Cargando, por favor espere...

Los fusiles (segunda de dos partes)
Los fusiles es considerada una de las tres grandes películas del cinema novo en su primera etapa, que culminó con la imposición de la dictadura militar en 1963
Cargando...

Los fusiles es considerada una de las tres grandes películas del cinema novo en su primera etapa, que culminó con la imposición de la dictadura militar en 1963 (las otras dos fueron Vidas Secas, de Nelson Pereira y Dios y el diablo en la tierra del Sol, de Glauber Rocha). Los fusiles, al igual que otras cintas de ese periodo, tuvo la oportunidad de ser filmada sin censuras, toda vez que el gigante del Cono Sur aún no tenía gobierno dictatorial. Es en esta obra donde Guerra nos muestra la realidad del Nordeste de Brasil, su región más árida y pobre, pues en ella los campesinos sufren hambre, desamparo total, explotación voraz y manipulación religiosa. 

La historia que narra Guerra se desarrolla en un poblado de Bahía, en el que está destacado un pelotón del ejército, cuya misión es cuidar que la producción agrícola esté resguardada en almacenes para que después sea trasladada a otras partes de Brasil. Pero ese resguardo se realiza en medio del desempleo, la miseria y el hambre de la población autóctona. El control sobre la población ignorante y supersticiosa se ejerce además mediante la predicación de un santón, Antonio Conselheiro, quien incita a los pobladores a resignarse frente a la situación opresiva que vive cotidianamente.

Gaucho es chofer de uno de los camiones que trasladan los alimentos fuera de aquel pueblo, pero él no es un alienado de la religión, aunque tampoco es activista político, y cuando se da cuenta de que un campesino llega a una tienda a pedir crédito para comprar una caja y enterrar a su hijo de cuatro años que murió de hambre, enfurece e incita a los campesinos a que impidan el embarque de los alimentos que los camiones trasladarán a las regiones donde serán comercializados; este hecho lo induce a robarle el fusil a uno de los soldados y a enfrentar al pelotón militar, que finalmente lo persigue y acribilla.

Las  imágenes de Los fusiles son el emblema, el estigma, de lo que fue el poder oligárquico y militar en la mayor parte de América Latina y, específicamente, de una región del globo terráqueo que hoy, como en la segunda mitad del siglo pasado, vive las consecuencias de un modelo económico profundamente expoliador, injusto e impuesto por el imperialismo estadounidense en alianza con las burguesías criollas, principales causantes de la miseria de cientos de millones de seres humanos que padecen hambre, ignorancia, insalubridad, desempleo, violencia e inseguridad.  

De 2004 a 2014, Brasil redujo más o menos en 30 millones el número de su población más pobre, según datos de algunas instituciones internacionales. Fueron los años del gobierno de Luiz Inacio Lula Da Silva. Hoy el expresidente está en la cárcel acusado de corrupción (similares procesos siguen exgobernantes de Argentina, Ecuador y de varios países en los que hubo presidentes que trataron de instrumentar políticas antineoliberales). Las mismas fuentes, afirman que desde que fue defenestrada Dilma Russef y asumieron el poder los esbirros del imperialismo yanqui, la pobreza en Brasil comenzó a crecer de tal forma que en estos años cerca de tres millones de personas volvieron al estatus de pobreza extrema (miseria y hambre).

Pero nadie debe dudar que el error gravísimo de la “izquierda” latinoamericana es concebir que pueden cambiar las naciones de América Latina simplemente “administrando” el poder sin apoyarse verdaderamente en el pueblo; sin educar a ese pueblo para que defienda sus logros y para que defienda el régimen que históricamente le conviene. Frei Betto, el activista partidario de la “Teología de la liberación”, acaba de declarar –a propósito del posible triunfo de Bolsonaro, el ultraderechista nostálgico de la dictadura militar– que la tragedia del pueblo es que no ha sido educado ideológicamente, por lo que seguirá siendo víctima de la manipulación mental y política. ¿Qué deben hacer los partidos y organizaciones revolucionarias del pueblo?

 


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Notas relacionadas

La situación actual en Palestina y el genocidio que ahí se vive por parte de Israel, nos obliga a revisar el pasado, buscando huellas que nos permitan tomar una posición crítica al respecto; en esta búsqueda vale la pena recordar un nombre, el de Yasser Arafat.

El arte actual, que se hace en sincronía con nuestra propia cotidianidad, es un resultado histórico

Es un destacado exponente del modernismo mexicano, al que incorporó temas y escenarios

Los verdaderos ganadores de este fenómeno son los gigantes trasnacionales del sector, que reportan enormes ganancias, especialmente en Latinoamérica.

Gran poeta peruano de raza india, una de las más claras voces de la moderna lírica americana. Se dedicó, desde muy joven, a la poesía pura.

La degustación masiva de cualquier arte requiere dos grandes principios. Uno de ellos es la práctica artística continua y masiva, responsable de cultivar la sensibilidad de los hombres y mujeres.

La Teoría de la Probabilidad surgió por una necesidad práctica de la sociedad francesa; y el desarrollo que ha alcanzado actualmente ha servido al hombre actual para resolver problemas cotidianos como los arriba descritos.

Aunque sutil, hay en la poesía satírica de Ochoa un rasgo distintivo, producto de su rechazo a lo aristocrático.

En Recife hubo un “criadero de negros” en el que incluso se vendían mulatos con ojos azules porque eran hijos de su propietario: un inglés de apellido Reeves a quien los lugareños conocían también con el apodo de El Patriarca.

A los sectores mayoritarios no solo se les castiga con la miseria material, sino también con la cultural; en esta última se halla la esperanza de encontrar un camino hacia un cambio en la situación deprimente del país.

Antorcha sabe que la música es fundamental para reforzar la identidad popular e individual. Así, la música popular mexicana debe profundizarse y extenderse en todas las clases populares, porque es un ariete de defensa contra la propaganda extranjera.

En este poemario, Hernández García ofrece su sentir, su ser y su filosofía, esperando encontrar en el lector comprensión a sus versos y fijarle la idea al lector de que es necesario cambiar el país en el que vivimos por uno más justo y equitativo.

"Vida de abismo como la mina" retrata la forma en que el oficio consume la fuerza vital de Manuel Fernández, deshumanizado, embrutecido, sordo a todo lo que no sea el frenesí extractivo a que lo obliga su oficio.

Sus análisis en la  mayoría caen en el desierto por la falta de masas. Es por eso que  Perry Anderson nos recuerda la esencia del marxismo

El poemario incluye su conocido poema "Mi padre, un zapatero", que ha formado parte de numerosas antologías, gozando del aprecio de varias generaciones de lectores y letrados peruanos que han sentido latir en él la vida de su pueblo.

Edición impresa

Editorial

La salud mexicana al término del sexenio


Dinamarca es el punto de comparación que eligió AMLO desde el principio para prometer una atención médica de primer mundo para todos los mexicanos.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1134