Cargando, por favor espere...

Los hijos de la calle
La película del estadounidense Barry Levinson, bien podría llevarnos a pensar si es posible regenerar a los individuos que han sido víctimas de abusos e injusticias desde la infancia.
Cargando...

La semana pasada, amigo lector, al abordar la crítica del filme Imperdonable, planteé el asunto –muy debatido desde hace siglos– de si es posible reinsertar socialmente a las personas que han delinquido y que han tenido el infortunio de pasar una parte o el resto de su vida dentro de una cárcel ¿Acaso es posible que los individuos que han sufrido una formación –dentro de la sociedad capitalista– que los ha llevado a tener conductas antisociales o criminales puedan reconvertirse social y moralmente en beneficio de la colectividad humana? Para algunos pensadores, el comportamiento de los hombres está determinado biológicamente, los genes determinarán la conducta de los hombres; este determinismo biológico, llevado a su extrema expresión, ha servido para apuntalar las teorías de la superioridad racial de los supremacistas blancos.

Desde la época de los ilustrados franceses del Siglo XVIII –sobre todo con las ideas del filosofo suizo Juan Jacobo Rousseau–, la conducta moral no es producto de la herencia y de factores biológicos; la conducta de los seres humanos tiene que ver con el contexto socioeconómico en que se desarrollan.

Hoy la visión científica, materialista-dialéctica sostiene que, en efecto, a los seres humanos los “moldea” el medio social, económico y político en el que se desarrollan. Si la sociedad promueve valores individualistas, si esa sociedad no es capaz de brindar educación científica, si no es capaz de dar cultura y ofrece a cambio el envilecimiento, además de la sobreexplotación y la enajenación del trabajo; si en ella se promueven los vicios y el embrutecimiento mental y psicológico, el resultado no puede ser otro: millones de humanos son canalizados a conductas criminales y degradantes.

En la cinta Los hijos de la calle (1996) del realizador estadounidense Barry Levinson, se aborda la historia de cuatro adolescentes neoyorquinos que son enviados a un centro de “readaptación” para menores de edad. En ese centro, un grupo de celadores –encabezados por Sean Nokes (Kevin Bacon)-, les propinan severas golpizas y abusan sexualmente de ellos. Los jóvenes fueron a dar al Reformatorio Wilkinson por haber provocado serias lesiones a un usuario del Metro de Nueva York.

Pasados unos años, tras salir del Reformatorio, dos de los integrantes de esa palomilla son ahora jefes de un grupo delincuencial al que se atribuyen asesinatos, mientras que los otros dos han encaminado su vida por un comportamiento pacífico y ajeno a la delincuencia; uno de ellos, Michael (Brad Pitt) es abogado. Cuando el abogado se entera de que sus dos amigos son delincuentes y han matado a Nokes –al encontrarlo casualmente– decide participar como fiscal en el juicio. Pero su cometido no es hundir a sus antiguos amigos, sino utilizar el juicio para dar a conocer los crímenes cometidos en contra de ellos y otros muchachos en el reformatorio.

Y, obviamente creo, amigo lector, esta historia nos lleva a la reflexión de si es posible regenerar a los individuos que son producto de una sociedad podrida que solo les ha brindado abusos e injusticias desde la infancia. A propósito de este planteamiento, ¿en el México real, en donde las cárceles no son las más eficaces?, ¿pueden los encarcelados “reformarse”?, ¿acaso no son las cárceles mexicanas las universidades siniestras del crimen?, ¿no existe en ellas un grado de descomposición tan profundo que la realidad supera por mucho a la ficción en nuestro orden social?


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Notas relacionadas

“Pocos han sido los bardos peninsulares tan acremente combatidos, fuera de su tierra".

Es la novela de un “personaje de novela” que descubre que sus hechos de vida, la mayoría frustráneos y pedestres, pueden servir para la escritura de un novela grácil y tragicómica que motive la risa de los lectores.

La cinta, siendo un drama con ribetes de comedia llena de un humor ácido (corrosivo, incluso), retrata la decadencia de la familia americana y de los “valores morales” que la sustentan.

El trabajo comienza 10 meses antes, a principios de enero, cuando las personas tiran sus arbolitos naturales secos a la basura o los dejan abandonados en la vía pública.

En Satevó, Chihuahua, aún se cuentan varias y contradictorias versiones sobre el final de Jesús Nevárez. El famoso benefactor de los pobres se habría alejado de la amenaza de muerte por un toro y sus captores.

En esta ocasión, quisiera traer a la memoria a un grande de las letras mexicanas, de quien poco se escucha últimamente: Ignacio Manuel Altamirano.

La “rusofobia” quiere crear, al igual que las sanciones económicas contra Rusia, el clima favorable a un golpe de Estado en Rusia para imponer a gobernantes títeres del Imperialismo.

“¡La gente se extraña cuando entiende la poesía! Es un prejuicio: se piensa que la poesía es incomprensible [...] yo pertenezco a la zona de la poesía-que-se-entiende”, sostiene el poeta, periodista y crítico argentino Eduardo Ángel Romano.

En 1895, Diederich Hessling vio al emperador Guillermo II cabalgando sobre un caballo en la Puerta de Brandemburgo, se deslumbró, se quitó el sombrero y lo agitó para rendirle pleitesía mientras pensaba que aquél era el poder mismo:

En su poesía, el período de la conquista de América ocupa un lugar indiscutible

Los “poetas malditos” han reivindicado a François Villón como su antecedente más remoto.

La industria musical, hoy con Bad Bunny, choca de frente con los esfuerzos del Movimiento Antorchista que llama a los más pobres del país a cantar; cantar para nutrir y fortalecer su espíritu pisoteado y humillado.

La obra de David Foglesong reseña el periodo histórico que abarca desde el surgimiento de la Rusia socialista, en 1917, hasta el final de la guerra civil rusa, en 1920.

Este año los huitziltecos conmemoran 40 años de lucha tenaz y pacífica por el acceso al desarrollo integral y sostenido, con la guía del MAN, organización social y política liderada por Aquiles Córdova Morán.

En la obra "Nuestra Señora de París", el autor aborda un tema que da motivo a este artículo: los criterios estéticos de la ética, con Quasimodo como expresión de la fealdad, y la sociedad, que lo enjuicia por eso.