Cargando, por favor espere...

Inteligencia artificial: ciber-colonización o soberanía tecnológica
La IA representa un avance de la revolución digital de alcances inexplorados, ya que favorecería las aspiraciones de igualdad humana, pero robustece también las dinámicas del poder global.
Cargando...

La inteligencia artificial (IA) representa un avance de la revolución digital de alcances inexplorados, ya que puede favorecer las aspiraciones de igualdad humana, pero robustece también las dinámicas del poder global.

 

Hasta ahora, ninguna empresa de IA controla alguna región del orbe, pero el acopio de datos personales y su perspectiva como “ciber-amenaza” muestra una fuerte disputa a las corporaciones del capitalismo imperial más poderosas y sus Estados nacionales.

La IA ha transformado las relaciones internacionales y ha causado profundos cambios en la distribución del poder. Su uso e influencia no son ni serán los mismos en los países avanzados tecnológicamente que en las naciones poco desarrolladas, como México.

En la operación militar especial rusa sobre Ucrania y la ofensiva israelí contra Gaza, Palestina, fluye información falsa y sesgada generada con IA, que altera la percepción mundial de ambas contiendas.

Esta tecnología es usada en redes sociales; y en 2024, el voto de millones de personas de 60 países estará más presionado o alterado en la historia electoral del orbe.

La IA es el producto más evolucionado de la “quinta revolución industrial”, también llamada “era de las máquinas inteligentes “o “industria 5.0”, cuyos mayores beneficios son capitalizados por el imperialismo occidental.

Esta tecnología se basa en algoritmos que “aprenden”, “memorizan” y aplican conocimientos y tareas humanas con mayor habilidad y sin su participación directa. Los algoritmos de estas máquinas únicamente requieren una dotación previa de información para operar y alterar la percepción de la gente e intoxicarla con sesgos políticos, como los que brotan de plataformas como ChatGPT.

La “humanidad” está teledirigida pero inconscientemente; un recurso tecnológico del capitalismo con el que pretende tutelar las expresiones de la vida cotidiana, urbana y rural de los países industrializados y en desarrollo, alerta Eric Sadin.

Sus defensores reconocen que la IA mejorará al mundo; pero sus detractores aseguran que solamente acentuará las contradicciones del sistema capitalista. Como el uso de las ciencias y tecnologías por el capitalismo, la IA sólo proyecta los intereses políticos, sociales y económicos de los capitalistas.

Su acceso y dominio se desarrolla en un campo de batalla multisectorial entre superpotencias; aunque según la revista Forbes, su epicentro radica en Silicon Valley, California, Estados Unidos (EE. UU.), donde operan inversionistas de todo el mundo.

Algunos avances y asistencias interactivas como Siri Alexa son frecuentes en trabajos escolares y ensayos profesionales con escritura automática “indetectable”’; durante la decisión de algunos sistemas en tiempo real; el reconocimiento facial, la conducción de automóviles autónomos, guías de rutas, análisis médicos y hasta dispositivos lanza-armas contra objetivos predeterminados.

 

Ciber-colonización 

La colonización de datos se produce cada vez que los usuarios comparten o descargan información en las redes sociales pertenecientes a grandes empresas de tecnología como Google, Apple, MicrosoftAlphabet o Amazon, especialmente cuando aquélla está relacionada con el poder y las prácticas hegemónicas.

Internet, supuestamente inocente y neutro, está bajo control de estas empresas, que lucran con nuevas formas de interacción mundial; esta tecnología les permite recolectar datos de usuarios y con ello propiciar la ciber-colonización, explica Stefano Rodotá.

Este modelo colonizador es idéntico al que los europeos iniciaron hace 500 años para apropiarse de territorios, recursos naturales y el trabajo o la vida de habitantes de otras regiones del planeta. Los centros hegemónicos ejercen preferentemente este dominio colonial sobre los usuarios periféricos de la red, revela el experto Nick Couldry.

La IA actúa como el “super-yo” de la humanidad del Siglo XXI y es operado por las empresas tecnológicas de Silicon Valley, cuyos artífices, además de lucrar con los hábitos sociales de la gente, instaurarán un modelo civilizatorio basado en los algoritmos, previene Couldry.

La ciber-colonización dotará a los Estados con mayor vigilancia y control social sobre sus poblaciones, mientras reemplazan no menos de 40 por ciento de los puestos de trabajo mundiales, con lo que se profundizará la desigualdad.

No es ocioso recordar que los filósofos alemanes Carlos Marx y Federico Engels, en su Manifiesto del Partido Comunista (1848), anticiparon que el surgimiento de los medios de producción modernos se “asemejan al aprendiz de brujo que no sabe dominar las potencias infernales que ha invocado”.

 

No uses la IA, pero…

El capitalismo corporativo ha lucrado con el conocimiento, la ciencia y la tecnología. Por ello, en 2017, al anticipar los riesgos y ventajas de la revolución tecnológica, el presidente ruso Vladimir Putin advirtió: quien domine la inteligencia artificial gobernará el mundo. Este apunte advierte que es muy remoto que tal tecnología beneficie a las mayorías, incluidas las de México.

El 29 de marzo de 2023, en una carta abierta del Instituto del Futuro para la Vida, mil personas de la élite ejecutiva y expertos en IA aseguraron que este poderoso sistema representa una potencial amenaza para la humanidad, y pidió una moratoria de seis meses en su “entrenamiento”.

Firmaron este documento el cofundador de Open AI y Chap GPT, Sam Altman; Elon Musk, de Tesla; Steve Wozniak, de Apple, Emad Mostaque, de Stability AI e investigadores de DeepMind. Todos alertaron que estos potentes sistemas plantearían riesgos para la humanidad, entre ellos la generación de información errónea y el reemplazo de empleos (hasta 300 millones de plazas, según Goldman Sachs).

Los multimillonarios de la IA previeron el apocalíptico escenario de una carrera sin control para crear mentes digitales cada vez más poderosas que nadie, ni sus creadores, puede entender, predecir o controlar de manera confiable; pues la IA comenzaba a competir ya con los humanos.

Acordes con doctrina del shock, aclararon que el desarrollo de mentes no humanas eventualmente podría superar la inteligencia de los seres humanos, volverlos obsoletos y reemplazarlos. El final de la carta es contundente: ¿Deberíamos arriesgar la pérdida del control de nuestra civilización?

La misiva es hipócrita, estima Thomas Jimmy Rosario, igual que la alerta que el Congreso de EE. UU. formuló en 2023 contra la creación de armas inteligentes. Hoy esa amenaza persiste aunque, en marzo pasado, más de 90 científicos del mundo firmaron el Acuerdo contra Armas Inteligentes.

Es curioso que la Unión Europea se preocupe por los cambios civilizatorios y los peligros existenciales que genera la IA, y que haya instado al Parlamento y al Consejo Europeo a crear un marco que haga más segura esta tecnología con la suscripción de una eventual Ley de Inteligencia Artificial.

 

En este siglo, la simbiosis entre el software y los magnates ha simplificado y acelerado inesperadamente la tarea de éstos, sobre todo cuando se trata de engañar o infligir ciberataques a millones de usuarios.

Estas agresiones equivalieron, en 2023, al 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y su monto monetario superó a la ganancia conjunta de otros tres grandes delitos: tráfico de armas, trata de personas y mercado ilegal de drogas.

Los jefes de Estado deberían evitar la ciber-colonización y usar esta tecnología para beneficio de las mayorías de sus países únicamente a partir de relaciones de confianza y bloques interdependientes entre las clases sociales.

 

Carrera por datos

En sólo 30 años, la innovación tecnológica pasó de la región del Atlántico a la de Asia-Pacífico, especialmente a la República Popular China (RPCh) que hoy rivaliza con EE. UU. en la innovación de dos recursos de la ciber-tecnología: IA y algoritmos.

Cada país, con sus respectivas tecnológicas, aspira a dominar el extraordinario potencial de la IA en un choque que trastoca las relaciones internacionales.

El socialismo de mercado chino lidera la demanda mundial de las herramientas de última generación con 34 por ciento de las solicitudes de su patente 5G y es seguido por EE. UU. con 17 por ciento, refiere Sebastián Schulz.

Los datos personales, cuya huella sirve a los algoritmos, están en la mira de las aplicaciones y las redes sociales de ambos países. La diferencia en el número de usuarios es tremenda, ya que mientras en EE. UU. existen 276 millones de personas con dispositivo móvil, en China hay más de 975 millones.

Aunque la investigación y la innovación de la IA son semejantes, China es la “Arabia Saudita de los Datos”, pues las aplicaciones de BaiduHuaweiAlibabaTencentByteDance (TikTok) tienen más posibilidad de perfeccionar sus algoritmos que las estadounidenses Apple, Alphabet (Google), MicrosoftMeta.

Pero en cuanto a tamaño e ingresos, según el ranking Global 500 de Forbes (2023), las estadounidenses lideran con ingresos anuales de 393.3 mil millones de dólares (mmd); seguidas por las chinas Alibaba, con 126.8 mmd; Huawei, con 95.5 mmd; y Tendent, con 82.4 mmd.

También existen diferencias según quiénes las dirigen. En China, el Estado, que se halla bajo el mando del Partido Comunista Chino (PCC), lo hace a través del Plan de Desarrollo de la Nueva Generación, que define objetivos, principios éticos y alienta la competencia. En abril de 2023, esta oficina sondeó la opinión de los usuarios de los servicios de la IA generativa y luego difundió los resultados.

El nuevo concepto de desarrollo del presidente de la RPCh, Xi Jinping, alienta la innovación tecnológica en empresas e individuos para que la nueva revolución industrial sea permanente. Desde 2020 se creó la empresa AIsland (“Isla de la IA”) en Zhangjiang, que se asienta sobre un terreno de 66 mil metros cuadrados y alberga empresas especializadas en Big data, cómputo en nube, cadena de bloques y otras tecnologías. En Pudong y en Shanghai hay otros sitios con 500 empresas.

El control estatal antimonopólico exige el registro de algoritmos y que los servicios de las empresas influyan o movilicen positivamente a la sociedad, lo que incomoda a empresas como Didi. Lo bueno de ese control gubernamental es que corporaciones como Tencent deben donar un porcentaje de sus ganancias para reducir la brecha digital en las regiones más apartadas de China.

Con esta política “centralista” de prosperidad común del gobierno comunista chino, las compañías de IA deben operar en el marco de un proyecto de desarrollo compartido que contrasta con la cosmovisión occidental, que privilegia el beneficio privado de las empresas.

Movido por la codicia, el 20 de abril de 2023, el Secretario de Seguridad británico, Thomas Tugendhat, incitó a los “países democráticos” a liderar el desarrollo de la IA para adelantarse a los intereses de Rusia y China. “El genio ya no volverá a la lámpara”, advertía en referencia a los vastos centros de datos chinos.

Para no hallarse indefensos frente a la ciber-colonización y expuestos a las balas perdidas generadas por la batalla geoestratégica entre EE. UU. y China, los países como México deberían crear un consenso de Estados afines que promueva su rápida incorporación al desarrollo de la IA, proponen los expertos Nicolás Miaihe, Yolanda Lannquist y R. Buse Çetin.

 

Qué es la Inteligencia Artificial

En 1956, el Colegio Darmouth de Hanover, EE. UU., desarrolló la IA. Los investigadores John McCarthy, Marvin Minsky, Nathaniel Rochester y Claude Shannon suponían que podían programar y reproducir las funciones cognitivas humanas en una computadora: aprendizaje, cálculo, razonamiento, percepción, memorización y hasta el descubrimiento científico y la creatividad artística.

A 68 años de ese supuesto, la IA no desmiente ni comprueba que las máquinas aprendan y razonen por sí solas; sus conocimientos y tareas únicamente corresponden a la información y los datos y patrones para los que fueron programadas.

La organización The Cloud Group explica que aún hay millones de tareas que los humanos necesariamente deben realizar para combatir el mito sobre la batalla crucial entre robots y humanos que hoy permea.

La IA no es lo mismo que un robot. La primera desarrolla las capacidades intelectuales del ser humano en las máquinas; un robot es un sistema automatizado con aspecto físico semejante al humano, pero no intelectual. Los robots que dan noticias, bailan o cargan equipos militares, no toman decisiones.

La IA generativa se basa en redes neuronales y sistemas matemáticos que pueden aprender habilidades: ayudan a resolver teoremas matemáticos y adquieren conocimientos a partir de un gran volumen de datos.

 

IA e izquierda

Hace más de un siglo que un puñado de investigadores de izquierda pensó que la IA anticiparía una realidad posthumana en la que las máquinas reemplazarían al individuo, incluso reproducirán sus emociones. Hoy, esa idea se reafirma con la nueva generación que advierte contra la amenaza de una tecnoideología, en la que el algoritmo amague o gobierne a la democracia liberal.

Las discusiones sobre esta tecnología han provocado un debatetécnico-fetichista que incluye mitos, prejuicios y declaraciones ignorantes. Más allá de este sombrío futuro, el estudioso de la relación tecnología-sociedad, Eric Sadin, plantea que los sistemas cibernéticos únicamente desplazan el criterio humano de evaluación y diagnóstico porque se les ha dotado con una singular y perturbadora vocación: la de enunciar la verdad.

 

Vocabulario

Algoritmos de IA: Instrucciones que paulatinamente ayudan a una computadora a precisar un cálculo.

Chatbots: Mensajes que pueden desinformar con noticias falsas, inventar” contenidos, incluso facilitar ciberataques.

Startups: Empresas de innovación y tecnología de reciente creación (menos de una década) en Silicon Valley, con valor superior a mil mdd. Son niños millonarios, según Repsol.

Unicornios: Son blancos y con buen porte; por su carácter mitológico, fantástico e inalcanzable, así bautizó Aileen Lee a las empresas ricas en su artículo To the Unicorn Club.

 

Reconocen palabras habladas y las transcriben; identifican rostros, huellas dactilares entre millones; comprenden textos, diagnostican melanomas a partir de fotografías –mejor que expertos– y operan eficazmente en las cadenas de producción automatizadas.

Hoy se diseña IA no generativa que distingue entre contenidos auténticos y artificiales. La GPT-4 ChatGPT usan algoritmos predictivos y crean contenidos a partir de instrucciones. Algunos advierten que podrían suplantar contenidos originales (como la identidad) y dispersar malware sofisticado (para exigir rescates) que eluden todo tipo de defensa.

Todo es posible y también su control. Es cierto que la IA avanza rápidamente, se vuelve más poderosa y se extenderá a todo el mundo. Se prevé que los chatbots irán más allá del texto digital, que sus acciones se asemejarán más al razonamiento humano y realizarán tareas más complejas.

La Universidad de Austin, Texas, ha diseñado una IA con capacidad para leer la mente humana y “transcribir” pensamientos con un decodificador “no invasivo” que registra imágenes de resonancia magnética. Pese a este avance, resulta imposible anticipar que las máquinas se volverán más inteligentes que el ser humano, sostiene Jean-Gabriel Ganascia.


Escrito por Nydia Egremy .

Internacionalista mexicana y periodista especializada en investigaciones sobre seguridad nacional, inteligencia y conflictos armados.


Notas relacionadas

21 economías mundiales participan en APEC

El director de la ONU declaró entre lágrimas que es crucial un cese inmediato al fuego debido a que se registra que el 70% de las víctimas mortales de los bombardeos israelíes, son mujeres y niños.

Las elecciones presidenciales de Rusia contaron con más de 700 observadores de 106 países en misiones de monitoreo de la Comunidad de Estados Independientes y la Organización de Cooperación de Shanghái.

El portavoz del Ministerio de Salud de Palestina dio a conocer que un ataque aéreo de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) contra el hospital Al-Ahli de Gaza dejó al menos 500 personas fallecidas.

Por encima de esta ley está la autoridad moral... No va a venir cualquier gente que porque es del New York Times y nos va poner en el banquillo de los acusados: Presidente de México.

Más de 90 mil alumnos se mantienen sin clases y la SEP no se ha pronunciado al respecto, por lo que demandaron a su titular, Leticia Ramírez, recibir a una comisión para informarle sobre el conflicto a fin de que contribuya a una solución.

En este mes, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer, pero con 10 mujeres asesinadas cada día en México y la indiferencia de la 4T ante la gravedad del problema, este semanario recoge testimonios en este Reporte Especial.

El expresentador del medio estadounidense Fox News, Tucker Carlson, denunció en entrevista para un medio alemán, que las autoridades de Estados Unidos le prohibieron que entrevistara al presidente de Rusia, Vladímir Putin.

“Desde 2020, los cinco hombres más ricos del mundo han duplicado sus fortunas. Durante el mismo período, casi cinco mil millones de personas en todo el mundo se han empobrecido", señala la Oxfam.

En el conflicto israelí-palestino no hay solución militar posible. Solamente la intermediación de la comunidad internacional podrá terminar con décadas de violenta ocupación de Palestina.

El diplomático aborda con buzos el significado del triunfo de la Revolución de Liberación Nacional a 69 años del progreso de esa nación a casi siete décadas de su independencia y cómo contribuye a construir el nuevo orden multipolar.

El Hospital Central Dr. Ignacio Morones Prieto (HCIMP) se halla en estado crítico por falta de médicos especializados, enfermeros, equipos, medicinas e insumos.

En sólo 10 minutos, miembros del Ejército israelí se mataron a tres palestinos que se encontraban dentro del hospital Ibn Sina, en Cisjordania, Yenin.

Según los soldados israelíes, éstos se sintieron "amenazados" por la presencia del grupo de palestinos que se disponía a recibir ayuda humanitaria en Gaza.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, expresó su consternación por los trágicos acontecimientos y extendió sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Edición impresa

Editorial

La farmacia más grande del mundo


A cinco meses de inaugurada, la Megafarmacia sólo es grande en extensión: el gobierno compró, por una millonada, un almacén ubicado sobre 42 hectáreas.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1135