Cargando, por favor espere...

Populismo, ¿para qué?
En lo que va del s. XXI, el uso del término casi no ha cambiado. Si en el s. XX la palabra populismo se utilizó para desacreditar a los gobiernos que se oponían a las democracias occidentales; ahora difiere el contexto histórico y no el significado.
Cargando...

El populismo es hoy una de las palabras más usadas en el argot político. En palabras de la mayoría de sus estudiosos, es un término confuso o camaleónico porque adquiere distintos significados, dependiendo del contexto y lugar donde se le sitúe. Desde la segunda mitad del Siglo XX, cuando la palabra recobró fuerza y, sobre todo, se diferenció de los sentidos que previamente le habían dado los populistas rusos (naródniki) o los miembros del Partido Populista estadounidense, quienes ubicaban al populismo como sinónimo de pueblo, sociólogos e historiadores se dieron a la tarea de definirla, entenderla, precisarla y explicarla. Unas veces se distinguió por tratarse de un movimiento, de una “lógica política”, una estrategia; y otras veces porque era un síndrome o simplemente una forma de discursar y hacer retórica. También se cuestionó si no se trataba más bien de una ideología que de una teoría política. Sin embargo, nunca llegó a un consenso sobre un significado único.

Pese a esta irresolución, las discusiones revelaron lo que no incluía el término. Entonces, y ahora en el Siglo XXI, los analistas afirman que uno de los elementos más sobresalientes que enfrentan al populismo es la “democracia liberal”, porque ésta tiene como fundamento su apego a las normas constitucionales que garantizan los derechos de los individuos por medio de la división de poderes e instituciones; es decir, el llamado “Estado de Derecho”, el cual se contradice con el populismo, que se caracteriza porque tiende hacia el autoritarismo so pretexto de superar a las democracias existentes.

Hasta ahora se aclara, para disgusto de unos, que el populismo contemporáneo –en oposición a las teorías políticas que se sustentan en un sistema filosófico claramente definido– no tiene un corpus teórico y mucho menos es asumido consciente y voluntariamente por los “populistas”. Es, más bien, un mote que se impone a quienes de facto se oponen a la “democracia liberal”, a los adversarios políticos de ésta, como si tal democracia fuera el sistema político ideal y más acabado que pueda experimentar la humanidad.

Si bien es cierto que algunos analistas del Siglo XX destacan los elementos que no contribuían a definir el populismo –ya que se trataba de un adjetivo impuesto que carecía de un fundamento teórico– estudios posteriores concluyeron que dicha categoría política solo pudo ser resignificada, alimentada y retroalimentada en un contexto histórico específico: la etapa que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Sin este factor histórico resultaba difícil explicar su resurgimiento; de manera que este factor desembozó su verdadera naturaleza y su función.

En lo que va del Siglo XXI, el uso del término no ha cambiado drásticamente. Si en el Siglo XX la palabra populismo se utilizó para desacreditar a los gobiernos que se oponían a las democracias occidentales; ahora lo que difiere es precisamente el contexto histórico y no el significado. En el Siglo XXI, el epíteto populista no solo se aplica a quienes plantean alternativas diferentes a la “democracia liberal” sino también, como lo hacen de manera indiscriminada los opinólogos de los grandes medios de comunicación, a los gobernantes con tendencias autoritarias o que se autodenominan de izquierda o derecha. Son aquéllos, por tanto, quienes, en su tarea de comunicadores, han propagado el uso de la palabra sin reparar en las diferencias fundamentales entre cada gobierno o corriente. Así como califican de populista al gobierno ruso de Vladimir Putin, antes lo hicieron con el del expresidente estadounidense Donald Trump, sin advertir que entre ambos hay un sinfín de diferencias, sobre todo ideológicas, que no se explican a partir del término. Para los mass media son populistas porque ambos son autoritarios; y son autoritarios porque son populistas, punto.


Escrito por Victoria Herrera

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Timur Bekmambétov, uno de los principales directores rusos, es perfectamente conocido en el extranjero.

Mientras que en la frontera con E.U. los casos de inmigrantes atrapados por agentes migratorios, va a la alza, López Obrador presume cifras récord de remesas enviadas por los mexicanos en el extranjero.

El cadáver de una persona fue hallado flotando en el lago de Chapultepec; visitantes lo reportaran a los policías que cuidan los accesos.

La prevaricación y falta de honradez de los funcionarios públicos, no es una corrupción o descomposición de los mismos, sino un fruto de “ libre empresa”, de la injusta distribución de la riqueza social y de las oportunidades vitales que conlleva.

Detrás del golpe en Alemania, cuarta economía mundial, están la exclusión a alemanes del Este, las secuelas de la desglobalización y el rearme que atizan EE. UU. y la OTAN.

El Presidente peca de cinismo cuando se compara con un trabajador; él ni ninguno de sus familiares trabaja a cambio de un salario; no gana menos de 141 pesos, como los más de 10 millones de trabajadores en esta situación ni forma parte del 60% de quienes

Sin duda, uno de los elementos que más atrajo a los electores que votaron por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue el perfil académico de los miembros de su equipo de trabajo

El Inegi agregó que con la severa contracción estimada del PIB en el segundo trimestre de este año se “hilvanaron cinco trimestres consecutivos de variaciones anuales negativas

Durante junio, el 73.9 por ciento de la población adulta del país consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

A la clase obrera le urge la acción intrépida e inteligente de un moderno cuerpo de educadores y organizadores que la saquen de su pasmo histórico, le sigue faltando un poderoso movimiento de masas en el qué apoyarse.

La consulta realizada el pasado 1° de agosto puede resumirse con el cartón de Alarcón donde el doctor es un ganso, a quien el paciente pregunta ¿cómo estoy? Y el médico contesta: ¡permítame! “pueblo, qué opinan, ¿lo operamos o no?”

El enviado especial de EE.UU. para Haití no está de acuerdo con la política "inhumana" de expulsión de los migrantes de la Administración de Biden.

La gira de Turetsky es una respuesta de “descontrariedad internacional” ante el panorama de conflicto entre Rusia y Occidente, que ha generado un clima de

La Secretaría de Salud (SSa) informó que, hasta este jueves, las muertes en México por Covid-19 ascendieron a 256 mil 287, mientras que los casos positivos rondan los tres millones 291 mil 761.

La razón principal de que Elon Musk invirtiera miles de millones de dólares en este acuerdo es para garantizar que la libertad de expresión sea el principio rector de la plataforma.