Cargando, por favor espere...

El “superpeso”
Lo que parece ser un “superpeso” es, en realidad, el augurio de una crisis económica en nuestro país derivada de las malas políticas de este gobierno.
Cargando...

El tipo de cambio es un indicador macroeconómico fundamental para las relaciones comerciales internacionales, que se produce en un mercado global del que forma parte México, cuya economía aún es neoliberal a pesar de que este gobierno diga lo contrario solo porque, en 2018, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) cambió sus siglas a T-MEC (Tratado México-Estados Unidos y Canadá).

Es decir, el neoliberalismo sigue vivo y, por lo tanto, el tipo de cambio de la moneda desempeña un papel relevante para nuestra economía; ya que del precio del peso dependen los intercambios comerciales con nuestros vecinos. Para dar un ejemplo de lo anterior, diremos que cuando el tipo de cambio del peso con respecto al dólar es bajo, los importadores de mercancías se benefician porque pagan menos pesos por lo que compran, contrario a la situación de los exportadores que reciben menos dólares por lo que venden.

Para ilustrar mejor este asunto, veamos lo que ocurre con el intercambio del maíz, el alimento básico de la mayoría de los mexicanos. En el caso de los importadores, si una tonelada cuesta 205 dólares y el tipo de cambio es de 20 pesos por dólar, deben pagar cuatro mil 100 pesos por tonelada; pero si el tipo de cambio corresponde a 17.2 pesos por dólar (la cotización vigente en la semana que escribo), entonces únicamente deben cubrir tres mil 587 pesos, es decir, 513 pesos menos (14 por ciento menos).

Para el caso de los exportadores es adverso, como adelantamos líneas arriba; ya que si venden una tonelada de maíz a 300 dólares y la moneda estadounidense se cotiza en 17.2 pesos, recibirán cinco mil 160 pesos; pero si el precio del dólar fuera de 20 pesos, entonces les pagarían seis mil pesos por tonelada, es decir, 840 pesos más que con la cotización más alta.

La historia del tipo de cambio entre el peso y el dólar ha tenido episodios dramáticos. Cuando México inició su apertura comercial, durante el gobierno del expresidente Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), el tipo de cambio era de 12.5 pesos por dólar; y al término de su sexenio, el precio de esta moneda fue dos mil 290 pesos, ¡un incremento de 18 mil 220 por ciento! Pero con la reforma monetaria de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), al “nuevo peso” no le fue mejor, porque del tipo de cambio de dos mil 290 pesos subió a tres mil 441 pesos por dólar, un incremento de mil 151 pesos (50 por ciento).

En la administración de Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000), este aspecto no mejoró, pues su sexenio se inició con un tipo de cambio 3.44 pesos por dólar y terminó en 9.40 pesos; con Vicente Fox Quesada (2000-2006), de esta cotización saltó a 11 pesos por dólar; con Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), pasó de 11 a 12.9 pesos; con Enrique Peña nieto (2012-2018), subió de 12.9 a 20.453 pesos; y con Andrés Manuel López Obrador (2018-2024), de este último precio, en algún momento, el dólar llegó a costar 25 pesos y en estos pocos meses ha disminuido a 17.2 pesos.

Este resultado resulta positivo, desde luego, pero también es coyuntural; porque si la economía nacional no crece robustamente, es decir, con base en inversiones públicas y privadas, nuestra moneda no tendrá el escenario adecuado para mantener esa cotización. Además, es necesario explicar que los factores que han influido en la revaluación del peso (la demagogia gubernamental lo llama “superpeso”) no fueron propiciados por las políticas de este gobierno sino por factores externos, entre los que destaca el incremento en los precios internacionales del petróleo.

En junio del año pasado, el precio del barril de la mezcla mexicana era de 115 dólares; y en junio de este año, el barril aumentó a 65.67 dólares. Aunque en el segundo semestre de 2022 se redujo un poco, la mezcla mexicana ha mantenido estable ese precio por barril. En 2022, los ingresos petroleros de México alcanzaron un nivel récord: 31 mil 85 millones de dólares (mdd), 27 por ciento superiores a los de 2021[1].

Un segundo factor que ha influido –entre muchos otros– en la revaluación del peso es el nivel de las reservas internacionales. Al inicio del presente sexenio, éstas sumaban 173 mil 800 mdd; y ahora acopian 198 mil 700 mdd, es decir, se han incrementado en 24.9 mil mdd (14 por ciento más).

Un tercer factor confluyente son las remesas de nuestros paisanos que trabajan en el extranjero, cuyo monto se eleva constantemente cada mes, porque impone nuevos récords. Este hecho, por supuesto, no es una muestra de que las cosas anden bien en México; por el contrario, es un signo de la debilidad de nuestra economía porque ésta no genera los empleos suficientes, ni ofrece los salarios atractivos que pudieran retener en suelo nacional a nuestros connacionales, que se ven obligados a huir del país para mandar más dinero a sus familiares.

De acuerdo con información del Banco de México (Banxico), el nivel de reservas internacionales en 2021 fue de 51 mil 586 mdd (cuando los montos máximos de las remesas oscilaban entre los 20 mil mdd); en 2022 ascendieron a 58 mil 497 mdd, es decir, tuvieron un incremento del 13.4 por ciento respecto a 2021.

Con más dólares en nuestra economía, su precio es más bajo o barato. Y si a esto agregamos los factores relacionados con la inflación y la tasa de interés, resulta que, en la medida que la inflación suba en EE. UU., tanto nuestra moneda como nuestra inflación se mantendrán bajas. La política de la Reserva Federal del país vecino ha consistido en aumentar la tasa de interés, con lo que ha propiciado que el costo del dólar sea mayor allá, mientras que en México tiende a bajar. En nuestro caso; además, el Banxico ha seguido una política “espejo” para contener la inflación, es decir, cada vez que suben las tasas de interés en EE. UU., también suben en México.

Pues bien: lo que parece ser un “superpeso” es, en realidad, el augurio de una crisis económica en nuestro país derivada de las malas políticas de este gobierno. Esto lo podría describir gráficamente así: la actual reducción del precio del dólar es como la retracción de las olas del mar cuando sobreviene un tsunami. Pero lo más preocupante es que quienes más sufrirán las consecuencias del nuevo tsunami económico serán las clases desfavorecidas, los más humildes de nuestra patria. Para que las cosas cambien de manera significativa en el país, la política económica debe priorizar los problemas socioeconómicos de los desprotegidos de siempre; y no como ha ocurrido hasta ahora: privilegiar los intereses de los más poderosos.

Está en manos de la fuerza popular, del pueblo de México, que las cosas cambien. El pueblo unido, organizado y educado es invencible; desorganizado, es víctima de los atropellos por las decisiones de las clases poderosas. Cuidado con el nuevo tsunami económico, cuyo primer indicador es, paradójicamente, el “superpeso”.


Escrito por Brasil Acosta Peña

Doctor en Economía por El Colegio de México, con estancia en investigación en la Universidad de Princeton. Fue catedrático en el CIDE.


Notas relacionadas

La iniciativa del PRD surge tras lo ocurrido en abril pasado, cuando un juzgado realizó el embargo de cuatro perros pug y un chihuahua en Hidalgo, considerándolos bienes muebles con valor económico.

Él (AMLO) y su gobierno no son la causa única de las desgracias de los mexicanos, sino también sus efectos: el opio que, ante una cruda realidad, se hace necesario.

La Tasa de Ocupación en el Sector Informal 1 (TOSI1)- significó 29.7 por ciento, tasa mayor en 2 puntos porcentuales a la de diciembre de 2020.

“Ahora que el coronavirus se encuentra en tantos países, la amenaza de una pandemia se ha vuelto muy real”, indicó el director de la OMS.

El que las familias mexicanas lleguen a enero desgastadas y con una carga muy pesada se debe a dos factores que el país arrastra desde hace muchos años; uno son los bajísimos ingresos laborales.

El campo mexicano se quedará sin recursos también para el próximo año, ya que, si bien hay un incremento para la SADER, está orientado a programas asistenciales y no productivos.

El Movimiento Antorchista Nacional anunció la realización de su XXI edición de su Espartaqueada Deportiva Nacional que se realizará del próximo 6 al 14 de mayo.

Pero ningún control ideológico enajenante es infalible y eterno; a la postre, la nobleza y las energías de los estudiantes habrán de romperlos, como testimonia la historia

Se habla de las pensiones al 100%, pero no se dice cómo fondearlas; de simplificación administrativa, pero el objetivo es desaparecer los organismos autónomos, se habla de derechos indígenas o de los animales, pero sólo es fraseología general.

La oposición en la Ciudad de México afirmó que el plagio de tesis de licenciatura de Ernestina Godoy es una razón más para rechazar su ratificación al frente de la FGJCDMX.

El próximo 22 de marzo se conmemorará el Día Mundial del Agua, pero en México los tres órdenes de gobierno son indiferentes ante la crisis hídrica que, sumado a la falta de lluvias y cambio climático, son una bomba de tiempo para los mexicanos.

A un mes del atentado contra el diputado federal Mauricio Prieto Gómez, Espinosa Cházaro demandó al gobernador y al fiscal de Michoacán una investigación pronta y expedita que esclarezca los hechos y haga justicia.

Cientos de organizados en el Movimiento Antorchista de Hidalgo acudieron a las inmediaciones de la Penitenciaria y Juzgado del estado para exigir la liberación de Domingo Ortega Butrón, líder social encarcelado desde el pasado 17 de junio.

El gobierno de la "4T" ha superado a los gobiernos anteriores en violencia e inseguridad. Investigadores y analistas hablan de un aumento incesante de la inseguridad pública y de un número creciente de todo tipo de delitos en México.

Los mexicanos tenemos que saber que nuestro país, desde que llegó al poder AMLO y Morena, va en caída libre; y se han mantenido en el poder con demagogia, engaños y manipulación.

Edición impresa

Editorial

El poder y el triunfo


Lo más preocupante es que ahora será mucho más fácil para la Presidenta lograr la aprobación de las propuestas de modificación a la Constitución.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1137