Cargando, por favor espere...

José Hernández
Fue un poeta, periodista, militar y político; considerado el exponente máximo de la literatura del gaucho por su poema El gaucho Martín Fierro.
Cargando...

Nació el 10 de noviembre de 1834 en Chacras de Perdriel, Argentina. Fue un poeta, periodista, militar y político; considerado el exponente máximo de la literatura del gaucho por su poema El gaucho Martín Fierro.

Se inició como militar en la lucha por la autonomía de las provincias entre1852 y 1872; sostenía que éstas no debían estar ligadas al gobierno de la capital. En 1871 participó en la rebelión federal encabezada por Ricardo López Jordán, que finalizó con la derrota de los gauchos y su exilio a Brasil.

A su regreso, un año después, continuó su lucha mediante la labor periodística y publicó la primera parte de su obra maestra. Gracias a su excelente composición y narración, su protesta de federalización halló eco y le dio acceso a los cargos de diputado y senador de la provincia de Buenos Aires. En 1879 publica La vuelta de Martín Fierro, que se une a la primera parte como el poema nacional argentino por excelencia. Falleció el 21 de octubre de 1886, en Buenos Aires; en su honor, Argentina celebra el 10 de noviembre el Día de la Tradición. 

 

Los dos besos

Volaron aquellas horas

en que la mente delira:

sin cuerdas está mi lira

y sin fuego el corazón.

y pues que cantar no puedo

tus encantos y embelesos,

a una historia de dos besos

presta, niña, tu atención.

En los inmensos espacios

dos besos que iban errantes,

vagos, perdidos, flotantes,

se llegaron a encontrar.

Y al tocarse levemente,

yerto el uno y maldecido,

tembló el otro, como herido

por aquel roce fatal.

Y entre el éter de las nubes,

do el trueno tiene su cuna,

un tibio rayo de luna

los ilumina a los dos.

Y el silencio interrumpiendo

que en los espacios reinaba,

un genio que allí pasaba

oyó la siguiente voz:

–¿Quién eres?

–¿A donde vas

por el espacio infinito?

–Tan fresco tú.

–Tú marchito

–¿De dónde saliste, dí?

–Yo soy ternura.

–Yo rabia.

–Yo dulzura.

–Yo dolor.

–Yo soy hijo del amor.

–Yo del odio y frenesí.

–Yo vierto una alma en otra alma

divinizando las dos:

soy el hábito de Dios,

soy inocencia y virtud.

y yo soy remordimiento,

infamia, oprobio, perfidia:

soy maldición, soy envidia,

y perversa ingratitud.

–Yo soy perfume suave,

soy celestial armonía,

soy placer, soy alegría,

soy esperanza que brota.

–Yo soy maldición, blasfemia,

soy rencor de furias lleno,

soy para el alma, veneno

que destila gota a gota.

–Yo soy pureza y esencia.

–Yo crimen y falsedad.

–Yo salvé a la humanidad.

–Yo a la humanidad perdí.

–Soy yo de origen divino.

–A mí el infierno me hizo.

–Yo nací en el Paraíso.

–Yo en Jerusalén nací.

–Yo soy virtud

–Yo maldad.

–Yo inocencia

–Yo delito.

–Yo soy deleite infinito.

–Yo soy infinito horror.

–Digámosnos, pues, quién somos,

y así saldremos de dudas.

–Yo soy el beso de Judas.

–Yo el primer beso de Amor.

Y los dos al separarse,

para seguir su camino

por un mandato Divino

se miraron con horror.

–¡Adiós! yo busco en el mundo

odios, venganzas, agravios...

–Y yo unos cándidos labios

que me den vida y calor.

Cantares

Yo tengo entre mis libros

un libro viejo

que una vieja lo mira

con espejuelos.

y tengo un libro

que lo ve una muchacha:

con ojos lindos

la viejita leyendo

pasa el día entero,

y da vueltas las hojas

con dedos secos;

pero la otra

tiene para las suyas

dedos de rosa.

A las unas les gustan

crónicas viejas

y gustan a las niñas

lindas novelas

mas no me asusto

de que tengan entre ellas

distintos gustos.

Y para que no digan

que es impolítico.

después de estas verdades

haré un cumplido

¡las viejas, vivan!

que son madres o abuelas

de lindas niñas.

El carpintero

Al compás de su herramienta

mientras trabaja afanoso

así sus desdichas cuenta,

así canta y se lamenta

un carpintero amoroso.

«Es mi vida su mirada,

y cuando su voz escucho,

siento mi alma arrebatada

de tierno gozo inundada….

–Muchacho, trae el serrucho.

«Brotan de sus ojos bellos

penetrando el corazón

esos fúlgidos destellos

y absorto me quedo en ellos….

–Muchacho, trae el formón.

«De sus labios de granada

se escapa de amor el soplo,

y es ondeante y perfumada

su cabellera rizada…

–Muchacho, trae el escoplo.

«Y mi vida antes serena

tornóse agitada y turbia

cambióse el placer en frena,

de amor gimo en la cadena,

–Muchacho, traeme la gurbia.

«Y cariñoso con ella

inocente el cefirillo

juega al mirarla tan bella

fulgente como una estrella,

–Muchacho, trae el cepillo.

«Por ella es este dolor

por ella siento esta pena,

yella con su cruel rigor

desdeña, ¡ingrata! mi amor:

–Muchacho, trae la barrena».

Y amante sigue sus llantos

y sus eternas disputas

aliviando sus quebrantos

con sus amorosos cantos

entre tablas y virutas.


Escrito por Redacción


Notas relacionadas

Si el arte en nuestros días está en crisis, no es peregrino buscar las causas en las crisis económicas del capitalismo, primero, y después, en la crisis existencial y desesperanza que sufre la humanidad.

La población no lectora presenta una mayor carencia de estímulos para la lectura durante la infancia: 83.0% declaró que sus padres o tutores no la llevaban a bibliotecas o librerías

Con imágenes de la destruida ciudad alemana de Hamburgo al finalizar la SGM, la historia refleja el ambiente psicológico en que suele aparecer la traición dentro de las relaciones matrimoniales.

En Voto de humildad, Terrés insiste en su identidad con todos los hombres: Soy uno como todos, con el mismo origen y acosado por la misma incertidumbre (...) y con el mismo destino mortal (...)

En el Día Internacional de la Mujer, las mujeres deben alzar la voz, demandar justicia a los gobiernos, exigir castigo para sus agresores y comprender que los hombres son sus grandes aliados para su definitiva emancipación.

En un tiempo relativamente corto, los rusos lograron conectar prácticamente todo su territorio y el interior de sus ciudades

En su obra La gaviota, Chéjov discierne sobre una cuestión que llegó a atormentarlo: “¿Para qué escribo?, ¿para quién?”. El sentido del arte es una de las cuestiones que el artista intenta resolver y sobre lo que sustenta su propuesta artística.

En 1970 renunció a la candidatura para la presidencia de Chile en favor de Salvador Allende.

El Colectivo Sin Fronteras presenta “Las Salvajes Gritan", una obra de teatro que cuenta la historia de Elena Rodríguez, a cargo de una Casa Hogar. Su vida cambia cuando presencia la muerte de una chica bajo su cuidado.

En el soneto "A don Pedro Alvizu Campos", denuncia la represión y los abusos contra su pueblo, la persecución y la tiranía yanqui y lo llama a impulsar a los rebeldes con su inmortal ejemplo.

Desarrolló una pasión hacia la poesía y sus técnicas lingüísticas y la crítica lo reconoció prontamente por su fusión de “lo culto” y lo cultural. La temática de su poesía es campesina, de denuncia social y autobiográfica.

En su visita a México, el destacado poeta y traductor italiano Emilio Coco asistió al Festival Internacional de Poesía Ignacio Rodríguez Galván para presentar su libro STRANIERA (Extranjera).

La cinta es una sátira que nos muestra aspectos tan viles como el historial sanguinario de Augusto Pinochet, dictador de Chile (cuyo gobierno comenzó en 1973, después del golpe de Estado).

Un hombre que hace de la poesía “un arma cargada de futuro” no puede ser un enemigo.

En 1922 publica Romanza de las obras, su primer poemario, abordando sus propios problemas existenciales.

Edición impresa

Editorial

El poder y el triunfo


Lo más preocupante es que ahora será mucho más fácil para la Presidenta lograr la aprobación de las propuestas de modificación a la Constitución.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1137