Cargando, por favor espere...

La bomba, 70 años después (II de III)
El documental comienza señalando cómo, poco antes y durante la Segunda Guerra Mundial, se inició una frenética lucha entre los países beligerantes de la más grande conflagración que ha padecido la humanidad, para lograr inventar la bomba nuclear.
Cargando...

El documental comienza señalando cómo, poco antes y durante la Segunda Guerra Mundial, se inició una frenética lucha entre los países beligerantes de la más grande conflagración que ha padecido la humanidad, para lograr inventar la bomba nuclear. El miedo de los gobiernos que lucharon contra la Alemania fascista fue –durante los años de la guerra mundial–, que esta nación lograra inventar y fabricar el temible artefacto antes que cualquier otra nación. Era tan grande ese temor, que los científicos y dirigentes políticos coincidían en que si Alemania hubiese tenido en sus manos la bomba nuclear primero, hubiese resultado vencedora en esa guerra, con las consecuencias que eso conllevaba. Por eso, el gobierno gringo se apresuró a la fabricación de la bomba atómica y destinó ingentes recursos financieros y humanos para lograrlo. Instrumentó el llamado Proyecto Manhattan. 56 mil científicos trabajaron en Los Álamos, Nuevo México bajo la dirección del general Leslie Groves, quien le encomendó al físico nuclear Robert Oppenheimer que dirigiera la fabricación. Para lograr su propósito, el gobierno gringo invirtió más de dos mil millones de dólares y logró almacenar mil 200 toneladas de uranio.

En 1942, Japón invadió las islas Filipinas y Adolfo Hitler ya tenía controlada la mayor parte de Europa Occidental y había invadido la Unión Soviética. Esta situación obligó al gobierno estadounidense a acelerar la fabricación de las primeras bombas nucleares. En abril de 1944 murió Franklin Delano Roosevelt, por lo que Harry S. Truman asumió la presidencia de Estados Unidos (EE. UU.) y siguió impulsando a los científicos de Los Álamos. Para mayo de 1945, la URSS había derrotado a los nazis, realizando la hazaña de vencer al grueso del ejército de Hitler (los germanos tenían casi el 80 por ciento de sus tropas y sus armamentos en esta gran nación). Pero Japón continuaba la guerra contra EE. UU. en la cuenca del Océano Pacífico. El gobierno yanqui, al tener ya en sus manos las primeras bombas nucleares, decidió lanzarlas sobre dos ciudades japonesas: Hiroshima y Nagasaki. En ambas ciudades murieron más de 150 mil personas en cuestión de minutos.

Japón se rindió solo después de haber recibido la segunda bomba nuclear (Nagasaki). Pero, lejos de dejar de fabricar bombas, los halcones yanquis siguieron produciendo en serie este tipo de artefactos y siguieron detonando bombas en forma “experimental”; en 1946 detonó una bomba nuclear cuyo poder equivale a 20 mil toneladas de TNT. En ese mismo año, el gobierno gringo hizo estallar una bomba mucho más poderosa bajo el agua del océano Pacífico. Aparentemente no hubo problemas con los barcos de la Armada gringa, pero al poco tiempo se dieron cuenta de que la radioactividad no solo contaminó agua, sino los barcos y cientos de marinos. Estos experimentos abrieron el debate sobre el uso de las bombas nucleares, dados sus terribles efectos para los seres humanos y los seres vivos. Incluso se empieza a cuestionar la utilización de las bombas en Japón: ¿era necesario lanzar las bombas en las dos ciudades, matando casi instantáneamente a tantos seres humanos?

En 1947, la URSS detonó, en Kasajstán, su primera bomba nuclear. El socialismo soviético no se confiaba de los afanes imperiales que buscaban la oportunidad para someter a la heroica Unión Soviética. Al ver el avance soviético en la creación de bombas nucleares, EE. UU. se embarcó en la creación de la bomba de Hidrogeno, la bomba termonuclear, inmensamente más destructiva que las bombas atómicas. El presidente Truman argumentaba que esa bomba era “para contener a la URSS, pues hay que acabar con la odiosa esclavitud comunista”.


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Notas relacionadas

El irlandés es una historia de gángsters en la que Frank Sheeran (Robert De Niro), chofer de un camión repartidor de carne, es defendido y protegido por Russell Bufalino (Joe Pesci), quien lo convierte en parte de su mafia.

El arte nació impregnado de concepciones e ideas de las clases dominantes. Es por eso que hasta la fecha, y de una forma más instintiva que analítica, tales élites siguen considerándolo como su propiedad exclusiva.

El próximo 21 de enero, el ingeniero Aquiles Córdova impartirá la conferencia "Lenin: Vigencia de su pensamiento a 100 años de su muerte", en el Auditorio Metropolitano de la ciudad de Puebla.

Las reflexiones filosóficas son la base del conocimiento científico. La ciencia no se entiende completamente sin la filosofía y, por otro lado, la filosofía requiere de la ciencia y de los científicos.

Maximiliano remata la historia de las Dos Noches ante su amiga María con un final feliz y triste al mismo tiempo porque después de seis años se encuentra con Lorenza, esposa de un general del gobierno de Napoleón Bonaparte.

Aunque el movimiento feminista ha logrado ciertos avances, como el derecho al voto y otros, hoy día la mayoría de las demandas de las mujeres siguen sin resolverse, entre otras, la brecha salarial entre hombres y mujeres.

El atleta Everardo Moreno Cortés, de Huitzilan de Serdán, Puebla, logró su pase al Mundial de Trail Running categoría libre, que se realizará en Chiangmi, Tailandia, en noviembre próximo.

La cólera nubló la razón del héroe. Su orgullo y su egoísmo lo aislaron de los demás, a quienes ignoró.

La obra de Aquiles Córdova incluye artículos, conferencias y ponencias respecto a la política de Andrés Manuel López Obrador durante los años 2000 al 2018.

Pero a las masas empobrecidas del mundo de nada les sirve que algún político recite de memoria autores y obras.

Este volumen es una colección de poemas que don Juan Ruiz escribió como un tratado de amor bueno (servir a Dios) y una condena al amor loco o malo (carnal o profano).

Fue autodidacta, lector incansable, empezó a escribir versos muy joven y los publicó en algunos periódicos y revistas.

Toda su vida produjo material escrito: crónicas, crítica musical, teatro, cuentos, novelas y poesía. Tuvo varias deudas por ser dadivoso y derrochador.

Este libro reúne pronunciamientos hechos por el ingeniero Aquiles Córdova, en los que toca temas políticos, económicos y sociales de actualidad y de envergadura nacional e internacional que afectan a México.

En su poema "Palabras a Ángela Figuera Aymerich" Isabel da prueba fehaciente de la absoluta lucidez de su poesía frente a la feroz irracionalidad de la sociedad actual.

Edición impresa

Editorial

Nuevo esquema pensionario, despedida de la 4T


Nuestro Reporte Especial ofrece esta semana el resultado de su consulta sobre el esquema pensionario recientemente aprobado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1133