Cargando, por favor espere...

Estación Elektrozavodskaya
En resumen: las estaciones del metro moscovita y las demás reflejan el avance cultural y científico del pueblo soviético, en cuyo periodo histórico se demostró al mundo entero que una mejor sociedad es posible.
Cargando...

Un viaje en el metro de cualquier ciudad del mundo es normalmente tedioso, estresante y monótono; pero en el de Moscú es una experiencia única porque aparte de que es uno de los sistemas de transporte más eficientes ofrece a sus usuarios la oportunidad de deleitarse con verdaderas pinturas de la famosa galería Tretiakov en algunos de sus vagones y en sus estaciones mosaicos, bajorrelieves, murales, esculturas, candelabros propios de mansiones y más de 20 variedades de mármol provenientes de Armenia, Ucrania, Usbekistán, Georgia, Los Urales y la República de Altái.

La Elektrozavodskaya se encuentra entre las 44 estaciones del metro moscovita catalogadas como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO). Se localiza a 31.5 metros de profundidad y está dedicada a los trabajadores de la planta eléctrica Valerián Vladímirovich Kúibyshev, comisario de alto rango del Ejército Rojo durante la Guerra Civil rusa. Hace honor también a los soldados que participaron en la Gran Guerra Patria (Segunda Guerra Mundial) y a los campesinos que se dedicaban a la agricultura y a la crianza de animales.

La majestuosa estación fue producto del trabajo conjunto de Vladímir Alekseyevich Shchuko, Vladímir Gueorguievich Gelfreikh e Igor Evguénievich Rozhin, arquitectos muy reconocidos en la época estalinista. La muerte de Shchuko y el inicio de la Segunda Guerra Mundial suspendieron temporalmente su construcción y fue utilizada como refugio; afortunadamente el trabajo se reanudó tan pronto como fue posible y la estación se inauguró el 15 de mayo de 1944. Dos años después los arquitectos Gelfreich y Rozhin recibieron el Premio Stalin por su monumental obra.

El vestíbulo de la entrada tiene forma hexagonal y cada esquina está decorada con medallones con la efigie de los científicos que contribuyeron al desarrollo de la ingeniería eléctrica. El recorrido comienza con el pionero en el estudio de la electricidad, el británico William Gilbert,  quien aparece con una bola de ámbar en la mano derecha; le sigue el inventor estadounidense Benjamín Franklin con su pararrayos; posteriormente está el ruso Mijail Vasílievich Lomonósov con pluma y papel en las manos, describiendo la teoría general de la electricidad; después el físico y químico británico Michael Faraday, quien aparece con un generador homopolar y, finalmente, los ingeniero rusos Pavel Nikoláievich Yáblochkov, con una lámpara en la mano izquierda, y Alexander Stepánovich Popóv con un prototipo de maquina eléctrica a su lado. Afuera del vestíbulo se encuentra la composición escultural Constructores del metro en la mina, dedicada a tres trabajadores con sus respectivas herramientas. El conjunto fue hechura del artista Matvéi Genrikhovich Mánizer, considerado uno de los más sobresalientes escultores soviéticos y autor de las célebres piezas escultóricas de la estación moscovita Plóschad Revolutsii.

La plataforma sobre la que pasan los trenes está adornada con mármol rojo de Georgia, el cual contiene restos fósiles de moluscos cefalópodos, conchas de braquiópodos y bivalvos, nautilos, amonitas, belemnitas y agujas de erizo y lirios de mar, correspondientes al periodo Jurásico. Por su parte, las imponentes columnas de la sala están revestidas con mármol blanco y sobre ellas están instalados 12 bajorrelieves del escultor soviético Gueorgui Ivánovich Motovílov, laureado en 1950 con el Premio Stalin de primer grado; el piso está adornado con granito gris y negro simulando un tablero de ajedrez, y en los bordes del “tablero” hay mármol rosa y amarillo de Crimea; a los costados de la sala hay bancos de tres metros de largo para sentarse. El techo está decorado con seis filas de lámparas circulares con un total de 282 focos.

La estación Elektrozavodskaya no sólo resalta la vida laboral de los trabajadores de la fábrica Kúibyshev, donde se crearon varios equipos de transformadores y reactores, sino también la vida de la clase obrera soviética en general. Por ello en las columnas de la sala principal hay bajorrelieves dedicados a albañiles, herreros, mineros, obreros elaborando focos, criadores de animales y recolectores de trigo; hay, asimismo, personas que fabrican artefactos explosivos y soldados que defendieron a Moscú del asedio nazi. 

En resumen: las estaciones del metro moscovita y las demás reflejan el avance cultural y científico del pueblo soviético, en cuyo periodo histórico se demostró al mundo entero que una mejor sociedad es posible.


Escrito por Romeo Pérez Ortiz

Doctor en Fisica y Matematicas por la Universidad Estatal de Lomonosov de Moscu, Rusia


Notas relacionadas

La ley establece explícitamente el compromiso del Estado de fomentar e impulsar la creación artística.

La Academia Tamaulipeca D&C ganaron 2 primeros y un segundo lugar, por lo que lograron el pase al nacional a llevarse a cabo en la Ciudad de México

La cinta hoy comentada, aunque se realizó en 2005, aborda en forma realista la forma en que África ha sido considerada por los capitalistas europeos, en particular por las compañías británicas.

La disputa comercial en torno a Roma, ha puesto de manifiesto uno de los problemas centrales del mercado actual del arte. 

En el actual contexto de concentración del poder, el XXII Encuentro Nacional de Teatro resalta como una luz que ilumina los esfuerzos de educación y difusión cultural del MAN, a la que el gobierno morenista fallidamente quiso destruir.

Conciertos, exposiciones, danza y talleres son sólo algunas actividades que podrás disfrutar solo o en familia durante el periodo decembrinas en la CDMX, informó la Secretaría de Cultura.

Criticado en Occidente por apegarse al realismo socialista, el músico ruso Dimitri S. navegó en las aguas libres de su creatividad musical sin dejar por ello de servir a su patria ni abandonar su visión humanista.

No es casual que los historiadores ni siquiera mencionan a Espartaco, lo cual no es un “olvido”, sino la clara expresión de manipulación para evitar que la clase oprimida conozca a uno de los más destacados dirigentes del pueblo trabajador.

Antorcha sabe que la música es fundamental para reforzar la identidad popular e individual. Así, la música popular mexicana debe profundizarse y extenderse en todas las clases populares, porque es un ariete de defensa contra la propaganda extranjera.

Las Espartaqueadas son gratuitas y los asistentes adquieren una visión del deporte como propuesta educativa, cultural y estética.

Es la historia de un joven español nativo de Toledo o Valladolid (1542) que viaja a la Nueva España huyendo, al parecer, de la presunción de que era uno de los muchos hijos bastardos del emperador Felipe II.

Ibargüengoitia dice que el ejército libertador de Hidalgo (López) se integró con grandes contingentes de campesinos improvisados como soldados, que no portaron armas de fuego, se dedicaron a matar españoles y a robar bienes ajenos.

Publicados en 1963 en el poemario Solo amor, los siguientes sonetos difícilmente pueden dejar indiferentes a los lectores y son ejemplo del pulido oficio poético de Geoffroy Rivas.

La cinta británica de 2022 narra la historia de Anna O’Donell, "la comprobación de un milagro", según la Iglesia; según los médicos, Anna se mantiene con vida gracias a que la energía solar se transmuta en ella.

En Voto de humildad, Terrés insiste en su identidad con todos los hombres: Soy uno como todos, con el mismo origen y acosado por la misma incertidumbre (...) y con el mismo destino mortal (...)