Cargando, por favor espere...

Gaspara Stampa, poetisa del renacimiento italiano Primera de dos partes
Stampa forma parte de un amplio movimiento de mujeres no pertenecientes a la Iglesia que en su tiempo contribuyeron a revitalizar la poesía.
Cargando...

A veces, los mismos entes superficiales que defienden agresivamente el “lenguaje inclusivo” y hacen duelo de sombra con la gramática “patriarcal” se refieren a los paradigmas literarios femeninos como “poetas” y no como “poetisas”; como si igualando el género se les hiciera justicia otorgándoles el mismo sitio que al talento masculino. Pero hoy convocaremos a esta Tribuna a una gran poetisa (que no es vocablo despectivo) del Cinquecento italiano, a Gaspara Stampa (Padua, 1523–Venecia, 1554). Son escasas las fuentes fidedignas que pueden proporcionar detalles de su vida y hay mucho de leyenda en las anécdotas que circulan en torno a ella; “cortesana”, “poeta-meretriz”, “virtuosa abandonada” son algunos de los calificativos que han rodeado a esta adelantada que, haciendo suyo el modelo petrarquista, se atrevió a escribir desde el Yo lírico y expresar abiertamente su pasión amorosa, transgrediendo unas convenciones que, por lo demás, habían ya comenzado a cambiar. ¿Por qué mi condición de mujer –dice Stampa– va a impedir que le muestre al mundo, con estilo, este amor extraordinario, expresando mi dolor por escrito?

Si aun siendo como soy abyecta y vil

mujer, puedo llevar tan alto fuego

¿por qué no lo hago arder, siquiera un poco,

 y se lo muestro al mundo con estilo?

 

Si amor con nuevo, extraordinario ardor,

que no esquivé, tan alto me condujo,

¿por qué no puedo yo, con juego insólito

hermanar en mi alma pena y pluma?

 

Y si no puedo por naturaleza,

por milagro podré, que tantas veces

vence, traspasa y rompe toda regla.

 

Yo no acierto a expresar si esto es posible,

pero empiezo a sentir, para mi suerte,

el corazón de un nuevo estilo impreso.

Su ruptura con las normas establecidas es más evidente si consideramos que vivió a mediados del siglo XVI; su nacimiento en una familia acomodada pero no de la nobleza (su origen aristocrático ha sido discutido) y su condición de mujer marcaban como “políticamente correcto” que se mantuviera fuera de los círculos literarios. Duramente censurada fue su relación con el conde Collaltino di Collalto, cuando contaba ya con 25 años; sus biógrafos atribuyen a este enamoramiento la mayor parte de su producción poética. Según esto, el siguiente soneto fue inspirado por un viaje de Collaltino a Francia (donde al parecer casó con otra mujer).

Amor, cubre los ojos que me ataron

para que nunca vean la belleza,

la buena educación, la cortesía

de las mujeres bellas que hay en Francia;

 

que mi vida, que ahora es dulce y grata,

no se llene de llanto y aspereza

porque desprecio todo en este mundo,

excepto por su luz clara y serena.

 

Y si él encuentra, por azar, alguna

que sea digna de su amor y encienda

su corazón con fuerza y con constancia,

 

hiérelo con el plomo de tu flecha,

o dame muerte con tu flecha de oro,

que no quiero vivir de esa manera.

 

Stampa forma parte de un amplio movimiento de mujeres no pertenecientes a la Iglesia que en su tiempo contribuyeron a revitalizar la poesía, cuando el petrarquismo, con su rígida preceptiva, comenzaba a tornarse en un estrecho corsé para ésta.

Al respecto, dice la poetisa e investigadora María do Cebreiro Rábade en La poesía lírica de Gaspara Stampa: entre la resistencia y el consentimiento:Desde mi punto de vista, lo interesante es que tanto en Gaspara Stampa como en las restantes voces femeninas del Renacimiento italiano la identificación biunívoca entre vida y escritura obedece a un deseo de neutralizar la evidente transgresión ejercida por una sutil pero efectiva "poética de género". En efecto, Veronica Gambara, Vittoria Colonna, Isabella di Morra, Tullia d’Aragona, Veronica Franco o Isabella Andreini violentan con su escritura la tradición petrarquista en la que, simultáneamente, se inscriben. La violentan desde el mismo momento en que se presentan y representan en sus versos como mujeres que cantan. Y, aún más, como mujeres que osan escribir (lo) que cantan”.


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

12 de noviembre de 1923 – 31 de enero de 2013. Nació en Córdova, Veracruz. Recibió el título de abogado en la Ciudad de México en 1950

En esta obra póstuma, el autor exhibe las mismas virtudes que hay en su "Tristam Shandy": en todo momento analiza, reflexiona y satiriza para divertir a sus lectores, que abundaron en Alemania, Francia e Italia.

Su obra ha sido traducida a varios idiomas y distinguida con los premios. De su repertorio destacan Las muertes (1951) y Los juegos peligrosos (1962) y Cantos a Berenice (1977) y Con esta boca, en este mundo (1994).

¿qué podemos esperar los ciudadanos comunes, si basta que un poderoso extienda sobre nosotros su denuncia “anónima”?

Los relatos del autor denuncian los actos abusivos de los principales protagonistas y la burocracia oficial de la oligarquía que encabezó el dictador Porfirio Díaz Mori entre 1877 y 1910.

En Del amor y otros demonios, la historia se desarrolla en Cartagena de Indias en el siglo XVII; en ella se narran las trágicas vicisitudes del amor prohibido entre el cura Cayetano Delaura y Escudero (Pablo Derquí) y la joven aristócrata Sierva María.

Lesueur incluyó hechos de menor relevancia en su libro, pero muy significativos, como que en la capital rusa nunca suspendieron las exhibiciones de ballet clásico y torneos de ajedrez.

Gracias a la denominación, estas artesanías no podrán ser plagiadas, imitadas o robadas, aseguró Juan Pablo Guzmán.

“Los hombres no nacen estúpidos ni locos: se convierten en tales por obra de los sacerdotes y los gobernantes que desean que así se comporten…"

El amor no es más fuerte que los intereses económicos de la clase en el poder.

Considerado el poeta paraguayo más importante del Siglo XX, Elvio siempre escribiría para su pueblo, del que recibía constantes noticias de otros desterrados como él, pues nunca dejó de sentirse paraguayo.

A los jóvenes les falta un modelo de ser humano diferente, noble y rebelde, que les sirva de ejemplo para la construcción de una patria justa.

Se afirma que el “gran pasado artístico” se abandonó por completo y que, en algún momento los artistas, junto con aquellos círculos intelectuales que les rodean, perdieron la brújula y se zambulleron en el sinsentido, aparentemente sin vuelta atrás.

Fue merecedora del Premio Carlos Trouyet de Letras, 1967, y del Premio Elías Sourasky de Letras, 1972. Su obra ha sido incluida en diversas antologías y traducida a varios idiomas.

Fue una poetisa de la Generación del 27, inscrita en el grupo de mujeres artistas denominado Las Sinsombrero. Discípula de Juan Ramón Jiménez, en toda su obra se nota gran influencia de este autor, sobre todo en el uso de las metáforas y recursos poéticos

Edición impresa

Editorial

La farmacia más grande del mundo


A cinco meses de inaugurada, la Megafarmacia sólo es grande en extensión: el gobierno compró, por una millonada, un almacén ubicado sobre 42 hectáreas.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1135