Cargando, por favor espere...

Enajenación, fetichismo y cambio social
El concepto de enajenación, que puede definirse como el resultado de la pérdida que un sujeto individual o colectivo sufre en el proceso de objetivación o realización de sus actividades productivas e intelectivas, ocupa un lugar central en la filosofía ma
Cargando...

El concepto de enajenación, que puede definirse como el resultado de la pérdida que un sujeto individual o colectivo sufre en el proceso de objetivación o realización de sus actividades productivas e intelectivas, ocupa un lugar central en la filosofía marxista.

Tanto la religión como el dogmatismo son formas de enajenación porque, a través de estas propuestas ideológicas, las personas reifican, es decir, atribuyen realidad a las creaciones de su propia actividad mental llegando incluso a dejarse dominar por ellas. 

La propiedad privada de los medios de producción, que están bajo el dominio de unas cuantas personas, es otra forma de enajenación; la gran mayoría de los trabajadores que realmente hacen funcionar la economía produciendo bienes y servicios no puede apropiarse satisfactoriamente del fruto de su trabajo y la riqueza que produce le es ajena. 

Aplicado al ámbito del conocimiento, la teoría del fetichismo es otro caso particular de enajenación. Un fetiche es un objeto al que se atribuyen propiedades que no posee; por ejemplo, un amuleto con supuestos poderes mágicos o el dinero visto como fuente de valor propio o intrínseco y no como un instrumento de valor de cambio. Los fetiches son resultado de las simplificaciones que las personas hacen cuando confunden las causas aparentes de un fenómeno natural o humano con sus causas reales.

Los fetiches son objetos perceptibles con los que la gente interactúa directamente y en la mente de ésta se ofrecen con propiedades que en la realidad no tienen. Por ello aparecen cuando las personas tratan de aproximarse a fenómenos complejos y difíciles de ver, ya sea por su extensión temporal y espacial –como los procesos históricos– o porque son fenómenos inaprensibles para los sentidos, como ocurre con las ideologías o con los procesos psicológicos que sustentan la conciencia. El mundo de los fetiches es el mundo de las creencias pseudoconcretas que se vuelven sentido común y gobiernan la vida de muchas personas. 

Para los revolucionarios, el marxismo es una guía para la acción, cuyo objetivo último es alcanzar la libertad más plena posible; es decir, cuando el ser humano se libera de sus ataduras materiales y espirituales. Para lograr este objetivo, las personas deben crear una nueva forma de conciencia social desfetichizada y, al mismo tiempo, edificar las condiciones de apropiación material que permitan sostener esa conciencia. En pocas palabras, deben erradicar las diversas formas de enajenación que existen. Pero al intentarlo se enfrentan con un gran problema: muchas de sus creencias son también fetiches que en la vida cotidiana parecen ser verdad, pero no lo son.

¿Cómo cambiar el mundo cuando se tiene una visión equivocada? Indudablemente, la sociedad cambia, se quiera o no. Sin embargo, para acabar, por ejemplo, con la desigualdad, hay que buscar sus causas efectivas y no quedarse con las aparentes y condenarse con ello a diagnósticos equivocados que llevarían a soluciones igualmente equivocadas. 

Aquí es donde aparece la importancia revolucionaria de educar al pueblo. No basta atacar las carencias materiales, por muy necesario que esto sea. Hay que elevar la comprensión de la gente para que supere los fetiches que nublan su mente y limitan su acción. Por eso Marx dedicó tantos esfuerzos a desfetichizar la naturaleza social del capital; por eso Lenin enfatizaba tanto la necesidad de construir conciencia de clase.

Lamentablemente, los falsos ídolos siguen nublando hoy nuestra vista, condición que los arribistas aprovechan para encaminar el descontento popular. Los análisis políticos y económicos están plagados de fetiches, como el individualismo metodológico, que al atribuir autonomía volitiva al individuo, lo erige como causa y solución de los fenómenos sociales. 

En política, esta misma deformación se manifiesta en análisis personalistas o voluntaristas que atribuyen los problemas sociales a la maldad intrínseca de tal o cual político o partido, diagnóstico que consecuentemente propone la alternancia como solución y que, en todo momento, oculta la naturaleza sistémica de los problemas económicos y sociales. Los marxistas debemos advertir este error y persistir en la educación popular; de lo contrario, no será posible un verdadero cambio social para México.


Escrito por Pablo Bernardo Hernández Jaime

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Dijo que el paquete económico de la administración de Andrés Manuel López Obrador, son “cuentas alegres. Pero no culpamos por ello a los sufridos funcionarios que arrastraron el lápiz día y noche.

Organizaciones de la sociedad civil en México llamaron a López Obrador a reconsiderar un aumento al gravamen del tabaco, que mata al año a más de 63 mil personas.

Los indígenas mexicanos se encuentran más olvidados que días antes de la toma de posesión del actual Presidente de la República, informa el Reporte Especial de esta semana.

Este 14 de julio Netflix suma a su lista de series, “Red privada. ¿Quién mató a Manuel Buendía?”, documental de género criminal, en el que se retoma el caso del reconocido periodista Manuel Buendía asesinado hace 37 años.

De acuerdo con el canciller, el encuentro de este martes se llevó de manera amistosa y positiva, refiriéndose a dos temas de relevantes, el tratados.   

La situación política ha madurado y se hace posible que el pueblo mismo asuma el poder, sin prestanombres.

El asesinato el presidente haitiano se dio en el país más pobre de América Latina, el único que en 35 años ha tenido 20 gobiernos y al que la corrupción quebró la economía de la colonia más rica del imperio francés.

En 2008, cinco países de economía emergente crearon el grupo BRICS, con una vía distinta al capitalismo hegemónico que, en respuesta, creó MIKTA, donde está México, mismo que no ha alcanzado la meta que se propuso.

La Bolsa de Valores de Estados Unidos (EE. UU.) acumuló pérdidas del 20 por ciento en el último trimestre de 2018; y en los primeros días del año la inmensa empresa Apple sufrió una caída del 10 por ciento en el valor de sus acciones

El gasto del Estado y, por tanto, su intervención en la promoción del crecimiento económico sustentable y la consecuente distribución justa de la riqueza, están ausentes de las políticas gubernamentales de la “Cuarta Transformación” (4T).

Hay una tragedia social y más para los jóvenes que, de acuerdo a la esperanza de vida, vivirán muchos años y sufren una auténtica cadena perpetua.

Productores de plátano y cítricos del municipio de San Rafael, en rueda de prensa solicitaron a los tres niveles de gobierno, la instrumentación de un programa que los apoye ante la pérdida parcial o total de sus cultivos.

El nuevo gobierno ha resultado ser un embuste monumental que no ha cumplido ni la más elemental de sus promesas; todo lo contrario, la más atractiva promesa ha quedado reducida a una insultante maniobra: a un fenómeno de manipulación de masas.

Los Juegos Olímpicos de Tokio comenzaron 48 horas antes de su inauguración oficial para acomodar su calendario con el cierre del domingo ocho de agosto. La primera prueba fue un partido de beisbol entre Australia y Japón.

El poema épico "Boletín y elegía de las mitas", (1959) describe la ira de un pueblo agraviado que hace la lista pormenorizada de los atropellos del invasor; que denuncia las brutalidades sufridas por la nación quichua.

Edición impresa

Editorial

Nuevo esquema pensionario, despedida de la 4T


Nuestro Reporte Especial ofrece esta semana el resultado de su consulta sobre el esquema pensionario recientemente aprobado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1133