Cargando, por favor espere...

El objeto del arte 
Una de las formas más claras que tenemos de comprender la particularidad teórica del enfoque marxista de la realidad es a partir de la estética
Cargando...

Una de las formas más claras que tenemos de comprender la particularidad teórica del enfoque marxista de la realidad es a partir de la estética. En las famosas Tesis sobre Feuerbach, Marx expone que es incorrecto analizar un objeto como objeto mismo, es decir presuponiendo que está solamente determinado por circunstancias relacionadas consigo mismo, cuando en realidad el hombre juega un papel muy importante en el conocimiento de dicho objeto.   

Visto el objeto así, separado del sujeto que busca interpretarlo, se vuelve estático e inalcanzable, no se puede conocer, pues no hay manera de que conozcamos nada que no pase por el filtro de nuestros sentidos. Por otro lado, la pura interpretación subjetiva de los fenómenos reales tampoco es provechosa, pues pierde de vista la actividad humana y su importancia para la transformación de la realidad. De esta forma, vemos que la salida que Marx da al problema de la supremacía entre el objeto y el sujeto es una relación dialéctica en donde las dos partes deben ser entendidas en su relación y contradicción constantes. Ninguna de las partes es suficiente, completa, ambas necesitan de algún modo de su contrario, que hace que cada una de ellas cobre sentido. Esta relación es la que nos puede aclarar la teoría del arte.  

Podemos iniciar nuestra investigación del arte con la siguiente pregunta: ¿cuál es el objeto del arte? Y las respuestas, por muy variadas que sean, nos ayudarán a ver la relación objeto-sujeto de la que ya hablamos. Podríamos decir que, de manera muy general, el objeto del arte es el hombre y las preocupaciones espirituales que éste tiene, pero en muchas ocasiones no se representa solamente esta temática en las obras de arte, la correspondiente a las frustraciones y anhelos de las personas, por ejemplo. En ocasiones, el objeto es la naturaleza misma, no la del hombre, sino lo que hemos nombrado como naturaleza exterior: paisajes, animales, comestibles, etcétera. 

Pero cualquiera que sea el objeto del arte, no importa si es la naturaleza o el hombre, nos damos cuenta de que cualquier movimiento artístico no está nunca separado de los objetos y de las percepciones que el hombre tiene de éstos. Cuando el pintor retrata las cosas naturales, por ejemplo, lo que hace no es retratar a la naturaleza en sí, sino tal y como la percibe; retrata lo que significa para él la naturaleza, es decir que por muy objetivo que el artista pretenda ser, aunque trate de serle fiel a los objetos materiales y no poner nada de su cosecha en su lienzo, las cosas que retratará son aquellas que cobran sentido con las percepciones de los hombres. 

Por el otro lado, es imposible que el artista plasme en su arte cosas puramente subjetivas, pasiones del hombre o situaciones tan elevadas que se despeguen de las cosas terrenales. Todo lo que el hombre pueda imaginar tiene referente en los objetos, conceptos, ideas; incluso lo que pueda inventar, imaginar, tiene referencia en el objeto, sin él es imposible que pueda pensar en algo. 

Vemos como en el objeto del arte se nota la unión entre estas dos partes que nos parecen tan distintas y contrarias una de la otra. Dicho objeto no es el hombre solo, ni los objetos exteriores al hombre. Existe un choque permanente entre estas dos partes que hacen posible el universo de sentido que llamamos arte.  


Escrito por Alan Luna

Columnista de cultura


Notas relacionadas

El mundo de sus poemas es sombrío y atormentado, con versos de una musicalidad excepcional. Su lirismo llega a profundidades metafísicas que contrastan con su juventud.

El Movimiento Antorchista Nacional anunció la realización de su XXI edición de su Espartaqueada Deportiva Nacional que se realizará del próximo 6 al 14 de mayo.

“Pocos han sido los bardos peninsulares tan acremente combatidos, fuera de su tierra".

Cuenta una divertida leyenda (de ésas que abundan en torno a las biografías de los famosos) que, durante un banquete, un comensal contó a El Divino Pietro Aretino (Arezzo, 1492–Venecia, Italia 1556) un chiste escabroso acerca de su propia hermana.

La novela transporta a los días más convulsos de la Revolución Francesa mediante el enfrentamiento ideológico de dos revolucionarios, ambos convencidos del cambio, pero que discrepan con respecto al método de acción para alcanzar el sueño revolucionario.

La poesía combativa del poeta le granjeó una profunda influencia en los jóvenes escritores. En sus versos convierte a los héroes en peligrosos símbolos en la lucha de los oprimidos contra el Estado moderno.

La obra reconstruye los hechos históricos que dieron origen a la PGM; destaca la abundante y detallada información de las propuestas de pacto político-militar, intrigas, espionajes y noticias falsas.

La Ciudad de México, Nuevo León y Puebla concentraron el 64.0 por ciento del total de visitantes.

Sinuhé fue un hombre con infinita apetencia de conocimientos científicos –“la ciencia no debe inclinarse ante el poder”, afirmaba– y muchas de sus reflexiones eran francamente heréticas.

Las civilizaciones antiguas de Mesopotamia es un texto introductorio sobre el conocimiento de la cuna de la civilización humana: Mesopotamia (antiguo Irak), que vio nacer varias de las sociedades humanas organizadas más antiguas.

En una de sus últimas colecciones poéticas aborda su labor como escritora ante el lector; uno de tales poemas se refiere a la muy conocida frase de la cultura árabe que reza: “el sentido se halla en el ombligo del poeta”.

Estamos subiendo cada vez más la apuesta sin reflexionar las consecuencias. Hay senadores que hablan tranquilamente de la posibilidad de iniciar un ataque a Rusia con bombas nucleares, no saben la gravedad que eso implica.

Pierre de Marivaux fue un dramaturgo y novelista francés (1688- 1763) cuya obra merece ser analizada con mayor profundidad que hasta ahora.

Gracias a la poesía de Horiguchi, el tema de la sexualidad dejó de ser lúgubre y clandestino como se había manejado hasta entonces en la literatura japonesa.

André Gide fue uno de los precursores más notables de la “nueva novela francesa” de la segunda posguerra (1945); de los más aventajados autores de la izquierda socialista y crítico contumaz del colonialismo francés en África y el Sudeste Asiático.