Cargando, por favor espere...

Epidemia
En la cinta Epidemia se reivindica, mediante la figura fantasiosa del “superhéroe” que resuelve un gran peligro global.
Cargando...

Inevitable no seguir abordando el tema de las pandemias en el arte cinematográfico, especialmente en estos momentos, en que los contagios de Covid-19 han alcanzado un nivel supranacional y provocado una devastación no vista en por lo menos los últimos 100 años. La cinta Epidemia (1995), del director alemán Wolfgang Petersen, es una producción estadounidense que trata sobre el brote de una epidemia, cuya letalidad representa el 100 por ciento (no deja ningún sobreviviente), que en los años 60 del siglo pasado aparece primero en una comunidad de Zaire, África –a la que el ejército yanqui aniquila para evitar que se propague mundialmente– y 30 años después reaparece en un poblado de Estados Unidos (EE. UU.). El oficial del ejército yanqui y epidemiólogo Sam Daniels (Dustin Hoffman), investiga el origen del brote y determina que éste no surgió en una población lejana y aislada del continente más pobre del planeta, sino en una comunidad del país más poderoso del mundo, lo cual es muy peligroso para los habitantes de la superpotencia. (Así de soberbios y supremacistas se ven siempre los artistas e ideólogos gringos, que creen que solo ellos merecen ser cuidados y defendidos de las amenazas globales).

El relato fílmico no se sale de los cánones del cine comercial estadounidense; y lo que resulta más interesante de su historia es el reconocimiento o denuncia de que en EE. UU. hay laboratorios donde se crean o crían virus y otros agentes patógenos que pueden servir en una guerra bacteriológica. Morgan Freeman interpreta a Billy Ford, un alto oficial del ejército yanqui que, junto con otro mando de alto rango, Mc Klintock (Donald Sutherland), conservan la cepa del virus Motaba para utilizarla como arma bacteriológica. La salvación de los infectados de una comunidad californiana se halla en un mono de Zaire, que un gringo lleva a EE. UU. y que, antes de venderlo en un tienda de animales exóticos, lo contagia a él y a su novia. Es así como la epidemia se extiende en esa comunidad y como los altos mandos del ejército deciden bombardear ésta para evitar que infecte a toda California y al país entero.

Pero con esta acción, los militares pretenden evitar también que la opinión pública se entere que el ejército yanqui tiene la cepa Motaba. Como es de esperarse en una cinta de ficción-terror, Daniels encuentra al mono africano, en cuya sangre fluyen las defensas contra el virus, y logra conjurar el asesinato masivo de la pequeña población californiana. Este tipo de “soluciones” son las más usuales en el cine comercial estadounidense y de otros países del mundo. Un héroe individual que enfrenta y resuelve los “grandes desafíos” de la humanidad y que actúa al margen de las masas. De acuerdo con esta visión individualista y reaccionaria, las masas, en específico las trabajadoras, no son agentes poderosos en la solución a los problemas sociales porque son conglomerados pasivos que requieren la presencia de las “grandes personalidades”, los “caudillos” y los “héroes individuales”.

O sea que, en la cinta Epidemia se reivindica, mediante la figura fantasiosa del “superhéroe” que resuelve un gran peligro global, la versión más irracional del individualismo. En momentos como el actual, cuando la humanidad entera está sufriendo la peor crisis sanitaria y está comenzando lo que las mentes más lúcidas del pensamiento económico, social, filosófico y político prevén como la peor crisis económica, social y política en la historia del capitalismo, surgen inevitablemente las preguntas: ¿Serán los “héroes” aislados, los “caudillos”, las “grandes personalidades”, quienes podrán realizar los grandes cambios que requiere la sociedad para enfrentar los cataclismos sociales que están tocando las puertas de la historia actual? ¿O, como lo ha demostrado la historia en su largo recorrido en el tiempo, serán las grandes masas, las clases sociales progresistas y revolucionarias, las que con sus acciones cambien el curso de la historia en beneficio de la humanidad? Al tiempo.


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Cada que he tenido la oportunidad, he recomendado a futuros periodistas "Territorio comanche", que cuenta la historia de dos corresponsales de guerra inmersos en el conflicto bosnio.

En diferentes puntos de la Ciudad de México, durante cuatro noches, se ofrecerá un espectáculo de escritura en movimiento.

Las cintas neorrealistas llegaron a criticar muchos aspectos del orden capitalista, sobre todo la incapacidad de éste para propiciar un reparto más justo de la riqueza

Las reflexiones del prominente realizador soviético Andrei Tarkovski, en su libro Esculpir el tiempo, ilustran con enorme claridad las profundas preocupaciones sociales y políticas que determinaron todo su quehacer artístico.

Para entender lo que pasa en el mundo hoy día, es necesario recordar lo que ocurrió en la Segunda Guerra Mundial y cómo se ha desarrollado entre Rusia y Occidente. La cinta brinda una mirada profunda en ese sentido.

A pesar de que la 4T tuvo gran apoyo de la juventud, miles de estudiantes comienzan a darse cuenta de la esencia autoritaria del proyecto de López Obrador, es el caso de los jóvenes adheridos a la FNERRR.

"Vida de abismo como la mina" retrata la forma en que el oficio consume la fuerza vital de Manuel Fernández, deshumanizado, embrutecido, sordo a todo lo que no sea el frenesí extractivo a que lo obliga su oficio.

El Concurso de Declamación está hecha por niños y dedicada a los niños, a través de la melodía de bellas poesías como “El violín de Yanko”, “Tu risa”, “Del trópico”, “Vera violeta”, entre otras. 

Su cuarta recopilación, No queda mucho tiempo para amar fue un punto de inflexión en la carrera del poeta, como análisis de la aceptación de la vida, y las maravillas de la naturaleza.

Si la musicalidad, el ritmo y las imágenes de sus versos permiten identificarlo como un poeta modernista, los tiempos cambiantes pronto orientarían su poesía hacia las vanguardias.

Es considerada la primera poeta vanguardista en la literatura Latinoamericana. Su Obra poética completa, se conoció dos décadas después de su muerte, pese a que el conjunto de su poesía se hallaba dispersa en distintos lugares.

Sostener que el arte es un reflejo de la sociedad, así a secas, distorsiona y mutila el papel de la actividad artística y de los artistas. La práctica artística es, en realidad...

Ante la polémica medida de EEUU y Europa de cancelar todo lo relacionado con Rusia, incluida su cultura, la Federación de Rusia promueve, en contraste, amor por Shakespeare o la música de Vivaldi, "porque es hermosa".

Rosalía de Castro es melancólica y asocia elementos de la naturaleza a atmósferas grises, tristes o a una realidad animada, misteriosa, y cuyos signos más visibles hablan de una vida doliente.

La cinta intenta mostrarnos realmente la sordidez y la profunda descomposición que había en los centros de curación siquiátrica al concluir el periodo franquista en España.