Cargando, por favor espere...

Nomadland
La vida trashumante es expuesta de nueva cuenta en esta cinta de 2020, de la realizadora china Chloé Zhao.
Cargando...

La vida nómada ha sido presentada, por la literatura y el cine en muchas ocasiones, como una vida en la que los individuos que viven una vida trashumante, lo hacen con plena libertad; y aunque corren peligros, finalmente, esa vida es algo lleno de innumerables satisfacciones. Sin embargo, el nomadismo en la mayoría de los casos tiene un origen económico (a veces político, religioso o de otra índole), por tanto no es una elección “libre”; no es el simple deseo de recorrer el mundo para “vivir con intensidad experiencias inolvidables”.

Así, por ejemplo, los famosos pioneros norteamericanos que en el Siglo XIX –sobre todo, después de la Guerra de Secesión– iban recorriendo extensos territorios del Oeste de Estados Unidos (EE. UU.), iban en busca de tierras, en busca de oro, iban a matar a los bisontes para vender su carne, su piel y su grasa. Muchos exmilitares que habían participado en la Guerra de Secesión, al no adaptarse a la vida sedentaria, pacífica y de trabajo, también recorrían las poblaciones del Viejo Oeste, pero para asaltar, despojar y asesinar a otros seres humanos (la muerte y el despojo de tierras se cebó en los indígenas que habitaban ancestralmente las inmensas llanuras y los bosques del enorme territorio estadounidense). Pero la literatura y el cine han sido vehículos eficaces para trasfigurar a esos bandoleros, presentándolos como “héroes” e individuos cuya vida es “ejemplar” para las nuevas generaciones.

Las viñas de la ira (1940) de John Ford, es una cinta que nos presenta ese nomadismo como una consecuencia brutal del empobrecimiento de los agricultores norteamericanos, que tuvieron que irse de sus lugares de origen por los efectos devastadores en la economía de cientos de millones de personas por la Gran Depresión económica que inició en 1929 y se prolongó durante varios años de la década de los años 30.  En este filme, Ford refleja la desgracia de la familia Joad, quien sufre los estragos no solo de la crisis económica, sino de la terrible sequía que azotó EE. UU. por esos años, sequía conocida como Dust Bowl, la cual impelió a millones de campesinos a emigrar hacia las grandes ciudades de la Costa Oeste norteamericana.

En la cinta de Ford, el nomadismo es el resultado del ahondamiento de la miseria y desigualdad, la falta de trabajo en millones de personas. Las viñas de la ira, basada en la novela homónima de John Steinbeck, es un clásico del cine social, pues no solo retrata las consecuencias más nefastas de las crisis del capitalismo, sino que nos muestra la toma de conciencia de clase –en su forma germinal– de algunos parias del país del norte.

La vida trashumante es expuesta de nueva cuenta en el filme Nomadland (2020) de la realizadora china Chloé Zhao. Esta cinta que ganó tres premios Oscar en 2021 (Mejor director, Mejor película y Mejor actriz), así como otros premios en diversas partes del mundo. Zhao, a través de una fotografía de buena calidad y con la utilización de algunos actores no profesionales, nos conduce a interiorizar en la vida de una mujer que se acerca a la tercera edad, la cual ha sufrido los “golpes de la vida” (la muerte de su marido y el despido por el cierre de la fábrica donde trabajaba, cierre provocado por la crisis económica iniciada en el año 2008); golpes que la convencen de vender su casa y otras pertenencias para comprarse una furgoneta, con la cuál lleva una vida errante, recorriendo el Oeste de EE. UU. Fern (Frances McDormand) es la mujer que, en sus recorridos, entabla relaciones con muchas personas que también llevan una vida nómada.

Esta cinta no intenta hacer una crítica de las causas que provocan el fenómeno del nomadismo o de las condiciones en que viven los “sin techo”, la directora de la cinta intenta más bien realizar un cuadro que exalta la libertad y la belleza de la vida de los trashumantes. Sin embargo, esa “libertad” no elimina el hecho irrebatible de que aun los nómadas en el país del capitalismo más depredador de la humanidad tengan que trabajar bajo las exigencias del orden socioeconómico basado en la extracción de plusvalía, en la explotación de los obreros “libres”. Y yo, amigo lector coincido con esos grandes pensadores que han señalado que la libertad nunca podrá ser verdadera mientras los hombres y mujeres estén sometidos a un régimen expoliador y concentrador de la riqueza en unas cuantas manos. Los seres humanos verdaderamente libres, son los que llegan a comprender a la naturaleza, la sociedad y el pensamiento, y esa comprensión les permite transformar la realidad social.


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Aletean desde la primera estrofa las mariposas del Duque Job; la sensación de alado movimiento primaveral llena todo el ambiente… hasta que el vuelo se interrumpe, pues llega la sombra.

Un Iceberg llamado poesía es el titulo que el poeta y cineasta peruano dio a la extensa alegoría marítima del encuentro del hombre con la vida, con la palabra, con la autoconciencia, con la poesía.

En este artículo se explica por qué sostener que el arte es un reflejo de la sociedad, así a secas, distorsiona y mutila el papel de la actividad artística y de los artistas.

En su producción poética se reflejan sus ideales independentistas, habla de la vida política y la cultura hispana y algunos temas líricos.

50 años después de haberse descubierto la joyería de una joven de Jerusalén que vivió hace 1800 años, expertos revelaron que a la mujer le obsequiaron estas joyas para mantenerla a salvo del mal de ojo.

En "Coincidencias", Aristides Martínez denuncia al gobierno estadounidense que, en nombre de la libertad, la democracia y los derechos humanos promueve guerras de exterminio y rapiña.

Si los trabajadores luchan por su liberación política y económica, también deben hacerlo por su liberación cultural, porque ésta ayuda a las otras.

La obra reseña cómo el Ejército Rojo y el pueblo ruso derrotaron a los ejércitos que el gobierno de Adolfo Hitler ordenó en 1941-1942 para destruir el primer ensayo de socialismo en Occidente.

Esta metáfora llevaba consigo la importancia de que el periódico Iskra alcanzara la mayor parte del territorio ruso, que llevara la perspectiva que el partido tenía sobre cierto problema porque con esa chispa que llegaba era posible comenzar a construir la revolución.

Poeta de lo cotidiano, de la soledad y el anonimato en las grandes urbes, Transeúnte abre el libro; el poema es una instantánea que retrata la fragmentación de las masas, que han perdido toda pertenencia a pesar de habitar un espacio reducido.

Nacida en 1936, palestina de Nablus exiliada en Irak, donde se licencia. Entre sus obras más destacadas está Canciones palestinas, en cuyos versos se dirige al pueblo palestino y a la humanidad.

La Mega Ofrenda de la UNAM, exposiciones de brujería y vampiros, el Desfile de Día de Muertos 2023 y el FIDDEM, son solo algunas de las actividades disponibles en la CDMX.

“La locura es una huida que a veces conduce a un callejón sin salida; a veces huir del dolor conduce a un dolor más intenso”, una de las expresiones de la novela.

La derrota de los alemanes fue paulatina y en ella se combinaron tanto la resistencia guerrillera en el oeste, que poco a poco fue quedando bajo el mando del Ejército Rojo, como de sus unidades regulares en la vigorosa defensa del frente de Leningrado.

Además de su inmensa labor pública, Vasconcelos fue autor de una veintena de libros de contenido literario y filosófico que apenas adornaba con algunas figuras metafóricas; destacan particularmente su rigor crítico e irónico.