Cargando, por favor espere...

El hacinamiento y el derecho a la vivienda
El derecho a los servicios básicos, la salud, la educación y la vivienda debieran ser prioridad de gobiernos, pero no ha ocurrido y esto se queda en sueño para millones de familias.
Cargando...

Las condiciones de vida siguen siendo precarias en México y con la pandemia de Covid-19 se agudizan más. El derecho a los servicios básicos, la salud, la educación y la vivienda debieran ser prioridad de gobiernos, pero no ha ocurrido y esto se queda en sueño para millones de familias.

Con base en los datos y estadística del Censo de Población y Vivienda del INEGI 2020, México tiene una población de 126 millones 014 mil 024 habitantes en todo su territorio, de los cuales, según, 92 millones 582 mil 812 personas se encuentran afiliadas a alguna institución de salud pública (35.5% INSABI, 51% IMSS y 7.7% ISSSTE) o privadas (2.8%).

Esto ha provocado que la demanda de salud de calidad sea imposible de cubrir porque la saturación que se generaba ya desbordaba la ocupación hospitalaria mucho antes de que llegara la pandemia y que las instituciones sufrieran severos recortes económicos disfrazados de “políticas de ahorro”.

Así, una persona que se atiende en un hospital público por Covid-19 tiene muchas menos oportunidades de sobrevivir ante una persona que es atendida en un hospital particular. A esto se le suma la calidad de vida, los ingresos y egresos y el tipo de empleo que un mexicano tiene.

También, según el documento “Estudio sobre hacinamiento y fallecimientos con Covid-19” de Hábitat para la Humanidad México, los municipios con alto grado de hacinamiento y acceso a un hospital disminuyen la probabilidad de sobrevivir. Por lo que dentro de las desigualdades económicas, el hacinamiento es un factor asociado a la letalidad del virus.

México cuenta con 35 millones 219 mil 141 viviendas con un promedio de ocupantes de 3.6 por cada una, pero en zonas rurales, conurbadas o indígenas, una de cada tres viviendas vive en condiciones hacinadas y con más integrantes por familia (INEGI 2018). Es decir, más de 50 millones de mexicanos viven en estas condiciones, transformándose en situaciones vulnerables y de riesgo; sumado junto a las comorbilidades de cada ser.

Sin embargo, en el país, un millón 232 mil 670 viviendas cuentan con pisos de tierra y no tienen agua potable disponible y 9 millones 896 mil 579 no cuenta con drenaje, descargan en barrancas o cuentan con una fosa séptica (INEGI 2020). Y en las mismas o peores condiciones se encuentra el acceso a alimentación, a seguridad social y a energía eléctrica.

La falta en la calidad de la vivienda y una política que reduzca el hacinamiento se ha hecho fundamental para mejorar las condiciones de vida que los mexicanos necesitan, puesto que ya es una variable asociada con la letalidad del virus actualmente y otras enfermedades; porque es inevitable, que si en una vivienda viven entre 5 o 10 personas, los contagios por el Covid-19 se incremente y prácticamente sea imposible evitarlo. 

Si antes de la pandemia los gobiernos no pusieron atención en la falta de vivienda para millones de familias, aun siendo una prioridad, hasta de sanidad hoy se ve más lejos que su atención dé un giro a esta problemática; hoy todos los objetivos de Morena, AMLO y la 4T están en las elecciones del próximo julio.

Así, lo que el país necesita, con urgencia, es empezar a proyectar y encaminar un nuevo modelo económico que permita buenos salarios y con ello genere ingresos que alcancen para vivir. ¿Qué hacer? Fácil, en las próximas elecciones debemos elegir a verdaderos candidatos que busquen el bienestar común de sus futuros gobernados y convencer a más personas de que un país mejor se puede hacer realidad. Sólo así, la falta de vivienda en México, podría empezar a resolverse. Porque por ahora, la vivienda es sólo una de tantas carencias. Por el momento, querido lector, es todo.


Escrito por Miguel Ángel Casique Olivos

Colaborador


Notas relacionadas

México cuenta con las 18 ciudades más violentas y peligrosas del mundo, seguido de Brasil con 11 y Estados Unidos con 7, de acuerdo con un estudio de Belisario Domínguez. 

La cultura dominante es la de la clase dominante. Por eso la opinión pública, educada por aquella cultura, está llena de mitos y creencias que pasan por verdades irrefutables pero que, en verdad, no resisten el menor intento de análisis serio.

La mayoría de los ayuntamientos tiene problemas con la recolección de basura, lo cual propicia que aún existan tiraderos a cielo abierto, los cuales generan un enorme problema de contaminación ambiental.

Más de la mitad de los hogares mexicanos tienen entre cero y 10 libros como biblioteca; y México se mantiene como un país de pocos lectores pues, según el Inegi, una persona lee en promedio tres libros por año.

Monseñor Rangel aseveró que al menos tres presidentes municipales electos fueron llamados por los grupos delincuenciales. “Me dijeron: aquí hay tres grupos y les tengo que dar a los tres. ¿Dónde queda el dinero para el municipio?”.

En un masivo acto público, se escuchó la voz de Aquiles Córdova Morán, quien a contracorriente de las aclamaciones al que llegaba “a transformar a México”, describió de manera magistral y valiente lo que ahora vivimos.

Especialistas caracterizan la política social de la 4T como una plataforma electoral, destacan la opacidad, característica en su operación, al no brindar información para que la sociedad conozca el impacto y utilidad de cada programa.

Ciudad de México.- Durante julio y septiembre de este año, el empleo informal alcanzó los 30.6 millones de mexicanos.

El principio de que “el fin no justifica los medios” nos lleva necesariamente a los cielos, mientras que si nos mantenemos, en el terreno de la historia y la sociedad, un medio dado, solo puede ser justificado por su fin.

Ya en otras colaboraciones hemos hablado de este principio filosófico que refleja lo que en la realidad sucede.

En 2020, México rebasó el millón de muertes por primera vez, lo que representa un incremento de 40 por ciento respecto a 2019, señaló el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El filme de 2018 del realizador lituano Marius A. Markevicius encubre una profunda e intensa rusofobia, ya que la historia nos pinta a los oficiales y tropas soviéticas como los más feroces represores del pueblo lituano.

Arribaron al lugar cientos de católicos quienes ingresaban uno por uno en una fila que se extendía hasta la plaza Sebastián Lerdo de Tejada a la altura de la calle Rafael Lucio en el centro de Xalapa.

El pueblo debe participar en una nueva forma de gobierno y los políticos deben olvidar, definitivamente, que solo existe para emitir votos cada tres y seis años.

Ante la crisis económica y el COVID-19 en el campo se están echando a perder las cosechas, se vislumbran más problemas cuando los mercados se abran.