Cargando, por favor espere...

Organizar a las mujeres
Desde Nadezhda Krupskaya a Rosa Luxemburgo, o de Leona Vicario a la Adelita, la gran tarea pendiente de las mujeres es la construcción de una sociedad mejor y ésta es una lucha de todos.
Cargando...

En la resaca de los días perdidos de la pandemia, se avizora igual un sexenio perdido. El problema es mayúsculo porque se traduce en un deterioro de más de una década para la (ya de por sí) complicada vida de los mexicanos, cuyo sector más afectado es el de las mujeres. Éstas padecen con mayor intensidad la pobreza material de los hogares y con frecuencia también la anímica. Ningún fenómeno social es fortuito porque, como una fruta, su embrión se desarrolla, madura y deja nuevas semillas. Hoy, un fenómeno que está tomando fuerza, es el movimiento de las mujeres que ya no se conforman con las felicitaciones del Día Internacional de la Mujer, con los regalos del Día de la Madre o con el lenguaje inclusivo de funcionarios y políticos. Hoy, su clamor general exige acciones concretas que respeten sus derechos y mejoren su situación. Y justamente hoy estas demandas se multiplican en el gobierno que presumía ser el más democrático de todos, pero que en realidad destaca por su misoginia, porque vive en el pasado y lo único que ha hecho es desvirtuar y desconocer la lucha de las mujeres. Con esta actitud sorda, insensible, omisa, lejos de ser “un muro de contención” que detenga la mano que golpea y asesina, promueve la impunidad.

En México, los derechos políticos de las mujeres se reconocieron a partir de 1947, lo que significó sin duda un gran paso para su reconocimiento igualitario ante los hombres. Aun así, ellas siguen padeciendo discriminación, violencia familiar y, en casos extremos, feminicidio. La violencia en el hogar, de acuerdo con la Red Nacional de Refugios, se ha incrementado en 81 por ciento durante el confinamiento generado por la pandemia y los feminicidios, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) se han duplicado de noviembre de 2015 a noviembre de 2020. En 2015 se registraron 411 delitos tipificados como feminicidios; en 2016 aumentaron a 605; en 2017 fueron 742; en 2018 se contabilizaron 893; en 2019 se incrementaron de forma alarmante a 940 y en noviembre de 2020 fueron 860. En el ámbito laboral, la mujer recibe salarios 16 por ciento más bajos que su par masculino, pese a realizar las mismas actividades; y sus oportunidades de escalar a mejores niveles son más escasas.

Las cifras pueden confundir a cualquiera y pensar que el problema de las mujeres es solo una cuestión de género; sin embargo, el fenómeno va más allá y su esencia está en el modo de producción capitalista en el que las mujeres, al igual que los hombres, representan una mercancía más, pero con el infortunio adicional de que lejos de reconocer su papel como reproductora perpetua de la especie humana, este sistema las reduce para que sean reproductoras de la mano de obra que se requiere para seguir funcionando. La ideología del más fuerte, el egoísmo y el individualismo de la clase dominante contaminan los hogares más humildes. Pero no solo eso: vivimos en un mundo que justifica su existencia en el poder de compra y el bienestar personal del sector social beneficiado por los rendimientos del capital, pero niega a las clases populares el derecho a una vida digna y decorosa. No es de extrañar, entonces, que conforme se acentúa la pobreza, la violencia entre los miembros del hogar aumente porque, como lo sentencia el dicho popular, cuando “el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana”.

Los movimientos feministas tomarán mayor fuerza porque la raíz de los problemas de las mujeres se encuentra en el sistema de producción. Y las mujeres son las que viven más de cerca los males que éste reproduce. Los triunfos inmediatos de los movimientos feministas, como el lograr que un violador no sea gobernador, es una muestra del poder que tiene el voto femenino. Pero para que estos triunfos sean sólidos, las mujeres, que son más susceptibles de organizarse para la lucha por una vida digna, es necesario que no olviden que pueden desempeñar un rol protagónico y directivo para una lucha social y política más amplia, y que para ésta deben educarse y desenmarañar mejor los intrincados hilos de la sociedad; porque desde Nadezhda Krupskaya a Rosa Luxemburgo, o de Leona Vicario a la Adelita, la gran tarea pendiente de las mujeres es la construcción de una sociedad mejor y ésta es una lucha de todos. Por eso hay que organizar a las mujeres.


Escrito por Capitán Nemo

COLUMNISTA


Notas relacionadas

El pasado 22 de febrero se celebró el día del agrónomo y quiero aprovechar la ocasión para enviarles un abrazo afectuoso y respetuoso a todos los colegas que se han subido en el carro de la lucha por hacer que la tierra rinda mejores frutos

La Secretaría de Salud (SSa) informó que, hasta este jueves, las muertes en México por Covid-19 ascendieron a 256 mil 287, mientras que los casos positivos rondan los tres millones 291 mil 761.

Sin el Fonden, decenas de miles de afectados este año por las inundaciones se enfrentan a la mayor incertidumbre, porque desconocen cuándo y cómo les llegarán los recursos comprometidos por las autoridades federales.

Una encuesta de Cuadrante, en alianza con Datenbank, revela que sólo 30 por ciento de los mexicanos se sienten con mayor estabilidad económica para la compra de juguetes en comparación con 2020.

Aunque es lugar común, recordemos que el capitalismo es una sociedad caracterizada por la obtención de la máxima ganancia y el afán de acumular; por más que digan lo contrario sus defensores, no mueve a la gran empresa un propósito filantrópico

El abierto apoyo político que AMLO brindó en 2020 a Donald Trump en su campaña por la reelección, hoy le es cobrado por la nueva mayoría del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, inconforme con la política comercial mexicana.

Entre mayo de 2019 y mayo de 2023 nacieron 1.7 millones de establecimientos, sin embargo, murieron 1.4 millones, es decir, apenas lograron sobrevivir 300 mil, informó el INEGI.

Queda prohibido ingresar a la sede del examen con teléfono celular, dispositivos electrónicos, mochila o bolsas. Únicamente se requerirá lápiz, goma y sacapuntas.

Intelectuales y medios acusan al crecimiento poblacional y a la mala educación de la sociedad, de la destrucción de la biodiversidad del ecosistema, sin embargo; no es la causa principal de ello, sino la acción depredadora del capital.

(Cádiz, 16 de diciembre de 1902 - 28 de octubre de 1999).

La mayoría legislativa de Morena en San Lázaro argumentó que con la nueva disposición legal se rompe con el "monopolio de los medicamentos", además de que se podrá evitar la corrupción en el sector.

En una página que habla del origen del fuero podemos leer lo siguiente, que vale la pena traer a cuento en el momento en el que se plantea eliminar el fuero a los diputados federales y demás funcionarios públicos que lo tengan:

En 2021, el neofascismo, rostro del imperialismo reaccionario, triunfó en su versión antiinmigrante y el monopolio de insumos básicos. En reacción, millones de ciudadanos optaron por la esperanza en las urnas.

El mercado se ha adueñado de toda la vida social; su dominio pleno lo ha alcanzado en el capitalismo, eufemísticamente llamado economía “de mercado”, con el objetivo de producir y vender mercancías, buscando la mayor ganancia.

La futura Administración de Estados Unidos está planeando establecer conversaciones con Venezuela, según Bloomberg,