Cargando, por favor espere...

Extinción de especies: los estragos de la anarquía en la producción (II de III)
Muy poderosos intereses se benefician con la destrucción ambiental e interfieren con los buenos propósitos de los científicos; los poderosos del mundo son insensibles a la tragedia ambiental que ellos mismos crean.
Cargando...

Para explicar la acelerada extinción de especies, cuya magnitud hemos reseñado antes (con base en el informe Planeta Vivo 2022, del Fondo Mundial para la Naturaleza), permítaseme citar en extenso las conclusiones a que arriban los autores y mostrar textualmente el análisis que, desde su perspectiva como especialistas, hacen, donde visualizan las causas más inmediatas. Dicen: “los principales factores directos (cursivas mías, APZ) de la degradación de los sistemas terrestres, marinos y de agua dulce son los cambios de uso del suelo, la sobreexplotación de plantas y animales, el cambio climático, la contaminación y las especies exóticas invasoras” (Pág. 16). “El cambio de uso del suelo sigue siendo actualmente la mayor amenaza para la naturaleza, pues se destruyen o fragmentan los hábitats naturales (…) El ascenso de las temperaturas ya está impulsando (…) las primeras extinciones de especies enteras” (Pág. 4). El problema, pues, no es de origen natural, sino social, creado por el hombre, pero no “por el hombre” en abstracto, sino precisamente por los dueños del gran capital, cuya acción depredadora queda oculta al culpar por igual a todos los habitantes del planeta.

Sobre la extinción de aves, mamíferos, anfibios, reptiles y peces, el documento advierte: “… la abundancia de sus poblaciones y su diversidad genética han disminuido y las especies están perdiendo sus hábitats debido a cambios en el clima” (Pág. 17). Especifica después: “… cada año perdemos unos diez millones de hectáreas de bosques, una superficie del tamaño de Portugal. La deforestación, especialmente en los trópicos, genera emisiones de carbono (…) (e) incrementa la cantidad de sequías y de incendios y (…) modificando los patrones globales de precipitaciones” (Pág. 22).

Queda aquí de relieve el destructivo enfoque de “conquista” de la naturaleza por el hombre, armado de su poderosa tecnología, que atropella el que debiera ser racional equilibrio: “Por ese motivo se está empezando a cuestionar el supuesto en el que nos basábamos sin reflexionar: que podemos seguir dominando la naturaleza de manera irresponsable, dando por hecho que está a nuestra disposición, despilfarrando sus recursos de manera insostenible y repartiéndolos sin equidad, y todo ello sin enfrentarnos a ninguna clase de consecuencia. Ahora sabemos que sí las hay. Algunas de ellas ya se notan: la pérdida de vidas y de bienes por culpa de los fenómenos meteorológicos extremos; la agudización de la pobreza y la inseguridad alimentaria tras sequías e inundaciones; el malestar social y el incremento de los flujos migratorios; y las enfermedades zoonóticas…” (Pág. 6). Obsérvese que los autores destacan como problemas fundamentales el despilfarro de recursos naturales y la desigualdad en la distribución de la riqueza.

Pero ante el desastre, la estrategia y las medidas adoptadas a escala global son infructuosas (porque no llegan a la raíz más profunda del fenómeno). “Y, sin embargo, los progresos para conservar y restaurar la biodiversidad han fracasado en todos los países: ninguna de las veinte metas de biodiversidad de Aichi para 2020 se ha cumplido completamente y, en algunos casos, la situación en 2020 era aún peor que en 2010. Del mismo modo, no estamos siendo capaces de cumplir el objetivo de París de no llegar a los 2 °C; los compromisos actuales nos ponen en camino hacia un calentamiento de 2-3 °C, o incluso más. Para estar en la senda de los 1.5° C se requiere que las emisiones actuales se reduzcan en un 50 por ciento para 2030 y alcancen las cero emisiones netas para mediados del siglo. Lamentablemente, tenemos todas las probabilidades de superar los 1.5° C antes de 2040” (Ibid.). Justificada desesperación se aprecia en los científicos, que miden y comprenden el problema, pero quedan en la impotencia, pues su conocimiento teórico por sí solo no basta para resolverlo. Debe intervenir la acción política.

Llaman a detener la destrucción, y a restaurar, logrando un “saldo positivo neto de biodiversidad”: “… la naturaleza nos ha demostrado que puede resurgir, y con gran rapidez, si le damos la oportunidad. Tenemos muchos ejemplos a nivel local de cómo la naturaleza y la vida silvestre han resurgido, ya se trate de bosques o humedales, de tigres o de atunes, de abejas o lombrices” (Pág. 7). Un llamado de alerta, de extrema urgencia, que debe atenderse. Pero viene luego el gran problema.

Aciertan al decir: “somos conscientes de que para poner en práctica la teoría será esencial provocar un cambio transformador (…) Necesitamos transformaciones que abarquen todo el sistema (…) Un futuro positivo para la naturaleza necesita cambios transformadores en la forma en la que producimos, consumimos y en cómo gestionamos los sistemas de gobierno o el sistema financiero” (Pág. 5). Totalmente cierto. Se requieren cambios estructurales, pero, como ocurría con los socialistas utópicos, aquí no se ve quién podrá ponerlos en práctica con la necesaria energía y autoridad.

Los ambientalistas, al no vislumbrar otra opción, quedan limitados a pedir insistentemente la intervención de la ONU y otras instituciones globales “conscientes” que gusten ayudar. “Para dar forma a esta idea, la Asamblea General de Naciones Unidas reconoció en 2022 que todas las personas, en cualquier lugar, tienen derecho a vivir en un medio ambiente limpio, saludable y sostenible, lo cual significa que respetar esta premisa ya no es una opción para quienes ejercen el poder, sino una obligación” (Pág. 5). Declaraciones que quedan solo en puro papel remojado. Y agregan luego que las acciones a tomar: “… se deben abordar junto con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas” (Pág. 17). De acuerdo, pero, ¿quién impone esa obligación? La ONU carece del poder para ello.

La política mundial la dominan las grandes potencias y los monopolios, así que las exhortaciones de la ONU y de organizaciones ambientalistas –bien intencionadas, ciertamente–, quedan en simples llamados a misa: acude quien quiere. No hay poder que haga atender y respetar consejos ni medidas propuestas, por sabios que sean; por tanto, seguir esperando que funcionen esas soluciones es ingenuo, como se ve por los resultados hasta hoy obtenidos. Recordemos la célebre frase atribuida a Einstein: “locura es hacer lo mismo una y otra vez de nuevo esperando resultados diferentes”. ¿Y por qué la estrategia aplicada ha resultado inoperante?

Aunque el informe no es lo suficientemente contundente en el deslinde de responsabilidades, no deja de adelantar una respuesta general: “Mientras que los países industrializados son responsables de la mayor parte de la degradación ambiental, los países y personas empobrecidas son los más vulnerables” (Pág. 17). Y es que muy poderosos intereses se benefician con la destrucción ambiental e interfieren con los buenos propósitos de los científicos: concretamente, son los poderosos del mundo, embrutecidos por su afán de ganancia a toda costa, insensibles a la tragedia ambiental que ellos mismos (fundamentalmente) crean. Puede más el ansia de dinero. Y sería ilusorio esperar que renuncien voluntariamente, por puro amor al medio ambiente, a seguir acumulando febrilmente sus fantásticas fortunas, o se sometan a restricciones como las que ellos llaman “de economía planificada”, que pongan coto a la anarquía en la producción.

Mas ésa es solo la mitad del problema: la otra es la falta de conciencia y la desorganización de la sociedad, que la incapacitan para poner orden. Más concretamente, el pueblo en el poder y gobernando con un criterio social y auténticamente ambientalista es la única fuerza que puede contener esta enloquecida carrera destructiva. Y aquellos (como el gobierno actual), que criminalizan y persiguen a quienes buscan organizar al pueblo, atan a éste de manos. Despolitizadas, las grandes masas son incapaces de reclamar y detener la devastación, y dejan hacer a los poderosos y a los gobiernos cómplices que les protegen.


Escrito por Abel Pérez Zamorano

Doctor en Economía por la London School of Economics. Profesor-investigador de la Universidad Autónoma Chapingo.


Notas relacionadas

La única institución estatal que otorga pensiones y prestaciones a los trabajadores públicos de la entidad está en riesgo de desaparecer en seis años

“Hemos identificado que estos cinco estados tienen una fuerte presencia de delincuencia organizada y tienen una alta disponibilidad de armas de fuego”, afirmó Carlos Juárez, director del IEP.

"El proyecto de ley muestra que el engaño paranoico del egoísmo ha distorsionado la intención original de innovación y competencia", añadió el organismo.

El estado está entre las cinco entidades con mayor abandono escolar; las principales causas del rezago son la falta de recursos económicos de las familias, la desnutrición infantil y los embarazos prematuros.

Pero en Invadiendo el mundo, Moore afirma algo también muy importante: En la Alemania actual, no se oculta a las nuevas generaciones el ominoso pasado nazi.

Tras el juicio político por la Cámara de Representantes, la Constitución requiere que el Senado celebre un juicio presidido por el presidente de la Corte Suprema de Justicia.

El responsable de la tragedia que vive Guerrero no es sólo el huracán, hay también responsabilidad de personas, instituciones y autoridades, es decir, existen causas sociales

Cartón

La 4T le da al pueblo de México “pan y circo” para que no se interese en la política y se distraiga de sus graves problemas como la inseguridad pública o el desempleo a través de sus programas clientelares.

¿En 2024 repetirán los morenistas en la Presidencia de la República? Probablemente sí. ¡Aplausos para un personaje que sabe controlar y manipular a los mexicanos!

El Congreso del estado iniciará a partir de los próximos días la revisión de la Constitución local para arrancar un proceso de juicio político contra el gobernador Omar Fayad

A pesar de que López Obrador intensificó su embate contra firmas españolas en febrero porque saquean al país a través de contratos corruptos, varias de esas corporaciones concertaron nuevos contratos de obras con el actual Gobierno Federal.

Informar a la sociedad con la calidad y la profundidad con que lo hace buzos, es hacer patria, porque son veinte años de ir conformando una capa social conocedora.

Adrián Rubalcava aseguró que busca que la alcaldía que preside sea gobernada por su equipo y por el de la ex jefa de gobierno de la Ciudad de México.

Un fiel retrato de la Gran depresión es la obra cinematográfica Las uvas de la ira (1940) del afamado director John Ford.

Edición impresa

Editorial

La salud mexicana al término del sexenio


Dinamarca es el punto de comparación que eligió AMLO desde el principio para prometer una atención médica de primer mundo para todos los mexicanos.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1134