Cargando, por favor espere...

Fernando Pessoa
El poeta portugués introdujo en su país corrientes literarias muy importantes en su época, como el futurismo o el modernismo, y fue el principal foco estético de la vanguardia portuguesa.
Cargando...

Poeta portugués. Nació en Lisboa el 13 de junio de 1888. Vivió en Sudáfrica hasta 1905, pues su padre era cónsul portugués en Durbán; allí aprendió a hablar inglés, adoptando este idioma como su segunda lengua. En 1906 se matriculó en el Curso Superior de Letras de Lisboa, que abandonó sin concluir, un año después. En 1914 comenzó a escribir poemas con distintas identidades estéticas (alter egos, heterónimos), cada una con un estilo distinto, un nombre diferente y una concepción particular de la poesía: Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Álvaro de Campos y Pessoa mismo, de los cuales incluso escribió biografías que él mismo creó. Introdujo en su país corrientes literarias muy importantes en su época, como el futurismo o el modernismo, y fue el principal foco estético de la vanguardia portuguesa. En 1934 se publicó el único libro de poesías que él vio en vida: Messagem. Murió el 30 de noviembre de 1935, a los 47 años, en su ciudad natal.

 

Lisboa revestida

No: no quiero nada.

Ya dije que no quiero nada.

 

¡No me vengan con conclusiones!

La única conclusión es morir.

 

¡No me vengan con estéticas!

¡No me hablen de moral!

¡Aparten de aquí la metafísica!

No me pregonen sistemas completos, no me alineen conquistas

De las ciencias (¡de las ciencias, Dios mío, de las ciencias!)—

¡De las ciencias, de las artes, de la civilización moderna!

 

¿Qué mal hice a todos los dioses?

 

¡Si poseen la verdad, guárdensela!

 

Soy un técnico, pero tengo técnica solo dentro de la técnica.

Fuera de eso soy loco, con todo el derecho a serlo.

Con todo el derecho a serlo, ¿oyeron?

 

¡No me fastidien, por amor de Dios!

 

¿Me querían casado, fútil, cotidiano y tributable?

¿Me querían lo contrario de esto, lo contrario de cualquier cosa?

Si yo fuese otra persona, les daría a todos gusto.

¡Así, como soy, tengan paciencia!

¡Váyanse al diablo sin mí,

O déjenme que me vaya al diablo solo!

 

¿Para qué hemos de ir juntos?

¡No me toquen en el brazo!

No me gusta que me toquen en el brazo. Quiero estar solo,

¡Ya dije que soy un solitario!

¡Ah, que fastidio querer que sea de la compañía!

 

Oh cielo azul –el mismo de mi infancia–,

¡Eterna verdad vacía y perfecta!

¡Oh suave Tajo ancestral y mudo,

Pequeña verdad donde el cielo se refleja!

¡Oh amargura revisitada, Lisboa de antaño y de hoy!

¡Nada me das, nada me quitas, nada eres que yo me sienta!

 

¡Déjenme en Paz! No tardo, yo nunca tardo…

¡Y mientras tarda el Abismo y el Silencio quiero estar solo!

 

Esto

Dicen que finjo o miento

en todo cuanto escribo. No.

Yo simplemente siento

con la imaginación.

No uso el corazón.

 

Lo que sueño y lo que me pasa,

lo que me falta o finaliza

es como una terraza

que da a otra cosa todavía.

Esa cosa sí que es linda.

 

Por eso escribo en medio

de lo que no está en pie,

libre ya desde mi atadura,

serio de lo que no lo es.

¿Sentir? ¡Sienta quien lee!

 

No sé cuántas almas tengo,

no sé cuántas almas tengo.

A cada instante cambié.

Continuamente me extraño.

Nunca me vi ni me hallé.

De tanto ser solo tengo el alma.

Quien tiene alma no tiene calma.

El que ve solo es lo que ve,

quien siente ya no es quien es.

Atento a lo que soy y veo,

ellos me vuelvo, no yo.

Cada sueño o el deseo

no es mío si allí nació.

Yo soy mi propio paisaje,

el que presencia su paisaje,

diverso, móvil y solo,

no sé sentirme yo donde estoy.

Así, ajeno, voy leyendo,

como páginas, mi ser,

sin prever eso que sigue

ni recordar el ayer.

Anoto en lo que leí

lo que creí que sentí.

Releo y digo: “¿Fui yo?”

Dios lo sabe, porque lo escribió.

 

19–11–1935

Hay peores enfermedades que las enfermedades,

hay dolores que no duelen, ni en el alma,

pero que son más dolorosos que los otros.

Hay soñadas angustias más reales

que las que la vida nos trae, hay sensaciones

sentidas solo con imaginarlas,

que son más nuestras que la propia vida.

Hay tanta cosa que sin existir,

existe, existe, demoradamente

y demoradamente es nuestra y nosotros…

Por sobre el verde turbio del amplio río

los circunflejos blancos de las gaviotas…

Por sobre el alma el bosquejar inútil,

de lo que no fue, ni puede ser, y es todo.

Dame más vino, porque la vida es nada.

 

Poema en línea recta

Escrito bajo el heterónimo de Álvaro Campos.

Nunca he conocido a nadie a quien le hubiesen molido a palos.

Todos mis conocidos han sido campeones en todo.

 

Y yo, tantas veces despreciable, tantas veces inmundo,

tantas veces vil,

yo, tantas veces irrefutablemente parásito,

imperdonablemente sucio,

yo, que tantas veces no he tenido paciencia para bañarme,

yo, que tantas veces he sido ridículo, absurdo,

que he tropezado públicamente en las alfombras de las

ceremonias,

que he sido grotesco, mezquino, sumiso y arrogante,

que he sufrido ofensas y me he callado,

que cuando no me he callado he sido más ridículo todavía;

yo, que les he parecido cómico a las camareras de hotel,

yo, que he advertido guiños entre los mozos de carga,

yo, que he hecho canalladas financieras y he pedido prestado

sin pagar,

yo, que, a la hora de las bofetadas, me agaché

fuera del alcance de las bofetadas;

yo, que he sufrido la angustia de las pequeñas cosas

ridículas,

me doy cuenta de que no tengo par en esto en todo el

mundo.

 

Toda la gente que conozco y que habla conmigo

nunca hizo nada ridículo, nunca sufrió una afrenta,

nunca fue sino príncipe –todos ellos príncipes– en la vida...

 

¡Ojalá pudiese oír la voz humana de alguien

que confesara no un pecado, sino una infamia;

que contara, no una violencia, sino una cobardía!

No, son todos el Ideal, si los oigo y me hablan.

¿Quién hay en este ancho mundo que me confiese que ha

sido vil alguna vez?

¡Oh príncipes, hermanos míos,

¡Leches, estoy harto de semidioses!

¿Dónde hay gente en el mundo?

 

¿Seré yo el único ser vil y equivocado de la tierra?

 

Podrán no haberles amado las mujeres,

pueden haber sido traicionados; pero ridículos, ¡nunca!

Y yo, que he sido ridículo sin que me hayan traicionado,

¿cómo voy a hablar con esos superiores míos sin titubear?

Yo, que he sido vil, literalmente vil,

vil en el sentido mezquino e infame de la vileza.


Escrito por Redacción


Notas relacionadas

El impacto social de los Beatles ha sido sumamente importante; en materia musical y de producción de sonido desataron una auténtica revolución, y ahora la inteligencia artificial nos acerca a lo que pudo haber sido.

Hermann Mellville y su Moby Dick

Para el fascismo la muerte significaba posibilidad de un renacimiento seguro.

Fue uno de los fundadores del Grupo Nuevo Cine, en 1961

El filme de 2001 logra reflejar la complejidad de los sentimientos y las reacciones emocionales de los que participan en ese episodio singular de la historia de Holanda, partícipe en la mayor conflagración que ha tenido la humanidad.

De las figuras más importantes de la literatura moderna en su país, pilar de la poesía negrista latinoamericana, en "La isla ofendida" el poeta levanta la voz en defensa de la Revolución Cubana.

Los historiadores coinciden en que Espartaco murió en la batalla; que antes de empezar ésta, él mató a su caballo para ir a combatir a pie, dando un gran ejemplo a los soldados del ejército de esclavos que lo siguieron en su gran aventura social.

Para sobrevivir al hambre, el desempleo, el alza de tributos y epidemias, los más pobres de la segunda mitad del S. XVII de los países más desarrollados de Europa tuvieron que buscar otros medios de vida, afirma el historiador británico.

Un marcado acento erótico impregna buena parte de su obra, aunque también denota una gran preocupación por los cambios políticos de su patria.

Novelista, poeta, editor y autor de 10 colecciones de poesía. Activista en defensa de Palestina ante la invasión de Israel apoyada por el imperialismo norteamericano.

Su extensa obra comprende estudios sobre pintura

Así se bautizó a Ignacio Ramírez, admirador de los clásicos, y cuyo talento poético siempre estuvo al servicio de la Reforma y en contra de las injusticias de todo tipo padecidas en carne propia debido a su origen humilde.

El evento será el 30 de julio a las 17:00 horas en el Palacio Municipal de Atlixco, donde se exhibirán vestimenta y accesorios elaborados bajo las técnicas artesanales de joyería, chaquira y palma.

La película es un retrato de la sociedad actual donde las prioridades de las élites que dominan económica y políticamente no es solucionar los problemas de la sociedad, sino es únicamente mantener ese control político y económico.

La Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) reveló que la producción y venta de libros en México continúa con una tendencia a la baja; desde 2018 hasta 2022 se ha visto afectado todo este sector.

Edición impresa

Editorial

El Gobierno y la clase empresarial


En este país, como en todos aquellos en que existe explotación capitalista, el Estado se halla al servicio de la clase dominante.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1139