Cargando, por favor espere...

Las elegías de Ausiàs March
El poeta catalán idealiza la esencia femenina, como Dante o Petrarca, y el misticismo simbólico se desvanece, hasta convertirse en realidad de los sentidos
Cargando...

No cure de juzgarme a mí ninguno

si no sabe la causa de mi duelo:

la muerte me llevó mi bien al cielo,

dolor es éste tal más que importuno.

¿Quién puede ser tan cruel que así no llora

a quien más que a sí mismo en vida quiso,

ni cómo de llorar se ve arrepiso

privado ya de ver a mi señora?

Desagraviemos al noble caballero, al soldado viudo de dos amadísimas esposas. En la entrega anterior nos referimos a un maldit, es decir, a un poema de escarnio, probablemente escrito por encargo contra una mujer de nombre Na Monboí en el que Ausiàs March (pues a él se ha atribuido la composición) descarga sus invectivas. Pero el laureado poeta catalán del siglo XV, apreciado en vida por su contemporáneo, el Marqués de Santillana y traducido al castellano por Carlos de Montemayor, no puede reducirse a la crítica por una supuesta misoginia que, por lo demás, era un rasgo ideológico de la cerrada sociedad en la que iba, lenta pero inevitablemente, amaneciendo. Su apasionado lirismo en vida y muerte ha sido con frecuencia explicado por la costumbre de componer al itálico modo, es decir, siguiendo la influencia de Dante y Petrarca, pero la belleza y sinceridad de la profunda poesía de Ausiàs March tampoco pueden reducirse a eso.

¿Qué loco me pregunta estando ausente

si tengo soledad de vos, señora?

Y si no lloro, ¿quién reír me siente

con este grave mal que sufro ahora?

Mis bienes puse en uno solamente

que Amor lo quiso y pienso de hora en hora

que no hay cosa en el mundo que más valga

y de allá espero que mi gozo salga.

Mi corazón a quien la vida enfada,

¿cómo podrás sufrir tan triste estado

si odias la risa y el llorar te agrada?

Sus poesías, publicadas con el título de Cants, pertenecen al género elegíaco y casi todas están dedicadas a la “dama de sus pensamientos”, Therese, quien inspira vehementes sentimientos amorosos mientras vive y a su muerte provoca un intenso dolor que se traduce en sinceros himnos luctuosos en los que, a decir de Arqueles Vela en su Literatura Universal, “la visión femenina adquiere corporeidad, abandona lo trascendental y divino y se humaniza en la pasión, sujeta a un ilimitado análisis, provocado por un amor sin esperanza que se ejercita en el dolor hecho fuerza sensorial. El poeta catalán idealiza la esencia femenina, como Dante o Petrarca, y el misticismo simbólico se desvanece, hasta convertirse en realidad de los sentidos”.

Si muerte no me estorba de miraros,

Señora, yo jamás la temería;

Mas ¿qué haré yo en ausencia, pues amaros

con todo mi dolor me es alegría?

Mi carne ya no tiene amor sensible,

el alma sola es quien amor desea;

del fuego bajo, oscuro, no es posible

que yo queriendo a vos quemado sea.

Yo quiero en el amor ser encendido,

porque en su fuego vivo descansando,

como el Santo, de amor a Dios rendido,

que en el tormento se halla consolado.

Ausiàs March nos lega su dolor, individual e irrepetible, pero por esto mismo universal; su rebeldía ante la preceptiva literaria de su tiempo lo hacen exponer, como sostiene Martín de Riquer, “la idea desnuda, desgarrada e insobornablemente sincera, que rebasa todo artificio y se opone manifiestamente a las anteriores experiencias poéticas, tildándolas de falsas: Leixant a part l estil dels trobadors, qui, per escalf, traspassen veritat (Dejando aparte el estilo de los trovadores que, por ardor, trasponen la verdad)”.

 


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Noticia anterior
La noche de 12 años
Noticia siguiente
JOSÉ GOROSTIZA.

Notas relacionadas

Edición impresa

Editorial

Una “democrática” reforma judicial


La reforma judicial beneficiará en 2025 al partido en el poder, a Morena, al Poder Ejecutivo encabezado por Claudia Sheinbaum.

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1142