Cargando, por favor espere...

Acerca de los carteles soviéticos
La presencia de los carteles soviéticos en la llamada Gran Guerra Patria fue primordial para introducir vigor y entusiasmo al pueblo soviético y soportar además de combatir la invasión nazi en sus tierras.
Cargando...

Cuando la clase trabajadora tomó el poder político en Rusia, en 1917, conducidos por el grupo de socialdemócratas bolcheviques, se enfrentaron a un sinnúmero de problemas. El empeño por hacer fracasar al Estado de los más humildes no solo impulsó a los burgueses rusos y sus aliados, sino también a las clases dominantes de otros países capitalistas, entre ellos el Reino Unido y Estados Unidos (EE. UU.).

Fundaron un ejército contrarrevolucionario, lo subvencionaron con armas y dinero y reclutaron soldados a sueldo provenientes de las capas del proletariado más atrasado y campesinos marginados. Boicotearon la administración bolchevique: burócratas que se negaron a hacer funcionar las dependencias de gobierno; terroristas que quemaron y destruyeron vías férreas, caminos, trenes y almacenes de alimentos; arrasaron aldeas enteras con la mentira de que eran órdenes de los rojos; promovieron genocidios y todo lo necesario para generar hambruna y caos. Una guerra civil que mostraba palmariamente la disputa del poder entre los ricos y sus aliados contra los pobres de ese país.

En aquel momento difícil, ¿cómo lograron los bolcheviques, encabezados por Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, alcanzar el triunfo? Con la unidad de acción, organización y de pensamiento de los trabajadores. Para ello arraigaron la ideología revolucionaria entre los más pobres. La educación política corrió a cargo de nuevas instituciones de enseñanza y cultura. A este noble propósito se sumaron grandes literatos y artistas. El complemento: el uso masivo del cartel.

Ciertamente, los bolcheviques no fueron los inventores del cartel, sin embargo, son considerados los innovadores de su utilidad y difusión masiva. En el plan para consolidar la consciencia comunista, en un decreto gubernamental de 1918, el arte del afiche ocupó un lugar primordial, solo detrás de la arquitectura y la industria del cine. Su aparición fue temprana: en la primavera de 1918, siete meses después de la Revolución de Octubre. Su publicación fue comandada por órganos de propaganda y edición del Partido Comunista de Rusia (PCR); y desde entonces su producción creció y se desarrolló más.

El contenido no fue banal porque conjugaba un mensaje claro y entendible, pero no a despecho de la calidad artística. En la riquísima variedad que se conserva, hay muestras magistrales con rasgos de vanguardismo, arte abstracto, realismo o constructivismo; así como la exploración en otros géneros de figuras alegóricas, simbólicas, luboks, satíricas o caricaturescas; fotomontajes e ilustraciones dramáticas. Su número se estima, al menos durante el periodo revolucionario, en tres mil 500 carteles.

El origen del cartel se halla en la tradición iconodulia rusa, pero su influencia directa es indiscutiblemente del lubok, una especie de sátira cómica de origen popular del Siglo XVI. Una expresión pictórica campesina elaborada sobre madera, con representaciones de la vida aldeana y religiosa. En el Siglo XVIII, este arte gráfico adquirió vocación política, pues los dibujos se volvieron satíricos y mordaces… muchos de ellos anónimos. Un ejemplo notable fue el grabado Los ratones sepultan al gato, en evidente alusión al zar Pedro el Grande. En el Siglo XIX, la política se vuelve un tema casi exclusivo y no son pocas, por ejemplo, las sátiras de la fracasada campaña napoleónica en Rusia.

Ya con el gobierno revolucionario, a finales de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), se creó el taller El lubok contemporáneo, verdadero club que agrupó artistas destacados como Kasimir Malevich, fundador del supremacismo y Vladimir Maïakovski, creador del movimiento de los poetas futuristas. El estilo del cartel soviético no estuvo exento de controversias entre los partidarios en torno a que su contenido fuera meramente esteticista o vanguardista (el arte por el arte mismo) y el realista, cuyos creadores se sentían comprometidos con la necesidad de concientizar al pueblo mediante el uso del arte como portador de mensajes que coadyuvaran a la comprensión política de las mayorías; estos artistas no se ruborizaban porque sus creaciones fueran utilizadas exclusivamente con fines propagandísticos. No obstante, como queda asentado, no fueron tendencias excluyentes. Su presencia en la llamada Gran Guerra Patria fue primordial para introducir vigor y entusiasmo al pueblo soviético y soportar además de combatir la invasión nazi en sus tierras.

El cartel soviético resume arte y propaganda. Habrá quien repugne el arte con fines políticos. Respetable; pero en ciertos momentos históricos el talento artístico ayuda a salvar a la humanidad del abismo (como lo fue el nazismo), más que el arte creado para algunos privilegiados. ¿Nuestros tiempos reclaman artistas que exploren expresiones y estilos parecidos al cartel soviético, pero ahora desde las redes sociales? Nuestros tiempos no son menos convulsivos ni menos apocalípticos que los vividos por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).


Escrito por Marco Antonio Aquiáhuatl Rivera

COLUMNISTA


Notas relacionadas

En sus poemas practicó un simbolismo irónico de gran originalidad. Su impacto fue grande entre los surrealistas y entre los poetas ingleses del Siglo XX, con T. S. Eliot a la cabeza.

La cinta narra la vida de un matrimonio inglés residente en China, durante la Guerra Civil, a mediados de la década de 1920. Los protagonistas se desenvuelven en medio de la hostilidad de los campesinos que los odian por su origen británico.

Del 6 al 14 de mayo se llevará a cabo la XXI edición de la Espartaqueada Deportiva Nacional, la competencia deportiva en la que participarán al menos 8 mil deportistas de todas las edades y varias disciplinas.

En El caballero encantado, cuento real e inverosímil, los elementos míticos son simbólicos e invocan entidades físicas, como ocurre en la realidad cotidiana de la mayoría de las personas.

Para el Coronel retirado Richard Black, la guerra de Ucrania está poniendo en riesgo la vida de todos los habitantes de Estados Unidos (EE. UU.) y de Europa Occidental.

En la obra, el autor incluye evaluaciones interesantes sobre la idiosincrasia, costumbres y tradiciones de la población de su país en esa centuria, en la anterior (XVI), en la del Siglo XVII y aun a inicios del XVIII.

Pero no es suficiente inconformarnos con el estado actual del arte. Es necesario actuar políticamente para darle sentido; debemos construir un sistema verdaderamente social.

En el capítulo final de la novela, el faraón Keops hace una confesión que por su sinceridad difícilmente pudo haberla hecho la misma persona que mandó construir una de las pirámides más grandes de la historia antigua del mundo.

Couttolenc se especializa en mezcla de sonido cinematográfico y dentro de su trabajo se encuentran producciones Luz Silenciosa, Güeros, La Jaula de Oro, entre otros.

En su cuenta de Twitter, la Asociación Nacional de Intérpretes ofrecieron sus condolencias a la familia del actor que inició su carrera profesional en la década de los 60.

La cultura es una herramienta importante y maravillosa que sirve para lograr grandes cambios.

Verdaguer falleció en la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos y la familia anunció que en ese mismo lugar será cremado.

Es también, por su contenido, un manifiesto estético que rechaza toda forma almidonada, toda hipocresía, y pugna por la frescura y la sinceridad, que rayan en la “desvergüenza”, como cuando dice: un seno en que dos palomas / tiemblan sin poder salir.

En el capitalismo no se hacen efectivas las leyes en favor de la justicia. Por ello, en lugar de censurar al derecho en sí, es necesario censurar al capitalismo, ya que éste impide casi siempre el correcto funcionamiento del derecho.

Se trata de una compilación de 14 lecciones políticas de la vida de Patricio Aylwin, el exPresidente de Chile que en 1990 sustituyó en el mandato de esta nación al dictador fascista y proyanqui Augusto Pinochet.

Edición impresa

Editorial

El Gobierno y la clase empresarial


En este país, como en todos aquellos en que existe explotación capitalista, el Estado se halla al servicio de la clase dominante.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1139