Cargando, por favor espere...

Paul Gauguin: la vuelta a lo salvaje y la contradicción occidental
Su huida hacia un mundo puro representaba para él la renovación del arte a través de la vuelta a lo salvaje.
Cargando...

La pintura de Gauguin, como la de muchos pintores, siempre estuvo en constante transformación. Cuando definimos a un artista, resulta complejo ver las difusas líneas de demarcación en donde muchas veces se confunden las características limitantes de su propuesta específica. Sin embargo, uno de los múltiples cambios que sufrió este artista nos permite reflexionar sobre lo mucho que el arte es influenciado por la historia de la sociedad.

En 1891, Gauguin decidió hacer su primer viaje a Tahití, ¿La razón? La misma que lo había llevado a salir de Europa en ocasiones anteriores: buscar imágenes de una vida aún no influenciada por la civilización europea para sus lienzos. La nueva sociedad de ésta influía en la decadencia del arte y lo condenaba a la homogeneización; los estándares de belleza tenían que ser los europeos, así como el estilo y las representaciones de la vida cotidiana debía expresar la civilización moderna. Por todo esto, Gauguin pretendía revolucionar el arte volviendo a lo primitivo, pintando un mundo aún diverso, sin las normas morales de los burgueses y sin los colores de un mundo pisoteado por las botas de los colonizadores.

Antes de llegar a Tahití había ensayado otros destinos. Inglaterra y sus tradiciones, que enorgullecían a los ingleses, o el atrasado Perú, donde no le dieron lo que buscaba. En Tahití apenas un rastro del mundo primitivo en transformación lo inspiró para trabajar en sus pinturas y grabados, pero la desilusión vino pronto al ver cómo la religión europea y su adoctrinamiento estaban influyendo en el espíritu de la gente.

El mundo que Gauguin quería pintar era el que estaba desapareciendo ante la modernización y la globalización de la ideología occidental. Su huida hacia un mundo puro representaba para él la renovación del arte a través de la vuelta a lo salvaje, en el que esperaba hallar lo bello y alejarse del mundo plagado de contradicciones. Sin embargo, la rueda de la historia no camina hacia atrás. No obstante, su experiencia debió enseñarle que no podía evadir sin consecuencias el nuevo cambio al que estaba asistiendo.

La historia de la filosofía nos ha dado ejemplos de pensadores que, al ver las crueldades de las que es capaz la sociedad civilizada, plantean un regreso a tiempos primitivos donde todo era mejor. Sin embargo, este pensamiento no pasa de ser una utopía sin fundamento. Incluso este pintor no pudo, en contra de sus deseos, separarse del dinero para sobrevivir; no pudo encontrar una vida donde se mantuviera únicamente con lo que la naturaleza le diera mientras se dedicaba a pintar los mitos y demonios que causaban terror a los salvajes.

A pesar de la invasión occidental en los rincones más alejados del mundo, Gauguin consiguió hacer su arte a partir de los resabios de otras; retrató a personas desconocidas y al paso de los años, logró que su trabajo fuera reconocido por su aportación valiosa. Pero esa escapatoria de las contradicciones de lo moderno se nos antoja ahora lejana. Hoy, más que antes, es imposible la huida de las tendencias del arte del capital. Pero por eso mismo, la salida hacia una transformación del arte se ve más clara sin su sustento utópico: el arte dedicado a la transformación de la sociedad actual a través de la transformación de la cultura dominante.


Escrito por Alan Luna

Columnista de cultura


Notas relacionadas

El documental comienza señalando cómo, poco antes y durante la Segunda Guerra Mundial, se inició una frenética lucha entre los países beligerantes de la más grande conflagración que ha padecido la humanidad, para lograr inventar la bomba nuclear.

En este análisis, su autora revela cómo la oligarquía estadounidense ha logrado mantener su hegemonía cultural sobre más de 300 millones de personas mediante la aplicación de una hábil estrategia de promoción del cristianismo.

Vivió siempre solo, se le reconocen dos amores pasajeros que vivió sin acomplejarse por su homosexualidad. Fue considerado el “poeta nacional de Grecia”.

Del realizador estadounidense Damien Chazelle, la cinta muestra los recovecos de la industria del cine. Es la historia de tres personas que trabajan en el Hollywood de los años 20 del Siglo XX.

Publicados en 1963 en el poemario Solo amor, los siguientes sonetos difícilmente pueden dejar indiferentes a los lectores y son ejemplo del pulido oficio poético de Geoffroy Rivas.

El gobierno mexicano, en las actuales circunstancias, se niega a oír el clamor popular ante la hambruna inminente.

El documental elaborado por Rusia Today (RT) titulado Donbás, Guerra Maidán, demuestra que los nacionalistas ucranianos confesaron que se estuvieron preparando militarmente mucho antes de iniciar el movimiento.

Tuqan ha sido descrita como una de las tres grandes poetisas árabes de la poesía moderna junto a la iraquí Nazik Al-Malaika y la jordano-palestina Salma Jayyusi.

Poeta originalísimo, poseedor de un estilo propio. Sorprende su manejo de arcaísmos, cultismos y neologismos ante los que el lector no puede quedar indiferente.

Si existen o no está sujeto a lo que concebimos como realidad, misma que es relativa, existe una realidad capturada por nuestros sentidos y una realidad inventada que sólo existe conceptualmente en la mente humana.

La población local las denomina Cuarenta Casas, Casas del Acantilado y Cuevas de Águila, su origen histórico data del Siglo XII y sus vestigios arqueológicos las emparentan con la cultura prehispánica de Paquimé.

“La locura es una huida que a veces conduce a un callejón sin salida; a veces huir del dolor conduce a un dolor más intenso”, una de las expresiones de la novela.

Debido a la crisis sanitaria, la edición del año pasado fue cancelado y a reemplazarla por una selección simbólica de 56 películas.

En Recife hubo un “criadero de negros” en el que incluso se vendían mulatos con ojos azules porque eran hijos de su propietario: un inglés de apellido Reeves a quien los lugareños conocían también con el apodo de El Patriarca.

Los fractales son estructuras cuyo patrón se repite a diferentes escalas y casi de manera infinita. Están presentes prácticamente en todos los aspectos de nuestro entorno, casi ocultos a simple vista.

Edición impresa

Editorial

Nuevo esquema pensionario, despedida de la 4T


Nuestro Reporte Especial ofrece esta semana el resultado de su consulta sobre el esquema pensionario recientemente aprobado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1133