Cargando, por favor espere...

Stella Sierra: “un ala en las nubes, la otra en la tierraˮ (I de II)
“... Inspiración y esfuerzo, he ahí el secreto del arte”, dirá la poetisa en la erudita, cuya lectura contribuye grandemente a entender la posición de los grandes poetas en lengua española en torno a la definición de la poesía.
Cargando...

“La obra poética de Stella Sierra es un diamante escondido en el desconocido alhajero literario de Panamá”, dice Margarita Vásquez Quirós, directora de la Academia Panameña de la Lengua, en su introducción a Poesía Completa (2017), edición conmemorativa que esta institución hiciera para celebrar su nonagésimo aniversario y el centenario del natalicio de la poetisa (Aguadulce, Coclé, cinco de julio de 1917-Ciudad de Panamá, 19 de octubre de 1997).

“Un ala en las nubes, la otra en la tierra. Inspiración y esfuerzo, he ahí el secreto del arte”, dirá la poetisa en la erudita conferencia Palabras sobre poesía, dictada la noche del 22 de enero de 1948 en el Paraninfo de la Universidad de Panamá y cuya lectura contribuye grandemente a entender la posición de los grandes poetas en lengua española en torno a la definición de la poesía, desde los anónimos autores del romancero hasta grandes voces del Siglo XX como Pablo Neruda, Nicolás Guillén, Federico García Lorca o Vicente Huidobro. “Anda a gusto la poesía –y a la vez segura– en los labios del pueblo que la repite y la goza de generación en generación, a través de las coplas, de los romances populares. Ésta es la poesía fresca, arroyuelo que corre límpido. ¡El agua milagrosa guardada en el poroso cántaro de barro! ¡Poetas populares, poetas anónimos de los romanceros de los Siglos XV y XVI! ¡Yo os saludo! Y saludo con la misma reverencia a los poetas de nuestros campos que llevan el grito claro de su saloma, a cielo abierto, bajo lluvia y sol. ¡Saeta de luz que rasga el aire para encontrar albergue en lo hondo del alma! En gracia a estos oscuros soldados de la poesía, viven las tradiciones y leyendas, aroma del pasado”.

En 1942, Stella Sierra resultó ganadora de la primera versión del concurso Ricardó Miró en la sección poesía por su obra Sinfonía Jubilosa en 12 sonetos publicada en 1944. En el prólogo a la edición conmemorativa, Javier Alvarado dirá: “Hay algunos autores que afirman que el soneto es la prueba de fuego del poeta, según le escuché alguna vez al gran poeta hondureño Roberto Sosa. Stella Sierra, en su producción poética, posee sonetos de impecable estructura, ritmo y perfección. El más grande homenaje a esta gran poesía y a esta magna obra es ser leída por todos y más por nuestras juventudes”.

Hoy, desde las páginas de buzos, hacemos eco de este llamado y reproducimos los dos sonetos finales del premiado poemario:

XI

Alegría de las cosas sencillas

Corazón: este goce de criatura

es alegría ingenua de las cosas.

El ruiseñor que enamoró las rosas

no desgranó su voz con más dulzura.

Un goce por gozar: el agua pura,

linfa de oro y de sol: las mariposas.

Goce del mismo azul: las voluptuosas

nubes radiantes, signos en la altura…

Goce de amar la vida por sencilla:

en el prieto capullo, en la semilla

que ofrecerá su grano en fruto mudo.

Límite exacto de horizonte abierto:

esta paz, esta estrella y este puerto.

¡El goce inmenso de mi amor desnudo…!

 

XII

Esta dicha de amar

Canta mi corazón y mi alma canta;

cantan mis labios, canta mi desvelo,

ríe mi surtidor color de cielo…

¡Esta dicha de amar por siempre es tanta!

Mágico trino duerme en mi garganta

y mis ojos anidan en un vuelo…

¡Esta dicha de amar, de amor sin velo,

es gloria, eternidad y luz que imanta…!

Y no pedir amor, ni sol ni estrella,

que mi amado me diga: «Es solo ella

la que regó de esencias mi camino…».

¡Oh rosa, ruiseñor, belleza pura!

¡Esta dicha de amar, en su dulzura,

sin mendigar amor, es miel y vino…!


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Es una de las voces femeninas más importantes en la lírica ecuatoriana de la segunda mitad del Siglo XX.

La forma en que se ha pretendido subsanar la democracia es a través, por ejemplo, del uso vacío de tradiciones ancestrales (como AMLO cuando montó un espectáculo en el Zócalo para recibir el “bastón de mando” de 68 pueblos indígenas).

La poetisa se ocupa de la figura femenina real detrás de la musa y se pregunta quién fue Violante.

En una de las entrevistas que le hicieron a Iósef Vissariónovich, le preguntaron si se sentía un dictador que “aterroriza a sus súbditos”, ninguna de este tipo de cuestiones le molestaron; se dedicó a brindar a su “fiscal” periodístico respuestas detalladas.

Cada que he tenido la oportunidad, he recomendado a futuros periodistas "Territorio comanche", que cuenta la historia de dos corresponsales de guerra inmersos en el conflicto bosnio.

La poesía combativa del poeta le granjeó una profunda influencia en los jóvenes escritores. En sus versos convierte a los héroes en peligrosos símbolos en la lucha de los oprimidos contra el Estado moderno.

"El chico" es una obra maestra del cine mundial. Es el primer largometraje (1921) del genio Charles Chaplin, quien nos muestra que el arte cinematográfico puede ser un poderoso vehículo para la “humanización” de millones de seres humanos.

La novela de Tomás Eloy Martínez es rica en referencias históricas sobre la fundación de Argentina; un extraordinario mural pictórico y literario de la historia política argentina en la segunda mitad del Siglo XX.

Poeta soñador que une la vida y la muerte, el amor y el odio, con un puente indestructible de palabras

Después de 500 años ya deberíamos aprender la lección, porque solo unidos podremos reconstruir la grandeza perdida de nuestra patria.

El recinto ferial será la explanada del Centro Deportivo Xochimilco y estará abierto hasta el 12 de diciembre.

El filme no sólo es una reflexión sobre la amistad y el odio; la alegoría va más allá, pues intenta reflexionar sobre otras dicotomías de la existencia humana: la vida y la muerte; lo trascendente y lo intrascendente...

"Vida de abismo como la mina" retrata la forma en que el oficio consume la fuerza vital de Manuel Fernández, deshumanizado, embrutecido, sordo a todo lo que no sea el frenesí extractivo a que lo obliga su oficio.

Gran poeta peruano de raza india, una de las más claras voces de la moderna lírica americana. Se dedicó, desde muy joven, a la poesía pura.

Por su origen humilde y el contexto de la Revolución, fue una artista muy comprometida con el destino del pueblo mexicano: militó desde muy joven en el PCM; fue lideresa del grupo feminista Las Pavorosas.

Edición impresa

Editorial

Crisis alimentaria, bomba de tiempo


La existencia de esta bomba ha sido detectada y advertida por especialistas.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1138