reconoce o no el resultado contundente de una elección en Rusia, tendría un claro sentido injerencista”, señaló la internacionalista Nydia Egremy.

Este foro es, en esencia, un mecanismo más para imponer a los gobiernos líneas de acción, sobre todo en materia económica. Por eso revisaremos cómo se presenta esta edición y a tratar de entender lo que implica para la vida de los millones de trabajadores del planeta.

EE. UU. ha fracasado en su combate al consumo de drogas en su país; para ocultarlo aplica la doctrina de seguridad nacional con la que presiona a su homólogo de México para embestir a China y conservar su hegemonía global.

En la modernidad, el látigo de cuero ha sido sustituido por el del hambre. Por todo esto, el tan pregonado contrato libre en una pretendida relación de iguales no pasa de ser mera ficción.

Según las fuentes del diario británico, Pekín logró disparar un misil desde un vehículo de planeo hipersónico que volaba a al menos 5 veces la velocidad del sonido.

Las tierras palestinas tienen una posición estratégica para contener y, en su caso, lanzar una embestida contra Irán, Líbano, Jordania, Siria y otros más, decisivos para controlar el mar Mediterráneo, el canal de Suez y el estrecho del Bósforo.

Frente a un entorno internacional crispado por la guerra proxy de EE. UU. contra Rusia en Ucrania y los crímenes bélicos de Israel en Gaza, 9.5 millones de argentinos eligieron nuevo presidente.

Este 8 de febrero Editorial Esténtor presentará su nuevo material, autoría de Aquiles Córdova Morán, que se sumará al extenso catálogo de cerca de 30 libros orientados a la politización, concientización y organización del pueblo mexicano.

"Ellos creen en fronteras abiertas, usan a las fuerzas de seguridad para perseguir a sus oponentes políticos y, sobre todo, nos están arrastrando cada vez más cerca de la guerra nuclear", sostuvo.

Millones de personas saben que EE. UU. libra una guerra de facto y de jure contra Rusia, que ve a Ucrania como su peón de brega para socavar a China y Alemania, y que no confía en sus aliados.

TikTok tiene seis meses para vender sus acciones o ser bloqueada en EU.

Edición impresa

Editorial

“Occidente” detrás de las agresiones de Israel


El objetivo imperialista no es la paz en Medio Oriente sino, por el contrario, la enemistad, la confrontación y la guerra.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1130