Cargando, por favor espere...

La voz airada de Héctor Incháustegui (II de II)
En "Canto triste a la patria bienamada", el poeta nos guía en un vertiginoso recorrido por su país desde la ventanilla de un auto, a través de la que se pueden contemplar las penurias y el sufrimiento de hombres y mujeres.
Cargando...

Este lunes se cumplen 110 años del nacimiento del poeta dominicano Héctor Incháustegui Cabral (1912-1979). Fundamental para entender la poesía antillana y considerado el más importante poeta social de su patria, Incháustegui incursionó también en la crítica literaria con De literatura Dominicana Siglo XX (1969), libro de ensayos en el que valora la contribución de una nueva generación de poetas en su país. A su actividad literaria se sumó su labor como pedagogo, periodista y diplomático; en 1952 recibió el premio Pedro Henríquez Ureña y entre otros importantes cargos desempeñó los de presidente de la Sociedad Nacional de Escritores, Vicepresidente de la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos de la República Dominicana y miembro correspondiente de la Real Academia Dominicana de la Lengua.

Entre su producción poética destacan Poemas de una sola angustia (1940); Rumbo a la otra vigilia (1942); En soledad de amor herido (1943); De vida temporal (1944). Canciones para matar un recuerdo (1944); Versos (1950); Muerte en el Edén (novela en verso, 1951); Casi de ayer (1952); Las ínsulas extrañas (1952); Revelación vegetal (1956); El pozo muerto (1960); Miedo en un puñado de polvo (1964); Por Copacabana buscando (1964); Diario de la guerra-Los dioses ametrallados (1967); Poemas de una sola angustia, obra poética completa 1940-1976 (1978, recopilación para la que retoma el título de su primer libro); Escritores y artistas dominicanos (1979); y La sombra del tamarindo (1984).

La obra poética de Incháustegui es de una vigorosa y realista protesta social, se inscribe en el movimiento de vanguardias latinoamericanas y aborda el sufrimiento de su pueblo, que enfrenta una vida de miseria, explotación y abusos. El paisaje no es un elemento al que recurra para cantar porque sí a su patria con tono sensiblero, sino un personaje más, doliente, agraviado por siglos de colonialismo devastador.

En Canto triste a la patria bienamada, que hoy compartimos, el poeta nos guía en un vertiginoso recorrido por su país desde la ventanilla de un auto en movimiento, a través de la que se pueden contemplar las penurias y el sufrimiento de hombres y mujeres, así como la muda tortura de un paisaje en ruinas cuyas penas se clavan para siempre como dardos en el corazón del poeta, que éste equipara con un acerico (alfiletero). La nación es ahora un pájaro en una jaula de bambú y los “treinta mil” ríos que contemplaron asombrados los conquistadores son cosa del pasado: todo se lo ha llevado la devastadora codicia de unos cuantos.

 

Patria...

y en la amplia bandeja del recuerdo,

dos o tres casi ciudades,

luego,

un paisaje movedizo

visto desde un auto veloz:

empalizadas bajas y altos matorrales,

las casas agobiadas por el peso de los

                               [años y la miseria,

la triste sonrisa de las flores

que salpican de vivos carmesíes

las diminutas sendas...

Una mujer que va arrastrando su fecundidad

                                                     [tremenda,

un hombre que exprime pacientemente

                                                 [su inutilidad,

los asnos y los mulos,

miserable coloquio del hueso y el pellejo;

las aves de corral son pluma y canto apenas,

el sembrado sombra,

lo demás es ruina...

Patria,

es mi corazón un acerico

en donde el recuerdo va dejando

lanzas de bien aguzadas puntas

que una vez clavadas temblorosas quedarán

por los siglos de los siglos.

Patria,

sin ríos,

los treinta mil que vió Las Casas

están naciendo en mi corazón...

Patria,

jaula de bambúes

para un pájaro mudo que no tiene alas,

Patria,

palabra hueca y torpe

para mí, mientras los hombres

miren con desprecio los pies sucios y

                                          [arrugados

y maldigan las proles largas,

y en cada cruce de camino claven una bandera

para lucir sus colores nada más...

Mientras el hombre tenga que arrastrar

enfermedad y hambre,

y sus hijos se esparzan por el mundo

como insectos dañinos,

y rueden por montañas y sabanas,

extraños en su tierra,

no deberá haber sosiego,

ni deberá haber paz,

ni es sagrado el ocio,

y que sea la hartura castigada...

Mientras haya promiscuidad en el triste

                             [aposento campesino

y solo se coma por las noches,

a todo buen dominicano hay que cortarle

                                           [los párpados

y llevarle por extraviadas sendas,

por los ranchos,

por las cuevas infectas

y por las fiestas malditas de los hombres...

Patria...

y en la amplia bandeja del recuerdo,

dos o tres casi ciudades,

luego,

un paisaje movedizo,

visto desde un auto veloz:

empalizadas bajas y altos matorrales.


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

En el desarrollo de su teoría del arte, su estética, los modernistas aluden al arte comunista como esclavizador y contrario a la libertad del creador.

Este poema ocupa un sitio destacado en la historia de la poesía política mexicana; denuncia los vicios, mentiras, simulación, violencia y abuso de poder del primer mandatario.

En los tiempos de don Miguel de Cervantes Saavedra, la misoginia era abierta. En 1605, cuando aparece la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, en más de una ocasión se ofrecen posturas críticas sobre esta cuestión.

El poeta arenga en favor de la igualdad de hombres y mujeres, reconociendo a ambos como indispensables constructores de la sociedad.

Gran poeta peruano de raza india, una de las más claras voces de la moderna lírica americana. Se dedicó, desde muy joven, a la poesía pura.

Tuqan ha sido descrita como una de las tres grandes poetisas árabes de la poesía moderna junto a la iraquí Nazik Al-Malaika y la jordano-palestina Salma Jayyusi.

A poco más de dos semanas de la operación militar de Rusia, creo conveniente agregar algunas conclusiones. Es necesario hacerlo, pues el peligro de que ocurra una conflagración nuclear ahora es mayor.

La historia es así: en unos cuantos días recorre todo el camino que no ha recorrido durante siglos y sobrevienen los impactantes saltos cualitativos.

Sus poemas inéditos fueron compilados en dos tomos: Pasarás por mi vida (1997) y Nada llega tarde (2001).

El ensayista e historiador Fernando Curiel seleccionó los textos de Lorenzo de Zavala y Sáenz para integrar el volumen 66 de la Biblioteca del Estudiante Universitario, de la UNAM.

Esta colección de ensayos políticos fue escrita para recoger, describir y evaluar lo que el propio autor llamó las “actas de los ideales colectivos” que el pueblo mexicano generó para sacudirse el colonialismo español.

Es uno de los referentes fundamentales de la vanguardia latinoamericana.

Los textos datan de 1985 a 1991, años clave en la vida política social y cultural de México. Son, sin duda, una aportación que seguirá marcando entre los mexicanos una nueva forma de ver la vida en el aspecto económico, político y social.

Su pasado humilde lo dotó de una gran sensibilidad que se muestra en sus versos, acompañados de un fino talento lírico.

Para lograr que la cinta fuera lo más realista posible, las escenas se filmaron en las ciudades donde vivió el gran artista austriaco: Salzburgo, Viena, Praga; además se usaron instrumentos musicales propios de la época.

Edición impresa

Editorial

La salud mexicana al término del sexenio


Dinamarca es el punto de comparación que eligió AMLO desde el principio para prometer una atención médica de primer mundo para todos los mexicanos.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1134